La inmortalidad del agua en la piedra de la Presa de Pantaleón #Firgas #GranCanaria

1
238
  • inmortalidad agua piedra Presa Pantaleón #Firgas #GranCanaria

Sobre el blog

Jaime J. González Gonzálvez
Geógrafo contemplativo de presas. Registro, documentación e historia del diseño y construcción de Grandes Presas de embalse (Gran Canaria / Islas Canarias) Información al público, educación y crítica creadora. © textos y fotografías
238

La Presa de Pantaleón (variante Presa del Cortijo) no es del siglo XIX, tal y como afirma la FEDAC y el Cabildo de Gran Canaria en su Carta Etnográfica (2003). Tampoco su nombre es Presa Don Pancho. El Cabildo y sus satélites FEDAC y CIAGC no están a la altura de lo que tenemos -grandes presas- en la isla, de ahí la falta de reconocimiento cultural de estas estructuras hidráulicas singulares con la máxima figura del patrimonio histórico español y la falta de seguridad de presas. Aportamos a continuación a los lectores cerebrales -propios y extraños- una visión de la realidad de otra gran presa de embalse con notorios valores históricos y culturales: otro ejemplo del esfuerzo del canario por captar, almacenar y dejar pasar el agua con el uso de la piedra. 


Presa de Pantaleón (SVP)

La Presa de Pantaleón, en referencia a Pantaleón Quevedo Franchy, es un muro de presa muy antiguo con una edad de explotación que supera los 82 años. La descripción que nos aporta la FEDAC en su Carta Etnográfica es de una vaguedad notable: con una ficha pública que no dice absolutamente nada de este viejo muro de presa de aspecto irregular, inacabado y que oculta bajo su vieja estética de mampostería inmortal un interesante misterio. 


Visita a las obras en 1931 (Foto cedida por la familia Quevedo Franchy)

El Proyecto original no ha sido localizado, así que desconocemos quien fue el ingeniero autor de lo dibujado en 1924, pero la presa imaginada tenía 36 metros de altura sobre cauce, perfil de gravedad, fábrica de mampostería, planta curva, 5 m de ancho de coronación, talud de aguas arriba de 0,05 y talud de aguas abajo de 0,74. Según parece la profundidad de los cimientos era de dos a tres metros. 

Las obras comenzaron el 20 de mayo de 1930, pero tal y como se puede observar en la vieja foto familiar, un año más tarde el paramento de aguas arriba -la pantalla- apenas tiene dos metros de altura sobre cauce en el estribo izquierdo, mientras que la mampostería ciclópea del cuerpo de la presa apenas supera el metro y medio de altura. La piedra inmortal era trasladada en vagonetas desde la cantera hasta la cerrada. En 1934 la presa alcanzó los 20 m de altura sobre cauce con una longitud de coronación de 53 metros. Desde entonces capta, almacena y deja pasar el agua a través de una unidad estructural de 31 metros de altura con cimientos. Efectivamente, la presa tiene un gran macizo de cimentación con 11 metros de profundidad, mientras que el espesor máximo en la base es de 15,50 m. 

El misterio: en el inventario de presas del Cabildo de Gran Canaria (2010), realizado por su Consejo Insular de Aguas, sólo se aporta la altura sobre cauce de la presa: 20 metros. No se dice nada de la cimentación ejecutada y lo que apareció en 1930 en el estribo derecho a la altura casi del cauce: una capa horizontal de picón. La excavación de esta capa dio como resultado una galería de 17,80 metros de longitud hasta alcanzar roca. Se rellenó con mampostería de la misma clase que el resto del muro: piedra inmortal

Esta obra del tiempo, con un perfil de gravedad, presenta a los ojos de cualquier observador [salvo arqueólogos y antropólogos] un paramento de aguas abajo escalonado e irregular donde destacan tres importantes plataformas; los mampuestos salientes; restos de estructuras auxiliares; muretes para derivar las aguas [procedentes del aliviadero y la coronación de la obra que no tiene bloques de toba]; escombros; tierras; vegetación [incluida una palmera canaria]; casetas de las llaves; y por último, una asimetría clara entre los dos estribos como consecuencia de la galería rellena de mampostería inmortal. Así pues, el estribo derecho del muro presenta un mayor espesor en el talud de aguas abajo: un refuerzo de grandes cubos de fábrica por si acaso


Detalle de la coronación desde el estribo izquierdo


Escalonado irregular y estricto del estribo izquierdo

La expresión visible de la obra hidráulica de Don Pantaleón Quevedo Franchy está en la cascada sin agua que presenta la mampostería inmortal del estribo izquierdo del muro. Con otra extensión, cuando la presa deja pasar el agua el oro líquido cae por el muro hasta llegar al centro del cauce: el tramo final lo dice todo.   


Canal escalonado para los vertidos por coronación

Espero haber demostrado que hace falta profundizar y no dejarse seducir por el aspecto que tienen la Carta Etnográfica y el inventario de presas del Cabildo de Gran Canaria. Por último, aquí les dejo el perfil tipo de Pantaleón incluyendo su macizo de cimentación singular.  


Perfil tipo Presa de Pantaleón [Elaboración propia]

Expresión personal.

Comentarios