Interés público y servicios públicos

0
106

Sobre el blog

106
  • Interés público y servicios públicos

El interés público se refiere a las motivaciones que deben inspirar la acción de los gobiernos, y en especial de los gobiernos democráticos. Se supone que ciudadanos y empresas procuramos por nuestro interés particular y que determinados ámbitos requieren de una visión superior que interprete el interés colectivo, que debe ser interpretado desde el ámbito político.

El concepto interés público es genérico, pues la acción política se fundamenta en la discrecionalidad y viene enmarcada por las leyes. La discrecionalidad deriva de la diversidad de opciones que caben en el marco democrático. Por una parte limita con el debido respeto a las leyes; por otra, lo que distingue la discrecionalidad de la arbitrariedad es precisamente la justificación de las propuestas o de las decisiones en base al interés público y la forma en que se interpreta.

En defensa del interés público se deciden cuestiones tan diversas como la política fiscal, la seguridad, las obras públicas o las garantías sociales. En una sociedad compleja, el Estado debe garantizar el funcionamiento de la sociedad y de la economía, a la vez que debe garantizar el bienestar de las personas.

En realidad, la referencia al interés público es explícita en numerosos documentos normativos o en memorias que acompañan a numerosos expedientes previos a la toma de decisiones por parte de la administración, e incluso aparece en documentos de parte como pueden ser alegaciones o documentos periciales. Y no obstante, cuántas veces esa referencia se queda en mera cláusula de estilo, pues se dice que la decisión se ha tomado por motivos de interés público, sin explicar su contenido o motivación.

En el ámbito de los servicios, algunos han sido calificados como servicios públicos. En ese caso, su gestión se encomienda específicamente a determinada administración pública. Lo que sigue es una aproximación conceptual al interés público en el ámbito de los servicios públicos.

  • En el régimen de libre mercado el cliente decide la compra de un bien. Si hay competencia, escoge la mejor opción considerando la relación calidad/precio.
  • En un régimen de monopolio, el cliente queda a merced del proveedor único, que es quien decide las condiciones de venta del bien.
  • En un servicio esencial en que el cliente no puede decidir no comprar, la relación obligada con el proveedor monopolista se convierte en cautividad.
  • De aquí deriva el interés de que algunos servicios sean públicos: la titularidad pública introduce garantías específicas y convierte los clientes en sujetos de derechos. Por ello, para evitar confusiones, a esos casos les conviene mejor el concepto de abonado o usuario del servicio que el de cliente.
  • En una sociedad democrática, además los titulares públicos tienen la obligación de acreditar el interés público de sus decisiones. Los usuarios del servicio son también ciudadanos, sujetos de derechos, y los gestores públicos deben actuar, no sólo conforme a las normes formales, sino con equidad y transparencia.

Esta aproximación al concepto de interés público conviene a los servicios de abastecimiento de agua.

El interés público no sólo se proyecta sobre la garantía que ofrece su titularidad pública. Bajo ese prisma deben justificarse las decisiones concretas que se adopten para su buen gobierno: forma de gestión, política tarifaria, garantías de acceso al servicio, transparencia informativa y participación pública. De ahí que el debate sobre los servicios públicos incorpore cuestiones relativas a la eficiencia socioeconómica y de qué forma se puede alcanzar, considerando criterios de proximidad, eficiencia, cooperación institucional, complementariedad y responsabilidad de los actores.

El debate es inacabable, no sólo por la diversidad de opciones existentes en la sociedad, sino por la percepción cambiante sobre los servicios básicos que aportan la evolución social y tecnológica. Baste recordar el reciente fallo de una corte federal de Estados Unidos que recientemente estableció que internet es un servicio público .

Comentarios

La redacción recomienda