9 párrafos destacados sobre saneamiento e higiene

3
138
  • 9 párrafos destacados saneamiento e higiene

Sobre el blog

Jorge Castañeda Pastor
Activista multi-causa. Aquí me muevo por los derechos humanos al agua y el saneamiento
138

Ya que releí Derechos hacia el final como os contaba en otro post, aproveché para seleccionar 9 párrafos sobre el Derecho Humano al saneamiento y la higiene que me gustaría destacar y compartir:

  1. “El saneamiento desempeña una función vital en nuestra vida diaria, aunque a menudo se minimiza su importancia o sencillamente no se debate sobre él debido a tabúes culturales. El hecho de defecar al aire libre, en las calles o en el campo, es una realidad inaceptable que todavía viven diariamente más de 1.000 millones de personas. Las mujeres, en particular, protegen su dignidad cuando orinan o defecan bajo la protección de la oscuridad, pero ponen en peligro su seguridad al verse expuestas a los ataques de los hombres o los animales, así como de su salud, dado que no pueden orinar o defecar cuando lo necesitan. Incluso en los casos en que se dispone de un retrete o una letrina específicos, suelen ser poco higiénicos, ser excesivamente caros o encontrarse a una distancia demasiado lejana del hogar o del lugar de trabajo. Además, rara vez se tiene en cuenta las necesidades de las mujeres y las niñas durante sus periodos de menstruación”.
  2. La separación del derecho al saneamiento del derecho al agua supone reconocer que no todas las opciones de saneamiento se basan en sistemas basados en el agua”.
  3. “No proporcionar acceso al saneamiento lleva a los habitantes de barrios marginales que viven en la miseria a satisfacer sus necesidades fisiológicas en las calles, a escondidas al principio y abiertamente después, porque, bajo la presión de la Naturaleza, la timidez se convierte en un lujo y la dignidad en un arte difícil”.
  4. “Para que el acceso al saneamiento sea sostenible, suelen ser necesarias inversiones en asistencia técnica con el fin de estimular la demanda, incluida la realización de programas de concienciación. En los casos en que la demanda es reducida, la provisión de equipos de saneamiento o de subvenciones para la compra de dichos equipos conlleva el riesgo de que no se usen las instalaciones, como se ha podido apreciar en numerosos proyectos”.
  5. “Sin la participación adecuada de los futuros usuarios, es posible que los servicios prestados no responden a las necesidades y aspiraciones específicas de las comunidades a las que se supone que deben servir y, por tanto, no se utilicen. Un ejemplo de lo anterior podría ser la venta al por mayor un tipo concreto de letrina sin una participación adecuada de los ciudadanos y de los hogares. En el pasado, esto ha provocado que las letrinas utilicen de manera incorrecta o no se utilicen (“letrinización” en lugar de acceso a saneamiento)”.
  6. El uso de una letrina con un mantenimiento deficiente, sobre todo si es compartida por varias personas, aunque puede proporcionar privacidad, no necesariamente aporta beneficios en términos de salud y en algunos casos puede provocar una incidencia de enfermedades tan elevada como en el caso de la defecación al aire libre”.
  7. Los sectores del abastecimiento de agua, saneamiento e higiene han ignorado las necesidades de las mujeres en período menstrual, que representan en torno al 26% de la población mundial, en el diseño de las letrinas, los productos y las instalaciones destinadas a practicar una higiene menstrual adecuada. Millones de mujeres y niñas se ven obligadas a afrontar esta situación, lo que supone una negación flagrante de sus derechos a la igualdad entre los géneros, educación, acceso al agua y saneamiento, salud y una vida digna”.
  8. “Por lo general, el agua ocupa un lugar más alto que el saneamiento en la agenda política de los gobiernos, así como en la escala de prioridades presupuestarias de las escuelas, los centros de trabajo y los centros hospitalarios. Pese a que los beneficios asociados a las inversiones conjuntas en agua y saneamiento son considerablemente mayores que los que se obtienen en caso de invertir únicamente en agua, el sector del agua tiende a presentar unas necesidades de financiación más sencillas de satisfacer que las del sector del saneamiento; además, apenas un 20% del gasto público y un 37% de la ayuda internacional destinados a los sectores del agua y el saneamiento se destina a este último”.
  9. “Pese a que la persona es responsable de mantener unas buenas prácticas higiénicas para proteger su salud y la de las personas que le rodean, el Estado también tiene la responsabilidad de facilitar que pueda hacerlo. Entre las cuestiones pertinentes a este respecto cabe citar la garantía de disponibilidad de los materiales necesarios (como jabón, por ejemplo) y que estos sean asequibles, que los ciudadanos sepan cómo llevar a cabo una higiene adecuada, en especial el lavado de manos en momentos críticos, como después de usar el retrete o antes de preparar la comida. Lo anterior puede requerir la introducción de la enseñanza de buenas prácticas en materia de higiene en los planes de estudios de las escuelas a nivel nacional, así como prestar una atención especial a las necesidades de los colectivos marginados y vulnerables. Todos los programas deben conceder gran importancia a las necesidades de las mujeres y las niñas, en especial en lo referente a la gestión de su higiene menstrual. Esto puede incluir también la sensibilización de los hombres y los niños con respecto a las necesidades específicas de las mujeres y las niñas”.

Podéis descargar el libro completo en este enlace

Comentarios

La redacción recomienda