Agua, saneamiento e higiene tras los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Y ahora, ¿qué?

6
160

Sobre el blog

Jorge Castañeda Pastor
Activista multi-causa. Aquí me muevo por los derechos humanos al agua y el saneamiento
160
  • Agua, saneamiento e higiene Objetivos Desarrollo Milenio. Y ahora, ¿qué?

Con el fin de 2015 se cierra un periodo que ha venido marcado por los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Si hacemos balance tomando información del último informe del Joint Monitoring Program (JMP) obtendremos algunas de las claves o retos pendientes que deberían marcar la agenda para los próximos años. Ahí van:

1. El saneamiento se queda atrás con respecto al agua

Mientras que la meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio sobre agua se cumplió en 2010, faltó conseguir el acceso para 700 millones de personas para que se alcanzara la de saneamiento. Por otra parte, mientras las últimas cifras muestran que el 91% de la población mundial utiliza una fuente mejorada de agua potable, sólo el 68% tiene disponible una instalación de saneamiento mejorado. Las estadísticas también muestran que sólo 3 países tienen una cobertura de agua mejorada menor del 50%, mientras que son 47 países para el caso del saneamiento mejorado.

2. Necesidad de atención a la higiene

Los niveles actuales de lavado de manos con jabón son bajos en muchos países, especialmente en las zonas en las que la población es más vulnerable: África Subsahariana si analizados el tema a nivel global y más en el ámbito rural que en el urbano si nos centramos en lo que ocurre al interior de cada país.

“Contar con instalaciones básicas para la gestión de la higiene menstrual es de importancia crítica para la salud, la seguridad y la dignidad de las mujeres. Suponiendo que al menos la mitad de los 946 millones de personas de todo el mundo que defecan al aire libre son mujeres, un cálculo conservador indicaría que al menos 500 millones de mujeres y niñas carecen de instalaciones apropiadas para la gestión de la higiene menstrual” recoge el último informe del JMP.

3. Estamos relativamente cerca del acceso universal al agua, aunque hay temas, como la calidad, que quedan pendientes

La cifra de personas sin acceso a una fuente de agua mejorada se han reducido hasta los 663 millones, aunque según un estudio del JMP de 2012, al menos 1.800 millones de personas de todo el mundo utilizaban una fuente de agua potable contaminada con patógenos fecales. Para más información sobre los otros retos del agua podéis leer los comentarios de Paloma García – Moreno en la entrevista que le hice hace unos días.

4. África Subsahariana, Asia Meridional y los Países Menos Adelantados continúan mostrando los peores datos

África Subsahariana es la región con peores datos en lo que respecta al acceso a agua mejorada. Completa junto a África del Norte, el Cáucaso, Asia Central y Oceanía la lista de zonas que no consiguieron alcanzar la meta de agua de los ODM. Los 48 Países Menos Adelantados tampoco la alcanzaron y son los que presentan las tasas de cobertura más bajas. La mitad de los que usan fuentes no mejoradas de agua potable y el 70% de las personas que dependen de ríos, lagos y otras aguas de superficie, es decir, los que tienen peores condiciones de acceso, viven en África Subsahariana.

Los Países Menos Adelantados tampoco alcanzaron la meta de saneamiento. Si nos fijamos en los países en los que la cobertura de saneamiento es inferior al 50% comprobaremos que se concentran en África Subsahariana y Asia Meridional. Esta última región es la que peores datos muestra en este sentido: concentra el 40% de los que no tienen instalaciones de saneamiento de los cuales el 64% practican la defecación al aire libre. Dos tercios de los 1.000 millones que practican la defecación al aire libre viven en Asia Meridional.

5. Los problemas siguen concentrándose en el ámbito rural (frente al urbano)

El 96% de la población urbana mundial utiliza fuentes de agua mejoradas, porcentaje que baja hasta el 84% de la población rural. De cada 10 personas que acceden al agua a través de fuentes no mejoradas, 8 viven en zonas rurales. El 93% de los que utilizan aguas de superficie viven en zonas rurales.

En el caso del saneamiento, la tasa de cobertura es del 82% de la población en el ámbito urbano y del 51% en el rural. El 70% de los que carecen de instalaciones de saneamiento mejoradas y el 90% de los que defecan al aire libre viven en zonas rurales.

6. No sólo hay que centrarse en los hogares, hay que prestar atención a centros escolares y de salud

Aunque la prioridad hasta ahora han sido los hogares, la gente pasa muchas horas fuera de sus viviendas por lo que hay que prestar atención a otros espacios. El JMP propone dar prioridad a escuelas y centros de salud “ya que muchas personas frecuentan esas instituciones donde los riesgos asociados con el agua, el saneamiento y la higiene inadecuados son altos, puesto que las enfermedades se transmiten con más facilidad y tienen consecuencias más graves en los grupos vulnerables”.

Respecto a los centros de salud, en África, según este mismo organismo, el 42% carece de una fuente mejorada de agua en 500 metros a la redonda. “Esto es muy inferior a las normas mínimas de la OMS, de acuerdo con las cuales se debe disponer de suministro de agua en los hogares y locales”.

Comentarios

La redacción recomienda