La paradoja

0
575

Sobre el blog

Jorge Chamorro
Ingeniero especialista en tratamiento y depuración de aguas y en desalación.
575
  • Las empresas tienen sus plantillas ajustadas y el personal trabaja a destajo para poder atender los contratos vigentes.

Mientras el mercado ha ido expulsando, día a día, a numerosos profesionales altamente cualificados en todos los sectores, incluido el del Ciclo Integral del Agua (CIA), nuestros compañeros de las administraciones y organismos públicos contribuyen, de forma silenciosa y, en muchas ocasiones, desconociendo la situación, a esta masacre, impidiendo el acceso a nuevos puestos de trabajo a todos estos profesionales.

El silencio cómplice de los colegios profesionales, más preocupados por mantener unos privilegios que por el interés de los profesionales que pagan religiosamente sus cuotas (algunos han tenido que pedir moratorias, dada su actual situación económica) tampoco es comprensible.

¿Alguien se puede creer que una empresa tiene en su plantilla un trabajador cualificado esperando a que una administración convoque un concurso para colocarlo?

Me estoy refiriendo a las cláusulas que, en los escasos concursos públicos que ese están convocando por parte de las administraciones públicas, reclaman la presencia de especialistas y he aquí la paradoja y la perversión: PERTENECIENTES A LA PLANTILLA DE LA EMPRESA LICITADORA.

Es cierto, que esta cláusula, limita las empresas que licitan, y, por consiguiente, el número de ofertas que los técnicos de la administración tiene que valorar. Pero estoy seguro que si supieran las angustias que hay detrás de numerosas empresas o profesionales “que se quedan con la cara pegada al cristal”, teniendo experiencia y cualificación profesional para optar a estos puestos de trabajo, lucharían por cambiar esta situación.

¿Alguien se puede creer que una empresa tiene en su plantilla un trabajador cualificado esperando a que una administración convoque un concurso para colocarlo?

Seamos serios, las empresas tienen, hoy en día, sus plantillas ajustadas y el personal trabaja a destajo para poder atender los contratos vigentes. En consecuencia, el personal que ofertan para el concurso, por norma general, está adscrito a otro contrato y es improbable que pueda realizar el trabajo al que se está licitando.

Mientras, numerosos profesionales ven como se les impide poder presentar su candidatura a un puesto de trabajo simplemente porque están en paro.

Compañeros de la administración y colegios profesionales: luchad por cambiar esta situación injusta que afecta a numerosos compañeros. Cambiar esa cláusula maldita (que además, en los pliegos, se subraya en negro) permitiendo que numerosos profesionales, que se encuentran en una situación en la que ninguno nos quisiéramos ver, puedan acceder a estos puestos de trabajo.

Si ahora no lo hacéis vosotros, no habrá nadie que os defienda cuando os toque (estaremos todos en el extranjero)

PD: En otro blog hablaré de los exámenes (con suspensos incluidos) que se hacen a las ofertas técnicas y que tanto daño están haciendo a ingenierías y profesionales, sin que nadie diga nada.  

Comentarios

La redacción recomienda