Agua para todos

0
120

Sobre el blog

Juan Gómez de la Torre Barúa
Maestría en Innovación Agraria, tesis sobre cambios en medios de vida con llegada del agua a Tupicocha. Actualmente trabajando de manera independiente. Lograr trabajar por un mundo donde el agua y las sociedades siempre se perciban interrelacionados.
iResiduo
  • Agua todos

Mientras viajaba hacia mi oficina leí con cierto agrado una noticia que mencionaba como el Perú "se luce en la Semana Mundial del Agua en Estocolmo". El título de la noticia me captó el ojo al instante. Como una persona que tiene cierta afinidad para los temas relacionados con agua, especialmente en mi país, abrí la noticia y comencé a leer lo que decía. Con el pecho algo henchido, leí como el Perú se había posicionado "como el primer país en Latinoamérica, donde el cuidado de las fuentes de agua se ha convertido en política pública". A todas luces, un gol de medio campo en un país donde el tema ambiental - y en especial el cuidado del agua - viene creciendo a pasos firmes y contundentes (aunque todavía hay mucho camino por recorrer).

El logro alcanzado (trataré de explicarlo someramente) es que la Superintendencia Nacional de Servicios de Saneamiento (SUNASS) en el Perú, órgano rector encargado de "Regular, supervisar y fiscalizar el desarrollo del mercado de servicios de agua potable y alcantarillado" y cualquier posible conflicto que tenga que ver con éste tema, había logrado incluir en la tarifa que las Empresas Prestadoras de Servicios (EPS) brindaban por sus servicios de agua potable y alcantarillado, que un porcentaje de esta tarifa fuera destinado al cuidado y manutención de las fuentes de agua. A decir, con cada sol que se pagaba por la tarifa establecida, un porcentaje de dinero estaría siendo destinado continuamente a lo que se denomina como un Mecanismo de Retribución por Servicios Ecosistémicos (MRSE). Este paso se había convertido ya en política pública. 

Sin lugar a dudas es una noticia importante y debe tener cierto reconocimiento: (1) implica que se establecerían medios para poder pagar por un trabajo de cuidado, una retribución a comunidades altoandinas que cuidan de las cuencas; (2) comienza a monetarizar una labor que, hasta hace poco, no se había considerado previamente; y (3) al ponerle un costo a éste tema, que directamente afectan los bolsillos de quienes reciben el servicio, el cuidado parecería que estaría siendo orientado no solo hacia las cuencas, sino hacia un manejo más "eficiente" del agua por parte del consumidor. O por lo menos esa podría ser la intención.

Obviamente surgen preguntas muy correctas frente a este "logro": Por ejemplo, al incluir dentro del tarifario el pago por MRSE, ¿no se estaría encareciendo el servicio? Si es que se encarece el servicio, ¿pagamos todos igual? ¿Habrían algunos que pagan más, otros menos? ¿Cómo nos podemos asegurar que el dinero estaría siendo retribuido correctamente a las localidades o comunidades que les corresponda este pago? En todo caso, para mí una pregunta esencial que no se observaba en la noticia era: Cómo nos aseguramos que con los MSRE, nos aseguramos que se estaría cuidando efectivamente del Agua? 

Mi pregunta, creo yo, está tratando de abrir el campo hacia una conceptualización que, a mi parecer, no se maneja o se ha desarrollado lo suficiente en el Perú, pero para muchos temas: La Complejidad inherente en las relaciones entre los grupos humanos, sus recursos y lo que está relación parece significar para estos grupos. "Pero Juan, ¿a qué te refieres?" Me refiero, querido lector, a que es muchas veces la visión meramente tecnocrática y/o economicista la que prima por sobre todas las demás; si es que no tiene que ver con tu bolsillo o se puede arreglar con una pieza de ingeniería, entonces no parece ser importante. Así, por ejemplo, el hecho que se haya logrado incluir a los MRSE como política pública ha sido un hecho importante, pero no parecen estarse considerando otros temas que también son importantes para lo que estos mecanismos se vienen generando: El Cuidado del agua en nuestro día a día.

Creo que para que este tema tenga algún efecto, se debe considerar como una respuesta efectiva a un solo problema que, sí, es uno que aqueja a nuestro país severamente hoy en día: La contaminación de las fuentes del agua. Sería más creíble si quienes hayan presentado este resultado lo hayan hecho como parte de una visión sistémica, donde los MRSE son solo una parte de la solución (1). Si esto fuera así, sería incluso más interesante considerar que ahora que se va a implementar medidas de cuidado a nuestros fuentes de agua, toca trabajar sobre otros temas también de suma importancia, como sería el acceso a los sistemas de agua y saneamiento, tema grave que requiere, aún, de mucho trabajo.

 

1) En el Perú, curiosamente, tenemos además de brechas económicas y sociales, brechas en necesidades básicas. Uno de estos es, precisamente, el acceso a servicios de agua potable y saneamiento. Mientras que en los distritos más marginados, hay familias que llegan a utilizar entre 19.3 y 19.7 Lts/persona (la ONU estableció que la cantidad mínima de agua que una persona requiere para vivir es de 20 Lts/día), hay otras zonas cuyo uso del agua supera los 250 Lts/por persona/por día. Esta es una brecha enorme, y que más bien ejemplifica precisamente lo que he venido tratando de manifestar: Si bien puedes cuidar las fuentes primarias del agua, y muy bien en hacerlo, no sería prudente pensar que esta solución es la respuesta a nuestros problemas. Es ahí donde el concepto de Complejidad entra muy bien.    

Comentarios

La redacción recomienda