Agua por hacer: nuestro compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible

325

Sobre el blog

María Eugenia Noheda
Ingeniero freelance especialista en redacción técnica en ingeniería y tecnología, con 15 años de experiencia profesional. Gran experiencia en agua y saneamiento.
  • Agua hacer: nuestro compromiso Objetivos Desarrollo Sostenible
  • Agua hacer: nuestro compromiso Objetivos Desarrollo Sostenible
  • Agua hacer: nuestro compromiso Objetivos Desarrollo Sostenible

El Día Mundial del Agua se celebra anualmente el 22 de Marzo, con el objetivo de llamar la atención a la población mundial sobre la importancia del agua dulce y realizar una gestión sostenible de los recursos hídricos.

El reto de trabajar en el sector del agua

En el actual año 2016, el lema del Día Mundial del Agua es “Agua y trabajo”. Los que trabajamos en el sector del agua hemos de ser conscientes de que manejamos un recurso clave para el desarrollo de nuestro planeta. Lo que tenemos entre manos es, nada más y nada menos que un derecho humano universal, indispensable para una vida humana digna.

Más allá del ámbito concreto de actuación de nuestra empresa, pública o privada, y de las responsabilidades específicas de nuestro trabajo, los profesionales del sector del agua hemos de tener claro que nuestras acciones deben suponer un granito de arena para lograr que el abastecimiento y el saneamiento de agua permitan mejorar las condiciones de vida de nuestro entorno.

En este sentido, conviene no olvidar las metas que Naciones Unidas lleva estableciendo desde el año 2000 y que, como profesionales del sector del agua, nos comprometen.

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM): Por fin un compromiso mundial

En Septiembre de 2000, los líderes mundiales se reunieron bajo los auspicios de las Naciones Unidas para adoptar la “Declaración del Milenio”, que incluía los conocidos como 8 Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) establecidos hasta el año 2015.

Dentro del ODM 7, referido a la sostenibilidad del medio ambiente, una de las metas afectaba de manera directa al agua: Reducir a la mitad la proporción de personas sin acceso sostenible al agua potable y a servicios básicos de saneamiento.

Durante estos años, se han realizado logros significativos a nivel mundial que han derivado en el cumplimiento total del objetivo en el año 2010:

  • El porcentaje de población mundial que utiliza una fuente de agua mejorada ha pasado del 76% en 1990 a un 91% en 2015: 2.600.000 personas.
  • Desde 1990, 1.900.000 lo hicieron a través de agua potable suministrada por cañería hasta su propio hogar. Más de la mitad de la población mundial (58%) ahora disfruta de este nivel más alto de servicio
  • A nivel mundial, 2.100.000 de personas han obtenido acceso a saneamiento mejorado. El porcentaje de personas que defecan al aire libre se ha reducido casi a la mitad desde 1990.

Sin embargo, el progreso ha sido muy desigual en diferentes países y regiones. A pesar de los logros, todo indica que es necesario dirigir esfuerzos especialmente a áreas o grupos en mayor situación de pobreza, exclusión o vulnerabilidad.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS): La necesidad de ir más allá

En Agosto de 2015, y dentro de un proceso que ha durado varios años, Naciones Unidas lanzó el documento final de la Agenda de Desarrollo Sostenible Post-2015: “Transforming Our World: the 2030 Agenda for Sustainable Development

En este documento, se establecen los 13 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que pretender lograr “un mundo igualitario y sostenible donde cada persona viva segura, con calidad de vida y pueda disfrutar de sus derechos humanos, y donde los sistemas políticos y económicos ofrezcan bienestar para todo el mundo dentro del límite de los recursos de nuestro planeta”.

El agua cuenta con un objetivo propio, el ODS 6, referido a: Asegurar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos.

El ODS 6 plantea unos objetivos más amplios, y dirige su esfuerzo a mitigar ciertas deficiencias identificadas en el anterior ODM 7. Contiene un mayor número de metas, mucho más específicas y amplias. La definición de estas metas está vinculada a una mayor importancia otorgada a la monitorización continua mediante indicadores en la Agenda 2030. A continuación se enumeran las metas del ODS 6 y sus aportes frente al ODM 7:

6.1 Para el año 2030, lograr el acceso universal y equitativo al agua potable, de manera segura y asequible a todo el mundo.

  • El ODS 6 posee un alcance más ambicioso: no habla de aumentar el acceso al agua potable y saneamiento, sino de lograr su universalidad.

6.2 Para el año 2030, lograr el acceso a servicios de saneamiento y la higiene adecuados y equitativos para todos, y terminar con la defecación al aire libre, prestando especial atención a las necesidades de mujeres y niñas y de aquellas personas que se encuentren en situación de vulnerabilidad.

  • El ODS 6 introduce el problema de la desigualdad como un factor crítico dentro del agua y saneamiento. El bajo nivel de cumplimiento de los ODM entre grupos más desfavorecidos y vulnerables ha puesto de manifiesto en los ODS la necesidad de monitorizar de manera específica estas desigualdades.
  • El ODS 6 hace referencia específica a la defecación al aire libre.

6.3 Para el año 2030, mejorar la calidad del agua mediante la reducción de la contaminación, la eliminación de vertidos y minimizar la liberación de productos químicos y materiales peligrosos, reduciendo a la mitad la proporción de aguas residuales sin tratar e incrementando de manera sustancial el reciclaje y la reutilización segura a nivel mundial.

  • El ODS 6  hace referencia a la calidad del agua.
  • Se habla específicamente de vertidos, gestión de residuos y tratamiento de aguas residuales.
  • Explícitamente se menciona la necesidad de reducir la contaminación.

6.4 Para el año 2030, aumentar sustancialmente la eficiencia en el uso del agua en todos los sectores y garantizar la captación y suministro de agua dulce para hacer frente a la escasez de agua y reducir sustancialmente el número de personas que sufren escasez de agua.

  • El ODS 6  habla explícitamente del uso eficiente del agua como herramienta fundamental para reducir la escasez de agua.

6.5 Para el año 2030, poner en práctica la gestión integrada de los recursos hídricos en todos los niveles, incluso mediante la cooperación transfronteriza si es apropiado.

  • Por primera vez, se introduce en el ODS  6 el factor de la gobernanza del agua, refiriéndose a su gestión integral y a la puesta en marcha de instituciones multinacionales.

6.6 Para el año 2020, proteger y restaurar los ecosistemas relacionados con el agua, incluyendo montañas, bosques, humedales, ríos, lagos y acuíferos.

  • Los ecosistemas relacionados con el agua son la base de la mayor parte de los procesos naturales terrestres. Así, se habla explícitamente de su protección en el ODS 6, con un claro vínculo al Objetivo ODS 15.

6.a Para el año 2030, ampliar la cooperación internacional y el apoyo a la capacidad institucional de países en vías de desarrollo en actividades y programas de agua y saneamiento, incluyendo la captación de agua, desalinización, eficiencia del agua, tratamiento de aguas residuales, el reciclaje y la reutilización.

  • En el ODS 6, el fortalecimiento institucional de los organismos encargados de la gestión del agua y el saneamiento aparece como un factor clave, especialmente en países en vías de desarrollo.

6.b Apoyar y fortalecer la participación de las comunidades locales en la mejora de la gestión del agua y el saneamiento.

  • La participación pública de las comunidades, como últimos beneficiarios de los ODS, se explicita en el ODS 6 con el fin de garantizar la sostenibilidad de las metas logradas

La declaración de acceso universal y equitativo al agua potable a nivel mundial, y la introducción de nuevos factores dentro de la gestión integral del agua en las metas a alcanzar en los Objetivos de Desarrollo Sostenible indica la creciente importancia que se ha dado en la Agenda 2030 al agua y saneamiento.

Y tú, ¿cuál es tu papel como profesional del agua?

Cualquiera que sea tu profesión dentro del sector del agua, piensa que eres privilegiado por poder dedicar tu tiempo y esfuerzo a la gestión de un bien que constituye un derecho humano fundamental.

Puedes pensar, “¿Qué tiene esto que ver conmigo?”. Mi respuesta es que con tu buen trabajo, y en tu ámbito de actuación por pequeño que sea, estás colaborando a que tus usuarios tengan una mejor calidad de vida y se conciencien de la importancia de hacer un uso eficiente del recurso hídrico.

Obviamente, los problemas más graves relacionados con el agua se dan en países en vías de desarrollo. Sin embargo, es un engaño pensar que estos problemas no afectan a todo el planeta, en mayor o menor medida: En España, la persistencia de la sequía y el estado actual de los embalses auguran la posibilidad de restricciones de agua para la agricultura y, en menor medida, para el consumo humano. La intoxicación por altos contenidos de Plomo en el agua ha causado daños irreversibles en un área de Estados Unidos.

En el propósito de “asegurar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos” debemos mirar más allá de nuestro entorno de trabajo. No olvides, como profesional del agua, que el compromiso también es tuyo.

Comentarios