Una tensa humedad que palpita en la selva de montaña: Las Yungas

1
47

Sobre el blog

María Magdalena Naser
Naturaleza y Literatura:Dos profesoras, de Geografía y de Literatura- Yiyi Naser y Marta Lema- involucradas con la Educación Ambiental desde un enfoque comprometido, intentado con respeto y con claridad contribuir al pluralismo de voces .
47
  • tensa humedad que palpita selva montaña: Yungas
  • tensa humedad que palpita selva montaña: Yungas

En las alturas de las Sierras Subandinas con cumbres de unos 4000 m, noroeste de la Argentina, y que ofrecen como acantilados verticales cubiertos por una densa vegetación selvática que como un manto verde tapiza los faldeos.

Para proteger este bioma se creó el Parque Nacional Calilegua, ubicado sobre el faldeo oriental de las Serranías de igual nombre, destacándose los cerros Amarillo, Hermoso y Mesillas se desarrolla esta selva de altura.

La región próxima al Trópico de Capricornio cuenta con un registro de más de 2000 mm al año de aguaceros, claramente estivales. Como la llaman “laboratorio atmosférico” (buen tiempo-calor-tormenta) ya que cada año al terminar la primavera se ensayan nubes de variadas formas en las laderas y precipitaciones que duran hasta el otoño. El calor y la humedad permiten el desarrollo de una pluviselva maravillosa: las Yungas. Una provincia fitogeográfica que cambia su cara verde de acuerdo al nivel del mar:

  • Una selva de transición o pedemontana con palos blancos, palo amarillo, el cebil, la tipa y el timbó.
  • La selva montana hasta los 1000 msnm cubierta de nubes y destino del laurel, el nogal y el cedro. Helechos, enredaderas y lianas completan el paisaje. Vuelan el tucán, corzuela parda.
  • El bosque montano hasta los 2500 mts formado por alisos, queñoas y pinos del cerro. La fauna aparece con el yaguareté, el puma, el mono caí, la pava de monte y los loros.
  • Y en las cimas las paderas de montaña con gramíneas y flores de verano. Magnificos vuelan cóndores, picaflores puneños, jilgueros y carpinteros andinos.

La selva libera gradualmente el agua de las lluvias a través de numerosos los ríos y arroyos que descienden como pequeños hilos de agua y en épocas de lluvias pasan a convertirse en grandes ríos torrentosos que arrastran troncos, árboles desgajados y grandes piedras, para terminar en el colector común que es el río Bermejo, afluente del Paraguay, éste a su vez del imponente río Paraná.

Como cuenta Juan Carlos Giménez en su libro “Nuestras Yungas”, el nombre deriva de un vocablo aborigen, del quechua: yunca. Era el nombre con que se conocía a los habitantes preincaicos de las tierras cálidas al norte del Cuzco, en la selva peruana. En Bolivia se llama Yunga a los valles cálidos y sabemos también que así se llamaba a los curanderos, brujos que utilizando hierbas obtenidas en esta selva de montaña, curaban enfermedades y maleficios. A esta selva también la llaman la “mujer salvaje del subtrópico” por encerrar misterios, por lo atractiva

“Comadre de pollerita verde

Dicen que traes coca de yungas

Dicen que quitan las penas

Yo también tengo muchas.

Comadrita de las yungas

Coquita de yungas, convídame

Si es buen augurio será dulce

Si es mal augurio será amargo”[…]

Dice así una poesía en Quechua.

Comentarios

La redacción recomienda

13 de Octubre, 2016

#LIMPIEMOSELRECONQUISTA SPOT

8 de Septiembre, 2016
Riego: necesidad darle impulso