Reservas Naturales Fluviales, la cuenca del Segura protege sus tesoros

0
546
  • Reservas Naturales Fluviales, cuenca Segura protege tesoros

Sobre el blog

Pablo Nazim López Sánchez
Periodista en el Gabinete de Prensa de la Confederación Hidrográfica del Segura.
546

Dentro de la cuenca del Segura hay lugares especialmente valiosos, tesoros escondidos con un gran valor natural y en los que habitan sin apenas ser alteradas multitud de especies animales como la nutria, el barbo gitano o el cangrejo de río autóctono. Especies vegetales como chopos, sauces o fresnos se unen a esta lista y encuentran en estos ecosistemas hídricos su particular paraíso. La gran mayoría de estos parajes no gozaban de una protección especial, pero el Plan Hidrológico de la cuenca del Segura 2015-21 contempla la creación de siete reservas naturales fluviales (seis de ellas nuevas). Ahora estos ecosistemas tendrán la protección que se merecen.

El artículo 42 del Texto Refundido de la Ley de Aguas dice: “Los planes hidrológicos de cuenca comprenderán obligatoriamente: c) Las reservas naturales fluviales, con la finalidad de preservar, sin alteraciones, aquellos tramos de ríos con escasa o nula intervención humana. Estas reservas se circunscribirán estrictamente a los bienes de dominio público hidráulico”. Traducido a un lenguaje coloquial, este artículo viene a decir que los ríos (o los tramos de éstos) mejor conservados deben continuar igual, con los menores cambios posibles.

Las reservas naturales fluviales, por tanto, son la joya de la corona. Parajes vírgenes, con escasa o nula intervención humana y por tanto tesoros que hay que cuidar a toda costa. En la cuenca del Segura hay unos cuantos lugares así, pero hasta la aprobación del Plan Hidrológico de la Cuenca del Segura 2015-21 casi ninguno de estos tramos estaba identificado como reserva natural fluvial y, por tanto, no gozaban del reconocimiento del que a partir de ahora se beneficiarán.

mapareservas

Mapa con las Reservas Naturales Fluviales de la cuenca del Segura

Concretamente, en el Plan Hidrológico de la Cuenca del Segura aprobado en 2014 (también denominado primer ciclo de planificación) sólo se identificaba una reserva natural fluvial dentro de nuestra demarcación lo que convertía a nuestra cuenca, junto a la del Guadiana, en una de las que menos zonas protegidas de este tipo tenía. El tramo definido como reserva era el comprendido desde la cabecera del río Segura hasta el embalse de Anchuricas. En total, 47,8 kilómetros de río. Insuficiente. Por eso, al elaborar el plan de segundo ciclo (Plan Hidrológico 2015-21) se ha tenido en cuenta este problema y se ha trabajado en solucionarlo.

Fue el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la Fundación Biodiversidad, quien en agosto de 2014 encargó a la ONG Ecologistas en Acción hacer un estudio de campo en toda la cuenca del Segura para determinar cuáles eran los tramos que potencialmente podían ser catalogados como reserva natural fluvial. Así, tras consultar la bibliografía existente (Propuesta de Catálogo Nacional de Reservas Fluviales del CEDEX del año 2008; primer ciclo de planificación de la cuenca del Segura; y Plan Hidrológico realizado por el grupo de Ecología Acuática del Departamento de Ecología e Hidrología de la Universidad de Murcia), los trabajos de campo se desarrollaron durante los meses de octubre y noviembre de 2014 en 14 ríos, arroyos y ramblas de especial interés de la cuenca.

riosestudiadosreservas

Ríos y arroyos que han sido estudiados

Raúl Urquiaga trabaja en el Área de Aguas de Ecologistas en Acción y fue uno de los encargados de recorrer los 14 tramos. Para él, que reconoce que no conocía la cuenca del Segura, fue una grata sorpresa comprobar el buen estado en el que se encontraban las masas de agua. “La cabecera del Segura es una zona alucinante, en la que los usos del territorio no afectan a la calidad de los ríos”, explica. “Además, nos llevamos una grata sorpresa con el río Chícamo. Se trata de un río muy peculiar, con un curso continuo de agua a pesar de encontrarse en una zona especialmente árida”, apostilla.

Una vez en el terreno, Raúl Urquiaga y su equipo reconocieron cada uno de los tramos y, basándose en un formulario previo que ya había elaborado la Confederación Hidrográfica del Duero, tuvieron en cuenta los siguientes indicadores:

  • Naturalidad general de la cuenca.
  • Alteraciones hidromorfológicas.
  • Alteraciones del flujo del agua.
  • Vertidos al curso fluvial.
  • Existencia de actividades humanas que pudieran alterar la calidad del río.
  • Estado de la vegetación de ribera.
  • Estado de la vegetación circundante al río.
  • Identificación de hábitats asociados al río.
  • Presencia de fauna de interés (macroinvertebrados, mamíferos, peces, aves acuáticas…) ligada al ecosistema fluvial.
  • Presencia de especies alóctonas invasoras.

Tras este trabajo exhaustivo, pasaron la criba 7 de los 14 puntos. Todos ellos eran tramos que se encontraban en un estado de conservación ‘Muy Bueno’, excepto el Chícamo, que aunque presentaba un estado ‘Bueno’ fue incluido en la propuesta por su rareza y relevancia. Urquiaga señala en este punto que “hicimos una propuesta bastante cauta para evitar que la echaran atrás, porque la verdad es que la mayoría de los tramos estudiados se encontraban muy bien”. De hecho, explica que “si hubiéramos seguido los mismos criterios que en el Guadiana no nos hubiésemos dejado casi ningún tramo fuera”.

Pero ¿cuáles son estos tramos?, ¿dónde se encuentran?, y sobre todo ¿por qué son tan especiales?

1.- Río Segura desde la cabecera hasta el embalse de Anchuricas

Seguraanchuricas

Este tramo, único incluido en el primer ciclo de planificación hidrológica, es representativo de los ríos de montaña mediterránea calcárea pertenecientes a la demarcación hidrográfica del Segura de la provincia de Jaén. Nace en una surgencia kárstica natural, a 1.413 metros de altitud y se abre paso entre farallones calizos en dirección este, recogiendo las aportaciones de varios arroyos que bajan de los altos llanos por abruptos barrancos. El río discurre encajado entre paredes calizas por un profundo y estrecho valle. El cauce de dominio público hidráulico no presenta presiones antrópicas significativas por lo que la alteración de sus procesos naturales es escasa. El régimen hidrológico es pluvial-mediterráneo y carácter permanente. La continuidad longitudinal es alta y la vegetación de ribera está constituida principalmente por alisedas en las que no se han detectado especies invasoras. En esta masa de agua se detectan ejemplos destacables y bien conservados de saucedas (Salix eleagnos), fresnedas, choperas y avellanedas. En sus poblaciones de peces destaca la presencia de trucha, barbo gitano y cacho.

2.- Río Tus desde su cabecera hasta el balneario de Tus

1riotus

Este tramo es representativo de los ríos de montaña mediterránea calcárea pertenecientes a la demarcación hidrográfica del Segura de la provincia de Jaén-Albacete. Cabe destacar su morfología fluvial singular, que es el hábitat potencial de múltiples especies que pueden ser esenciales para el proceso de diagnóstico del estado de las masas de agua. Asimismo destacan por sus poblaciones de macroinvertebrados. Mantiene poblaciones de trucha común (Salmo trutta) y de barbo gitano (Barbus sclateri). Se ha localizado presencia de nutria (Lutra lutra). La continuidad longitudinal es del 100% en todo su recorrido y la vegetación de ribera está constituida en su primera banda de vegetación por saucedas de Salix alba y saucedas tupidas de porte arbustivo de sarga (Salix eleagnos), acompañados de juncales; en una segunda banda aparecen choperas, principalmente compuestas por Populus nigra y con escasa presenia de P. alba; acompañan arbustos espinosos como zarzas y rosales. En las zonas donde el valle deja espacio aparecen fresnos (Fraxinus angustifolia) y, en zonas más umbrosas).

3.- Arroyo de Los Collados y arroyo Escudero

2Loscolladosyescudero

Estos arroyos son representativos de los ríos mineralizados de baja montaña mediterránea pertenecientes a la demarcación hidrográfica del Segura de la provincia de Albacete. El cauce de dominio público hidráulico no presenta presiones antrópicas significativas, por lo que la alteración de sus procesos naturales es escasa. El régimen hidrológico es pluvial-mediterráneo, de carácter permanente el Arroyo Escudero y temporal con marcado estiaje el arroyo de los Collados, subsidiario del primero. El curso del río discurre encajonado e inaccesible en gran parte del tramo; cuenta con un trazado sinuoso. La vegetación de ribera está constituida en su primera banda por saucedas de Salix alba y fresnedas (Fraxinus angustifolia), acompañados de juncales; en una segunda banda aparecen las choperas de Populus nigra y arbustos espinosos como zarzas y rosales.

4.- Río Zumeta (desde su nacimiento hasta el embalse de La Novia)

3riozumeta

Este tramo es representativo de los ríos de montaña mediterránea calcárea pertenecientes a la demarcación hidrográfica del Segura de Albacete y Jaén. El cauce de dominio público hidráulico no atraviesa ningún núcleo urbano, siendo un curso de agua apenas antropizado. El régimen hidrológico es pluvial-mediterráneo, permanente en el curso principal y temporal en alguno de sus afluentes. El arroyo desciende por una pendiente pronunciada hasta, a la altura de Santiago de la Espada, para abrirse más tarde en una amplia vega donde se junta con el arroyo de los Cuartos Fríos. El curso del río, confinado, cuenta con un trazado sinuoso. En general cabe destacar su morfología fluvial singular, que es el hábitat potencial de múltiples especies que pueden ser esenciales para el proceso de diagnóstico del estado de las masas de agua. La continuidad longitudinal es alta y la vegetación de ribera está constituida principalmente por saucedas de Salix alba y saucedas tupidas de porte arbustivo de sarga (Salix eleagnos), acompañados de juncales. Posee importantes poblaciones de peces, macroinvertebrados y comunidades vegetales riparias.

5.- Arroyos de Los Endrinales y de Las Hoyas

4losendrinalesylashoyas

Tramo representativo de los ríos de montaña mediterránea calcárea pertenecientes a la demarcación hidrográfica del Segura de la provincia de Albacete. Aunque hay presiones humanas en el cauce, se considera que éstas no afectan a la calidad ni a la cantidad de las aguas. El régimen hidrológico es pluvial-mediterráneo, con carácter permanente durante todo el año. El río desciende por un valle que va alternando zonas cerradas con espacios más abiertos. En general cabe destacar su morfología fluvial singular, que es el hábitat potencial de múltiples especies que pueden ser esenciales para el proceso de diagnóstico del estado de las masas de agua. La continuidad longitudinal es alta y la vegetación de ribera está constituida principalmente por saucedas, fresnedas, choperas y juncales. El arroyo Endrinales tiene uno de los mayores valores de biodiversidad de macroinvertebrados de toda la cuenca del Segura. Hay que tener en cuenta asimismo el alto valor para la fauna (poblaciones de trucha común y, en especial, comunidades salvajes de cangrejo de río autóctono).

6.- Arroyo de la Espinea

5espinea

Este tramo es representativo de los ríos de montaña mediterránea calcárea pertenecientes a la demarcación hidrográfica del Segura de la provincia de Jaén. Es un curso de montaña, subsidiario del río Segura, que discurre por un angosto valle. El cauce no presenta presiones antrópicas significativas por lo que la alteración de sus procesos naturales es escasa. El régimen hidrológico es pluvial-mediterráneo, permanente. El curso del río, confinado en algunas partes y de valle más amplio en otros tramos, cuenta con un trazado sinuoso y discurre por una sucesión de rápidos y tablas, destacando la presencia de alguna isla central con vegetación. La continuidad longitudinal es alta y la vegetación de ribera está constituida principalmente por de juncos y saucedas arbustivas (Salix alba) y fresnedas (Fraxinus angustifolia) acompañados de juncales; en la zona baja la formación dominante son las choperas de Populus nigra, acompañadas de sauces, tarays y arbustos espinosos como zarzas y rosales. Consta de una población de macroinvertebrados con muy buen estado ecológico.

7.- Arroyo del Puerto (tributario por la izquierda del río Tus)

6arroyodelpuerto

Tramo representativo de los ríos de montaña mediterránea calcárea pertenecientes a la demarcación hidrográfica del Segura de la provincia de Albacete. El cauce de dominio público hidráulico no presenta presiones antrópicas significativas por lo que la alteración de sus procesos naturales es escasa. El régimen hidrológico es pluvial-mediterráneo, permanente en el curso principal y temporal en alguno de sus afluentes. El curso del río atraviesa un profundo valle en la mayor parte de su recorrido, cuenta con un trazado sinuoso. La continuidad longitudinal es alta y la vegetación de ribera está constituida principalmente por saucedas, fresnedas y juncales.

*.- Río Chícamo

riochicamo

El río nace cerca de la pedanía de Macisvenda, en una zona amplia con abundante vegetación. Según avanza su curso se va encajando en un estrecho cañón de hasta 2 metros de anchura y 40 metros de profundidad, llamado Garganta del Cagel, zona de gran interés geológico y geomorfológico. Posteriormente el río forma un cauce abierto y encajado, con una configuración típica de rambla, con laderas que alcanzan los 10 metros de alturas. Su morfología está directamente ligada al carácter torrencial de las precipitaciones y las fuertes crecidas en épocas de lluvias. La fuerte erosión fluvial ha formado espectaculares cárcavas y barrancos, muy profundos y ramificados, configurando un paisaje típo badlands. En las épocas secas el río sufre acusados estiajes, conservando tan solo pequeñas charcas en algunas zonas. Recoge aguas procedentes de numerosas ramblas, todas ellas situadas en la cuenca de la Rambla de Abanilla de la que el río Chícamo es el colector central de sus aguas. Es un río con aguas hiposalinas (<20 g/l) debido a que transcurre por sustratos evaporíticos y sedimentarios que le confieren una salinidad natural. Discurre por una de las zonas de mayor aridez de la cuenca del Segura. En esta masa se dan buenos ejemplos de adelfares bien desarrollados, alternados con una gran diversidad de formaciones ligadas a sus condiciones características: matorrales y pastizales salinos, limonios, sauces con porte arbustivo, etc. En la zona inferior del río predominan los tarayales termófilos, poco frecuentes pero presentes en el tramo propuesto. Mención aparte merece la presencia de la palmera de rambla (Phoenix iberica), especie endémica de la Península Ibérica, prácticamente extinguida y restringida su distribución a ramblas y ríos salinos del sureste ibérico, siendo el río Chícamo uno de sus principales núcleos de población. En lo que se refiere a la fauna, se ve también claramente influenciada por las condiciones especiales de este río. Entre los peces destaca la presencia de fartet (Aphanius ibericus). Declarado “En peligro de extinción” en el Catálogo Nacional del Especies Amenazadas, en el Libro Rojo de los Vertebrados de España y en el Catálogo Regional de Fauna Silvestre; asimismo están incluido en el Anexo II de la Directiva de Hábitats. La población del río Chícamo representa una de las tres únicas zonas de la cuenca del Segura donde se encuentra, siendo su única población interior. Destaca igualmente por la calidad de sus poblaciones de macroinvertebrados.

La tarea ahora pasa por conservar el estado natural de estos ríos y arroyos para que dentro de unos años las siguientes generaciones puedan seguir disfrutándolos con todo su esplendor. Un especial cuidado del bosque de ribera y control de las especies invasoras, así como un control de la ganadería y de los usos y actividades que se llevan a cabo en estos tramos ayudarán a preservarlos tal y como han llegado a nuestros días.

* A pesar de que el río Chícamo esta propuesto en el Plan de Cuenca, por ahora no ha sido incluido dentro de la lista de reservas por el Ministerio. Esta no inclusión se debe a que es necesario modificar el artículo 22.3 del Reglamento de Planificación Hidrológica, que dice que una reserva natural fluvial tiene que presentar un estado ecológico muy bueno. La masa de agua del río Chícamo solamente presentaba un estado bueno.

Comentarios