La Oficina ONU-Agua de Zaragoza: Una ventana gigante al mundo

0
192

Sobre el blog

Ramiro Aurín
Ramiro Aurín es Director del programa "Aguas con Energía" en Gestiona Radio.
192

En un país como España donde llueve poco y mal, donde la disponibilidad de ese agua sería del 8% si no fuera por las obras hidráulicas que construidas desde hace siglos, pero particularmente en los últimos cincuenta años, nos permiten aprovechar hasta el 40% de esa lluvia rebelde y malcarada, en un país así, no es difícil que la gente entienda que el mundo necesita una acción decidida para evitar que cada día mueran 3.900 niños a causa del agua sucia o por falta de higiene y saneamiento. O directamente por falta de agua. Avenidas, tsunamis, tormentas tropicales, o por el contrario sequías pertinaces y recurrentes asolan los países mas pobres, y multiplican los problemas de hambre y malnutrición.

Hace falta agua para la vida, y por eso la ONU declaro la década entre el 2005 y el 2015 como la Década del Agua para la Vida, (Water for Life Decade), y designo a UNwater responsable de la coordinación para la implementación de los objetivos de la Década. UNwater es un mecanismo transversal ínter-agencias, que propicia la participación de profesionales muy diversos de las distintas agencias de las Naciones Unidas, y de otras organizaciones asociadas de carácter internacional.

El mundo necesita una acción decidida para evitar que cada día mueran 3.900 niños a causa del agua sucia o por falta de higiene y saneamiento

Esa tarea se ha materializado en la década que termina en este año 2015 en dos oficinas en todo el mundo, una en la sede de la United Nations University en Bonn, dedicada al programa para el Desarrollo de Capacidades, y otra en Zaragoza, de carácter más general que ha desarrollado el programa de Defensa y Comunicacion de las acciones realizadas para conseguir los objetivos de la Década, y cuyo trabajo ha sido fundamental para la incorporación del derecho al agua entre los derechos del hombre, y en la consecución de que todo lo relacionado a los problemas vinculados al agua se considere un objetivo unitario en el marco de la ONU, y no transversal como hasta ahora.

España necesita una oficina como la de Zaragoza

Lo dicho hasta aquí justificaría, sin duda, para los espíritus menos cicateros y con visión más amplia, la importancia para Zaragoza, para Aragón, y en definitiva para España de una oficina como la que ha albergado Zaragoza en los últimos diez años. Así la acción proyectada desde allí sobre el mundo, siendo justamente un apoyo fundamental a las acciones realizadas a nivel planetario, ha colocado a Zaragoza y a España entre los nodos globales para buscar soluciones a los problemas del agua.

Pero hay mucho más. De las pocas capacidades que asociadas a la marca España la potencian, sin caer en un ridículo chauvinismo, son las relativas a la esfera del agua. Nuestras principales compañías del sector, varias privadas y una pública, gozan de reconocido prestigio orbi et orbe, y han desarrollado y desarrollan tecnologías punteras que ayudan a solucionar y a gestionar los problemas y necesidades de millones de personas en todo el mundo. Nuestros profesionales vinculados a la actividad, desde la universidad y la investigación hasta la gestión y la aplicación tecnológica se encuentran entre los mejores. Nuestra tradición y nuestra historia en relación a los problemas del agua, son una referencia, por cuanto la necesidad nos puso antes que a otros en el camino. Se dan por lo tanto las condiciones para que nuestro país participe del liderazgo que en el ámbito del agua el mundo necesita. Para ello es imprescindible la presencia en España de un centro de las características de las de la Oficina de Zaragoza. Entre el 14 y el 17 pasados, como todos los años en la Conferencia Anual de Zaragoza, se han dado cita unos cientos de personas referentes internacionales que, desde hace años, saben que el ciclo de reuniones de alcance global donde se enfocan los grandes problemas del agua en el mundo empieza en Zaragoza, España.

Gracias a la proximidad geográfica y lingüística, ha sido extraordinariamente más fácil la participación y la implicación de las organizaciones radicadas en España en las actividades de UNwater. La presencia de la secretaría de organizaciones internacionales como El Consejo Mundial de Ingenieros Civiles (WCCE) o la IAHR ha tenido gracias a la Oficina mayor sentido, consiguiendo ambas la condición de aliados de UNwater. A pesar de la importancia de todo esto, de lo que muchas personas relevantes de instituciones públicas y privadas tienen plena conciencia, la continuidad de una oficina (la misma senso estricto es imposible, por cuanto la Década se acaba, y entramos en la agenda post 2015) que prolongue en el tiempo la focalidad y protagonismo que ha tenido nuestro país en la esfera del agua en estos años. Como casi siempre se trata de un problema económico derivado de la crisis que aún colea.

Se dan las condiciones para que nuestro país participe del liderazgo que en el ámbito del agua el mundo necesita

Pero si dudar del retorno que semejante inversión tendría ya era absurdo en el pasado, más ahora que parece que la situación se va enderezando lentamente. Por su parte la Oficina, dirigida por Doña Josefina Maestu, ha hecho los deberes que exigían los tiempos y ha reducido drásticamente su presupuesto manteniendo su operatividad.

El ayuntamiento de Zaragoza, a través de su alcalde Juan Alberto Belloch, ya ha ofrecido la continuidad de su ayuda, y el grupo Agbar, a través de su presidente Angel Simón, ya expresado formalmente su voluntad de colaboración. También la Directora General del Agua ,Doña Liana Ardiles, manifestó en la Conferencia el deseo que con frecuencia ha manifestado en privado, de que la Oficina tenga continuidad. Lo mismo hizo Xavier de Pedro, Presidente de la Confederación del Ebro. En el entorno aragonés solo faltan las señales emitidas desde el Gobierno Autónomo de Doña Luisa Fernanda Rudy. Otras personalidades y ciudadanos han manifestado su apoyo a la oficina través de la Plataforma creada para promover su continuidad.

La decisión final es del Gobierno Central, que debe expresar su voluntad a Naciones Unidas de seguir albergando un centro de las características de la Oficina de Zaragoza. La marca Agua España, o Spain Water, lo necesitan. España lo necesita para confirmar su capacidad de liderazgo en la esfera del agua. Sería bueno para España y sería bueno para el mundo. No hacerlo sería un error.

Comentarios