Con ciencia y cooperación se consigue eficiencia y ahorro de agua, garantizando la paz y el desarrollo sostenible

0
215
  • Embalse de la Rambla de Algeciras. Alhama de Murcia y Librilla

Sobre el blog

Raúl Herrero
Ingeniero que presta servicios de asesoramiento, redacción de estudios y proyectos, asistencia técnica e investigación en materia de agua. Los servicios están orientados a particulares, profesionales, empresas del mundo del agua y Administración.
215

Introducción

Desde el año 2001 cada 10 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo y a este hecho se une que 2013 es el Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua.

En este día y año tan especiales he querido poner mi granito de arena para potenciar la renovación del compromiso, nacional e internacional, de la paz y el desarrollo, de la utilización responsable de la ciencia y del agua en beneficio de las personas y de la reducción de la pobreza.

En relación a la ciencia, Domingo de la Calzada decía:

“Sea Vuesa Merced estudioso de la ciencia que vuestro gremio vaya alumbrando, para que vuestro saber no mengüe con el tiempo, y con él, vuestra autoridad, que es el saber.”

Y en relación al agua Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, ha lanzado un mensaje:

«Los recursos hídricos no entienden de fronteras. Por lo tanto, la cooperación ha de estar presidida por un espíritu de solidaridad. Juntos, podemos aprovechar todo el potencial del agua para fortalecer la dignidad humana y construir un futuro mejor para todos. Este es hoy el mensaje de la UNESCO»

El texto completo se puede descargar en la página web de las Naciones Unidas a través del siguiente enlace: http://www.un.org/es/events/scienceday/

Lo que funciona hoy en el mundo del agua es la Cooperación

En España no hay un problema de escasez de agua, hay un problema de planificación y de gestión inducidas por una mala gobernanza

Nos encontramos en un mundo en el que se producen cambios a gran velocidad, en el que la población mundial se ha incrementado significativamente en las últimas décadas y al que se está sometiendo a grandes presiones antrópicas. Pero es posible emplear todavía más el potencial de la ciencia a favor del ser humano y de la naturaleza, en beneficio de la paz y del desarrollo sostenible.

En concreto yo creo en la ciencia como fuerza que une a las personas, como aliada frente al cambio climático y como fomento de la innovación. Aunque pienso que se necesitan más personas que estén dispuestas a arriesgar, que trabajen con independencia de criterio y que defiendan el interés general desde un punto de vista social, ambiental y económico.

En el momento presente se está demostrando que el intercambio de conocimientos y de información sobre el agua está dando buenos resultados. Al igual que se comparte la ciencia, también hay que compartir el agua. El agua es esencial para la vida y para el desarrollo humano, por tanto es algo más que un bien económico o un producto financiero, se trata de un derecho humano y no de una mercancía. En España no hay un problema de escasez de agua, hay un problema de planificación y de gestión inducidas por una mala gobernanza.

Realmente cooperar es como una fuente de la que manan nuevas ideas y soluciones innovadoras, en cuanto que crean valor y riqueza, en España y en todos los países del mundo, independientemente del estado de desarrollo en que se encuentren.

Y la cooperación implica que los gobiernos y las grandes empresas se comprometen a colaborar y a no entorpecer. Si se hacen bien las cosas el agua es agradecida, da vida, ayuda a prevenir enfermedades y ayuda a salir de situaciones de pobreza.

Lo que nos queda por delante, un trabajo apasionante

El corto plazo, la inmediatez, la prisa por ganar elecciones,… no van a dar solución al problema del agua en España

Por delante tenemos un trabajo apasionante: promover medidas a favor de la eficiencia y el ahorro en el uso del agua, a favor de reducir la contaminación y mejorar la situación de los ecosistemas acuáticos y a favor de la protección de la población frente a eventos extremos de inundaciones. A continuación se plantean algunas líneas de trabajo que ya están empezando a ponerse en práctica y que aportarán conocimiento y valor en los próximos años:

A) En abastecimiento de agua potable es posible ahorrar agua mediante la modernización de los sistemas de control de las redes de suministro. Con sistemas de telemando y telecontrol se dispone de información en tiempo real de caudales, presiones, niveles en depósitos, etc. Y con toda esa información es posible tomar decisiones actuando sobre válvulas y bombeos con la finalidad de optimizar la gestión diaria del recurso, detectar y localizar con rapidez fugas, etc.

B) En agricultura también es posible ser más eficientes todavía y ahorrar más agua haciendo uso de la llamada “tecnología 3.0”, mediante la elaboración de planes de cultivos para los agricultores y la utilización de sensores para medir la humedad del suelo, el estado de la planta, las variables climáticas, etc. Y todo ello para ajustar el agua que hay que aportar a los cultivos, enviando información al agricultor con las recomendaciones de riego.

Además de ahorrar agua, también se ahorra energía. Por lo tanto, es una forma excelente de que los presidentes de las comunidades de regantes ganen en calidad de vida y que el consumo energético deje de quitarles el sueño.

Efectivamente hay que hacer una inversión para implantar estos sistemas y hay que realizar un seguimiento de los mismos, pero todo es cuestión de hacer unos números, porque en algunos lugares se están ahorrando del entorno de un 20%, lo cual puede resultar muy interesante en el medio plazo, y también considerando las rachas de sequías que se avecinan con el cambio climático.

C) El Sistema Automático de Información de Calidad de las Aguas (SAICA) permite conocer el estado de los ríos en tiempo real. Y complementándolo con sistemas expertos basados en técnicas de estadística avanzada (algoritmos basados en lógica borrosa,…), es posible detectar eventos de contaminación por vertidos urbanos o industriales. Para ello se definen unos indicadores basados en las variables registradas por el SAICA que permiten conocer la evolución de la calidad de las aguas a lo largo del curso del río y detectar anomalías de forma temprana. De esta forma es posible detectar los vertidos que se suelen producir durante episodios de lluvias, conocer de forma anticipada su impacto en el medio y tomar decisiones de forma precoz para reducir los posibles daños ambientales.

D) No podemos despedirnos sin hacer un llamamiento especial a nuestros gobernantes, para que caigan en la cuenta de la enorme importancia que tiene el mantenimiento de las infraestructuras hidráulicas. Ya sabemos que no es algo que rente en el corto plazo, pero sí en el medio y largo plazo.

Es fundamental que estas obras, que tanto esfuerzo han costado, duren muchos años y se garantice su correcto funcionamiento, así como la seguridad de la población. Invertir en conservación de infraestructuras existentes supone importantísimos beneficios para el futuro.

Se han de aplicar medidas con amplitud de miras, y no con carácter miope. El corto plazo, la inmediatez, la prisa por ganar elecciones,… no van a dar solución al problema del agua en España, porque es un problema de naturaleza estructural y administrativa, y su solución requiere de CIENCIA, COOPERACIÓN y SOLIDARIDAD.
 

Comentarios

La redacción recomienda