Los retos de la planificación hidrológica ¿Por qué innovar? ¿Cómo hacerlo?

0
3.297

Sobre el blog

Raúl Herrero
Ingeniero que presta servicios de asesoramiento, redacción de estudios y proyectos, asistencia técnica e investigación en materia de agua. Los servicios están orientados a particulares, profesionales, empresas del mundo del agua y Administración.
3297
  • Noria de la Hoya de Don García en Abarán (Murcia)

Segundo premio del I Concurso del Blogs sobre Planificación Hidrológica en España

A pesar del avance que ha tenido lugar en el conocimiento, con la nueva planificación hidrológica continúan reapareciendo dificultades. A continuación se plantean algunos problemas que ponen de manifiesto que queda mucho trabajo por hacer.

1) Complejidad. Los borradores de los Planes revisados contienen grandes volúmenes de información. La realidad hidrológica de España es singular y compleja, más que en el resto de Europa, pero hemos complicado demasiado la elaboración de los Planes. A esto se unen unos procesos de tramitación y aprobación complejos.

A pesar del avance que ha tenido lugar en el conocimiento, con la nueva planificación hidrológica continúan reapareciendo dificultades

2) Descoordinación. Se han realizado esfuerzos por homogeneizar, pero los Planes siguen siendo heterogéneos. El Plan Hidrológico Nacional (2001) reclama la necesidad de coordinación entre los Planes de Cuenca. Cada demarcación hidrográfica defiende sus recursos hídricos, sus medidas, etc. Pero se echa de menos una visión conjunta y solidaria.

3) Consumo excesivo. Según la Agencia Europea de Medio Ambiente nos hemos centrado más en aumentar el suministro hídrico que en mejorar la gestión de la demanda para reducir el consumo, pero ¿Cómo optimizar el consumo hídrico y no reducir la producción?

4) Falta de Financiación. Las prioridades de la Unión Europea han cambiado y a la hora de financiar se apuesta por: I+D+i, TICs, economías bajas en carbono y PYMES. No es una prioridad financiar las infraestructuras hidráulicas. Los nuevos programas de medidas elevan las inversiones a más de 60000 millones de € ¿De dónde va a salir el dinero para la implantación?

5) No recuperación de costes. Existe una situación de incumplimiento de la recuperación total de costes, que es un obstáculo para asegurar la viabilidad y la sostenibilidad de los proyectos y de las infraestructuras hidráulicas. ¿Cuánto se está dispuesto a pagar por el metro cúbico de agua para un uso concreto en cada demarcación hidrográfica?

6) Incumplimiento ambiental. El Dominio Público Hidráulico se encuentra en un estado de deterioro importante. En materia de saneamiento España continúa incumpliendo la Directiva Europea. Además de la sobreexplotación de los acuíferos, un par de problemas pendientes son la contaminación agraria difusa y la erosión del suelo.

Los peces responden a la hidrogeomorfología del río, es decir, para generar hábitat es necesario caudal líquido y caudal sólido ¿Se ha tenido en cuenta este hecho en la revisión de los Planes?

7) Mala gobernanza. La aprobación de los Planes ha sufrido retrasos por problemas de gobernabilidad. Entre la Ley de Aguas de 1985 y los Planes de Cuenca de 1998 transcurrieron 13 años. Y ahora entre la Directiva Marco del Agua (DMA) de 2000 y la revisión de los Planes han transcurrido otros 13 años. La política ha errado al atacar emociones y tradiciones.

¿Llegaremos a tener una gestión independiente del agua en España que vele por el interés general?

8) Falta de integración. La planificación hidrológica actual no está armonizada con la gestión de sequías e inundaciones. En España existe un problema de ordenación del territorio que agrava los daños de las inundaciones.

¿Llegaremos a tener una gestión independiente del agua en España que vele por el interés general?

Las previsiones del cambio climático apuntan a mayores desequilibrios pero con incertidumbres significativas. En el futuro ¿vamos a disponer de más agua o de menos agua?

9) Calidad de los datos. Disponemos de buenos modelos de balance hídrico que hacen predicciones para múltiples escenarios, pero ¿Qué calidad tienen los datos con los que alimentamos los modelos? ¿De qué incertidumbres hablamos? ¿Qué aforos directos hacemos para reajustar y mejorar las curvas de gasto? ¿Cuánta agua tenemos realmente almacenada en España? ¿Cuándo se hicieron las batimetrías de los embalses?

Hay carencias en los datos de volúmenes detraídos de agua subterránea y de retornos de riego. Se estima que en España hay unos 500.000 pozos ilegales que extraen alrededor de 3600 hm3/año.

10) No aplicación de la normativa. En España tenemos buenos Planes Hidrológicos, buenas Normas de Explotación, etc. Pero ¿Se pone en práctica todo el conocimiento y la experiencia acumulada? ¿Se lleva a cabo un buen mantenimiento de las infraestructuras hidráulicas? ¿Se hace un seguimiento de la auscultación de las presas?

11) Limitaciones de la normativa. En los últimos años se han producido cambios importantes que han repercutido en el mundo del agua. La DMA se aprueba en el año 2000 pero su elaboración necesitó 10 años. Los conceptos de agua verde, agua azul, agua virtual y huella hídrica no se mencionan en su texto.

¿Por qué innovar? ¿Cómo hacerlo?

Es fundamental incorporar nuevas tendencias en planificación. La innovación es el gran reto. A continuación se dan razones por las que merece la pena innovar, y sugerencias para llevarlas a cabo:

Es fundamental incorporar nuevas tendencias en planificación. La innovación es el gran reto

1) Simplificar la planificación hidrológica para reducir la complejidad.

Aligerando la tramitación y los procesos administrativos. Realizando un ejercicio de cooperación inter administrativa. Elaborando las cuentas claras en los Planes para la integración en el Plan Hidrológico Nacional.

2) Coordinar para eliminar la descoordinación.

Cooperando entre administración hidráulica y usuarios de forma imparcial para que el agua no se adhiera a fronteras. "Cooperación en el agua-Creando alianzas" es el tema de la Semana Mundial del Agua 2013 en Estocolmo, y 2013 ha sido declarado Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua.

3) Ahorrar y ser más eficientes para disminuir el consumo.

Provocando un cambio de mentalidad en la utilización del agua. Aprendiendo a utilizar menos agua. Renovando y manteniendo redes para reducir las pérdidas. Adecuando los órganos de desagüe de las presas para optimizar desembalses. No permitiendo regadíos ilegales. Controlando los robos de agua. Reduciendo la evaporación en las balsas.
Haciendo uso de nuevas tecnologías: captadores de humedad del aire, aerogeneradores que producen agua, utilización de agua en polvo,…

4) Reconducir la planificación para adaptarse a la falta de financiación.

Priorizando e indicando con claridad qué actuaciones se hacen en primer lugar y qué es lo que no se puede hacer. Realizando buenos análisis coste-eficacia. Considerando la escasez de financiación como una oportunidad para revisar precios, reducir gastos, etc.

5) Superar la situación de incumplimiento de recuperación de costes.

Profundizando en los estudios económicos y en la determinación del coste ambiental para conocer el coste total del recurso. Unificando criterios objetivos en las demarcaciones y contando con economistas ambientales.

Asegurando la viabilidad y la sostenibilidad mediante alianzas público privadas reguladas por un marco jurídico adecuado, utilizando de forma eficiente el régimen concesional y estableciendo un precio realista y justificado del recurso.

6) Cumplir con los objetivos ambientales

Impulsando el Plan Nacional de Reutilización. Integrando la desalación como complemento. Continuando con la modernización de regadíos para reducir la contaminación agraria difusa. Reforestando para reducir la erosión. Reduciendo el consumo de hidrocarburos y apostando por las energías renovables.

Para la mejora de la calidad de las aguas es necesario un nuevo Plan Nacional de Calidad de las Aguas.

2027 es la fecha límite para el cumplimiento de los objetivos ambientales, por lo tanto es importante hacer un buen seguimiento a la implantación de los planes, para comprobar que se van cumpliendo los objetivos en los plazos establecidos y evitar la aplicación de restricciones presupuestarias.

Para la mejora de la calidad de las aguas es necesario un nuevo Plan Nacional de Calidad de las Aguas.

7) Primacía del interés general para acabar con la mala gobernanza.

Exigiendo a las fuerzas políticas un Pacto del Agua a nivel nacional para estabilizar la política de aguas. Respetando las bases técnicas y jurídicas de la planificación hidrológica. Aplicando la normativa jurídica con independencia de criterio. Recuperando la buena relación entre los usuarios y la administración hidráulica. Definiendo claramente y sin ambigüedades qué se entiende por interés general en la gestión del agua y llevándolo a la práctica.

8) Armonizar los contenidos de los Planes realizando su integración con la gestión de las sequías y la protección frente a inundaciones.

Velando por el cumplimiento de la legislación urbanística y de ordenación del territorio.

Adaptando la gestión del agua al cambio climático. Desarrollando y aplicando estrategias de gestión del riesgo que prevengan la escasez de agua y la contaminación, y protegiendo contra las inundaciones.

9) Mejorar la calidad de los datos.

Destinando recursos a nuevas tecnologías para efectuar mediciones fiables, formando a personal técnico cualificado que realice el análisis y el seguimiento de la información, y manteniendo las infraestructuras hidráulicas en condiciones óptimas para realizar las medidas.

Aprovechando mejor las potencialidades de los Sistemas Automáticos de Información Hidrológica (SAIH)

10) Poner en práctica la normativa.

Poniendo en valor la normativa técnica existente, el conocimiento y la experiencia de los profesionales del sector, para mantener y conservar las infraestructuras hidráulicas y realizar una explotación de los recursos hídricos óptima y en condiciones de seguridad.

11) Revisar y actualizar la normativa

Integrando en los Planes de Demarcación los avances científicos y tecnológicos para tener en cuenta el papel del agua verde, los cambios en los usos del suelo y el impacto del comercio del agua virtual.

Revisando y actualizando la Ley de Aguas para que regule todo el ciclo integral del agua.

La DMA establece un marco para la gestión ecológica, pero no un marco jurídico, económico, etc. Sin embargo la gestión del agua hay que abordarla de forma integral. 

Comentarios

La redacción recomienda