Paraguay y su camino a París

0
301
  • Paraguay y camino París
  • A solo tres meses de que se defina el Acuerdo Climático de París, el país sudamericano busca potenciar su liderazgo regional al definir iniciativas nacionales pioneras para enfrentar el cambio climático. #RoadToParis #Cop21

Sobre el blog

Xiomara Acevedo
Fundadora en Barranquilla+20, cofundadora del Orinoco Se Adapta y coordinadora del proyecto MallorquinVIVE Escuela del Agua en La Playa, Atlántico.
301

>Este año con sede en París, Francia, la COP21 será la ocasión en donde los estados no solo exponen su interés por lograr un acuerdo climático a través de la muestra previa de sus contribuciones previstas y determinadas (INDC por sus siglas en inglés) para la mitigación y en algunos casos también para la adaptación frente al cambio climático sino que también marca el inicio de la nueva agenda climática internacional. Paraguay, ubicado en el medio, en el “corazón” de América del Sur puede marcar la diferencia a nivel regional con la muestra de sus INDCs los cuales por el potencial energético de este estado pueden ser ejemplares de ambición climática.

Paraguay se sostiene energéticamente con más del 60% en hidroenergía y más del 20% en biomasa siendo un país con una riqueza en producción de energía renovable no convencional (sin mencionar que la energía solar es otro de sus más fuertes potenciales). Esta potencialidad es bien conocida a nivel nacional y aunque contemplada en la visión del país en su Plan Nacional de Desarrollo hasta 2030 a la hora de definir acciones y compromisos concretos, la energía renovable no convencional (hidroenergía, biomasa, etc) no aparece.

En el mismo documento Paraguay se define y visiona como “un país con una democracia representativa, participativa y pluralista, fundada en el reconocimiento de la dignidad humana, con índices de desarrollo social en el rango más alto de Sudámerica, ambiental y económicamente sostenible...” sin embargo lo ambiental y económicamente sostenible solo aparece en la visión del documento.

Paraguay se sostiene energéticamente con más del 60% en hidroenergía y más del 20% en biomasa

El problema y a la vez la oportunidad que se vislumbra a partir de esta falta de acciones delineadas dentro del PND sumado con el potencial de producir la mayor cantidad de energía limpia en el mundo es fácil de visualizar: con algo más que un compromiso en el papel en materia climática, Paraguay puede proveer al mundo con un ejemplo de ambición climática y desarrollo bajo en carbono.

Y en el “Camino a París” como se conoce al proceso previo hacia la COP el cual incluye la presentación de las INDCs, Paraguay ha definido varias “jugadas” claves para insertar el cambio climático en su cuerpo normativo y agenda nacional reconociendo su particular vulnerabilidad al mismo y previendo sus afectaciones. La creación del proyecto Ley Marco de Cambio Climático está en el “top” de todos sus esfuerzos a los que debe sumarse la conformación de la Estrategia Nacional de Adaptación al Cambio Climático, el futuro lanzamiento de la Tercera comunicación de CC, y el haber logrado unirse al grupo de negociación AILAC.

Ley Marco de cambio climático

Insertar el cambio climático en la agenda nacional será una realidad a través de esta ley (en caso de aprobarse) la cual se debatirá esta semana en el Senado de la República, donde ya fue aceptada para debatirse. Unas de las cambios más importantes que conllevaría la ley son la creación de un Fondo para el cambio climático y de una Dirección General para el CC adjunta a la Secretaría de Ambiente (SEAM).

En adición, la Ley reconoce a la Comisión Nacional de Cambio Climático como un actor colectivo clave en la materialización de soluciones y propuestas climáticas en el país. Uno de los artículos más importantes y que de seguro será ampliamente difundido de esta Ley es el artículo 10 el cual contempla la intersectorialidad y transversalidad del cambio climático a nivel nacional de esta forma:

Artículo 10.- Planificación y programación de la inversión pública. Los entes públicos al formular las políticas, planes, programas y proyectos de desarrollo, deberán incorporar indicadores de cambio climático definidos para sector en la Política Nacional de Cambio Climático. Para el efecto, la Secretaría Técnica de Planificación coordinará el proceso de planificación y programación de la inversión pública con los organismos encargados de las políticas públicas nacionales de cambio climático y gestión de reducción de riesgos. También garantizará la inclusión de esos proyectos en el Sistema Nacional de Inversión Pública, siempre que se cumpla con las normativas previstas para tal fin.

Paraguay, ubicado en el medio, en el “corazón” de América del Sur puede marcar la diferencia a nivel regional con la muestra de sus INDCs

Las políticas, planes y programas, para aprobarse y ejecutarse, deberán contar con la aprobación de la Secretaría Técnica de Planificación, la que verificará el cumplimiento de lo previsto en este artículo.

El Ministerio de Hacienda proveerá la asignación de recursos económicos a las entidades del gobierno que formulen sus planes, programas y proyectos según lo establecido en este artículo.

En la “tercera vía” de las negociaciones climáticas

El más reciente miembro de la Asociación Independiente de Latinoamérica y el Caribe (AILAC) es Paraguay el cual se unió formalmente al grupo en las pasadas negociaciones en Bonn, Alemania en junio. Con esta nueva adhesión, Paraguay se une a Costa Rica, Colombia, Guatemala, Panamá y Perú hacia sus objetivos de lograr compromisos voluntarios y nacionales hacia una economía baja en carbono.

Entrar al AILAC significa una mayor responsabilidad a asumir en las negociaciones climáticas y también una oportunidad para reforzar las capacidades/herramientas nacionales para la transición entre desarrollo y clima en el cual se debaten todas las economías subdesarrolladas.

Tercera Comunicación Nacional de CC + INDCs

Como parte de las obligaciones adquiridas ante la Convención Marco de Cambio Climático de Naciones Unidas, Paraguay debe presentar su Tercera Comunicación Nacional sobre cambio climático y el informe Bienal de Actualización a más tardar este año y posiblemente antes de la COP21 puesto que esta información es clave para determinar su propuesta de contribuciones nacionales (INDCs).

En 2011 Paraguay presentó su segunda comunicación nacional la cual fue clave para evidenciar la necesidad de acción climática debido a la vulnerabilidad del territorio paraguayo frente a los impactos del cambio climático. Este documento presentó que las emisiones de CO2 provienen principalmente de los sectores del uso de la tierra, silvicultura y energía. La rápida deforestación que enfrenta el país es solo una de las consecuencias de los manejos de la tierra/silvicultura.

Varios de los productos que incluye la Tercera Comunicación de cambio climático son los inventarios de sectores tales como el energético, el sector industrial, el sector de uso de la tierra, agricultura, entre otros, estrechamente comprometidos ante la lucha frente al cambio climático. De igual importancia serán el Inventario Nacional de GEI (gases de efecto invernadero) que aportará a la definición de acciones de mitigación y el Plan Nacional de Adaptación que plantea estrategias para promover la resiliencia y la reducción del riesgo desde aspectos socio culturales (sistemas de alerta temprana en zonas de riesgo, educación del cambio climático, etc), ambientales (protección de especies, corredores biológicos, manejo de residuos), económico productivo y político institucional.

La respuesta es la adaptación

La respuesta es la adaptación será uno de los temas banderas de Paraguay ante la COP21

Este será uno de los temas banderas de Paraguay ante la COP21 y que enmarca su estrategia de negociación frente al nuevo acuerdo climático de París. La estrategia fundamentada en el principio de “responsabilidades comunes pero diferenciadas” y en la necesidad de fomentar fondos/apoyos/financiamientos encaminados a disminuir las vulnerabilidades de los países menos desarrollados y en vías de desarrollo frente al cambio climático.

Además el país dejará claro el derecho que tienen los países en vías de desarrollo de crecer económicamente en aras de poder cerrar las brechas sociales que los aquejan.

Con tales avances internacionales/institucionales y “puestas al día” con la información climática nacional, el Paraguay empieza a ganar terreno en escenarios de política internacional lo que representa la oportunidad para alinear el desarrollo sostenible y el cambio climático dentro de su visión y modelo de desarrollo. El país puede convertirse a mediano plazo en un referente de buenas prácticas climáticas y desarrollo. Y en caso de que sus negociadores no encuentren el rumbo en medio de todo esto, en el país existe una juventud comprometida y una sociedad civil expectante que siente los impactos de los fenómenos climáticos en su día a día y que merece participar en la construcción de soluciones para enfrentar el mayor desafío de los tiempos actuales en el planeta.

Comentarios