Entrevista a Nshuti Rugerinyange, experto en agua y saneamiento en Ruanda

0
914
  • Entrevista Nshuti Rugerinyange, experto agua y saneamiento Ruanda
    Nshuti Rugerinyange.

Sobre la Entidad

Águeda García de Durango
Responsable de Contenidos y Comunidad en iAgua.

iAgua entrevista a Nshuti Rugerinyange, ingeniero de profesión y actualmente consultor independiente en Agua, Saneamiento e Higiene. Anteriormente trabajó con organizaciones como Oxfam Internacional, Save the Children, GOAL y como representante de ONUDD en Afganistán occidental y hasta hace poco era el representante nacional de WaterAid Rwanda.

Actualmente es doctorando en la Universidad Robert Gordon. Su investigación se centra en las áreas de la cultura y liderazgo.

Pregunta - En primer lugar, me gustaría saber cómo empezó a trabajar en el sector del agua.

Respuesta - Como cualquier niño que crece en zonas rurales de Uganda, me puse enfermo muchas veces porque mi familia sólo tenía agua sucia para beber. Vi cómo la diarrea y la disentería mataban a los jóvenes de mi edad y ancianos por igual en mi pueblo. He soñado muchas veces con ser capaz un día de bombear agua limpia al pozo reseco cerca de nuestra casa para poder liberar a mi madre de las muchas horas que pasaba caminando todos los días para recoger el agua que nuestra familia necesitaba para sobrevivir.

Sé que mi historia es similar a las historias de millones de personas en todo el mundo y en Ruanda, como la de Musabyimana Alice en Ntarama, una aldea en el distrito de Bugesera, donde la organización en la que trabajaba ha estado implementando proyectos de abastecimiento de agua.

Conocí a Alice cerca de su fuente de agua más cercana, un río terriblemente sucio. Me dijo que desde que su familia se trasladó a la aldea, nunca han tenido agua potable. "Mis hijos han sufrido lombrices y diarrea", me dijo. "Los llevo tanto al centro de salud que ya es como mi casa". Aunque mi historia no es agradable, no es la única: ocurre en muchas vidas, muchas familias. La única diferencia es que a mí me pasó y yo he visto el impacto de la falta de esta necesidad humana y se han comprometido a tratar de cambiar las vidas de las personas amenazadas por enfermedades prevenibles.

Ruanda es uno de los 4 países del África subsahariana en vías de alcanzar el ODM de reducir a la mitad la proporción de personas sin acceso a servicios de saneamiento para 2015.

P. - ¿Cuál es la situación actual del saneamiento y el acceso al agua potable en Ruanda?

R. - Ruanda es uno de los cuatro países del África subsahariana que se consideran en vías de alcanzar el Objetivo de Desarrollo del Milenio de reducir a la mitad la proporción de personas sin acceso a servicios de saneamiento básico para el año 2015, pero hay mucho trabajo todavía por hacer para cumplir el objetivo de acceso al agua limpia. Y los principales problemas están en las comunidades rurales, donde los habitantes caminan largas distancias (alrededor de 2 a 3 kilómetros diarios) para ir a buscar agua, que llevan en la cabeza en contenedores de entre 20 y 25 de litros. Según JMP-2011, existe un 73% de acceso al agua potable en las zonas urbanas, 57% en el acceso rural y sólo un 56% a servicios de saneamiento. En un informe publicado por el Instituto Nacional de Estadística (EICV 2012) señalan que el 74,2% de los ruandeses tiene acceso al agua potable y letrinas, pero los que cumplen con las normas de higiene son significativamente bajos. La falta de acceso al agua potable y al saneamiento puede tener un impacto perjudicial sobre todo en la salud de los niños (especialmente en las niñas recién salidas de la escuela), ya que en caso de haber contaminación en un punto común, todo el pueblo está en peligro.

P. - ¿Cuál fue el papel de la organización en la que ha trabajado en la mejora del agua potable y saneamiento en el país?

R. - La organización en la que trabajaba anteriormente eligió comenzar un programa en Ruanda por ser un país post-conflicto tras el genocidio de 1994, que no sólo arruinó el tejido social y la economía del país, sino que también destruyó la infraestructura, incluyendo el agua y el saneamiento. La cobertura de agua es aún baja y el saneamiento va a la zaga. Pero quizás, la razón más importante para iniciar un programa en Ruanda fue el alto nivel de compromiso con el agua, el saneamiento y la higiene por parte del Gobierno de Ruanda.

Ruanda tiene una oportunidad única para desarrollar un programa eficaz, y está demostrando lo que se puede lograr a través de un fuerte compromiso de los gobiernos y la colaboración con las organizaciones internacionales, los organismos de ayuda bilateral y multilateral.

P. - ¿Cuáles han sido sus principales logros?

R. - Durante mi mandato como jefe de equipo, llevamos agua limpia, saneamiento e higiene a cerca de 100.000 personas. Mi momento de mayor orgullo fue cuando el Ministro de Estado puso en marcha el nuevo sistema de recolección de agua de lluvia y las letrinas en la escuela primaria de Juru. Fue muy gratificante ver las sonrisas en los rostros de los alumnos y escucharlos hablar de que el simple hecho de tener agua limpia y los baños ha cambiado sus vidas.

P. - ¿Cuáles son los retos más difíciles a los que se enfrentaron?

R. - El desafío de la falta de agua y saneamiento es enorme, y no había muchas personas trabajando en el abastecimiento de agua y saneamiento. Por lo tanto, las expectativas de las autoridades y las demandas de las comunidades locales a menudo excedían los recursos disponibles. La priorización de las aldeas no sólo era difícil, sino que parecía que se estaba pasando por alto la gravedad de la situación para otras comunidades. Provoca sensación de vergüenza, como si se estuviera condenando a una comunidad a la miseria perpetua.

Durante mi mandato como jefe de equipo, llevamos agua limpia, saneamiento e higiene a cerca de 100.000 personas.

P. - ¿Cuáles son los problemas y las ventajas de trabajar con el Gobierno de Ruanda ?

R. - En Ruanda se coordinan todas las intervenciones del Gobierno en el sector a través de grupos de trabajo para evitar solapamientos, además de asegurar que cada organización está contribuyendo a la estrategia de reducción de la pobreza y el desarrollo económico - que es un plan a medio plazo para la visión 2020 del país. Considerando la utilidad de trabajar con un gobierno que se centra la prestación de servicios, es necesario el equilibrio entre la prestación de servicios, la implantación políticas adecuadas, la promoción de la financiación del sector y el fortalecimiento de la capacidad del sector para planificar y coordinar las intervenciones en materia de agua y saneamiento. Así, se trabajó a través de grupos de trabajo para asegurar un enfoque efectivo de las inversiones, mediante por ejemplo la creación de una red de periodistas que informan sobre agua, saneamiento e higiene (Red RWASHMedia) y la proporción de herramientas para monitorear el progreso del desempeño del sector respecto a los objetivos y la rendición de cuentas al Gobierno. 

P. - ¿Con qué otros socios ha trabajado?

R. - Trabajamos con socios (organizaciones locales) que implementaron el acceso agua, la mejora del saneamiento y programas de educación en higiene a través de opciones de tecnología sostenible a bajo costo, con el apoyo de los distritos para fortalecer su capacidad de planificar y coordinar las intervenciones de abastecimiento de agua y saneamiento y proporcionándoles herramientas (como cartografía) para monitorear el desempeño del sector a nivel de distrito.

P. - ¿Cuáles son los proyectos futuros en Ruanda?

R. - Antes de mi partida, se estaba desarrollando una nueva estrategia en las zonas donde los planes futuros podrían añadir valor al sector, incluyendo una innovación relativa al agua a bajo costo, tecnologías de saneamiento e higiene y métodos que garanticen a los grupos más vulnerables mejorar sus prácticas de higiene y obtener acceso al agua y saneamiento. Otras áreas de interés son la equidad y la inclusión, la sostenibilidad de la infraestructura y la promoción de soluciones sostenibles que tengan un impacto real en las vidas de las personas.

P. - ¿Qué papel ha tenido el agua y el saneamiento en el proceso de reconciliación de Ruanda?

Creemos que dar acceso al agua potable y saneamiento contribuye reconciliación de Ruanda.

R. - Priorizamos un área del país que experimentó la ira del genocidio porque estaba habitada predominantemente por los tutsis. Las intervenciones se han centrado en las comunidades más pobres y vulnerables. Por ejemplo, los famosos sistemas comunitarios de recogida de aguas pluviales , un nuevo modelo para la recogida de aguas pluviales a gran escala que se puso a prueba en el pueblo huérfano de Ntarama, los cuáles apoyaron un programa del gobierno de promoción de la salud ambiental centrado en los pueblos huérfanos. Creemos que dar acceso al agua potable y saneamiento contribuye reconciliación de Ruanda.

P. - ¿Qué necesitan hacer los líderes para asegurar que en Ruanda y, de hecho en toda África, haya acceso a agua potable y saneamiento?

R. - Creo que los líderes deben alejar su atención de los objetivos de ajustes y centrarse en las soluciones sostenibles que tendrán un impacto real en las vidas de las personas. El agua juega un papel muy importante en la seguridad alimentaria, el crecimiento económico, la escasez de recursos y el cambio climático. Agua, saneamiento e higiene juegan un papel muy importante en la salud y la educación, que son fundamentales para el progreso humano.

Consulta la version original de la entrevista en inglés.

Comentarios