La Comisión de Desembalse del Bajo Ebro acuerda el ajuste y reducción de las aportaciones desde el embalse de Mequinenza

0
281
281

La Comisión de Desembalse del Bajo Ebro, órgano colegiado de la Confederación Hidrográfica del Ebro, en reunión extraordinaria, ha acordado esta mañana, por unanimidad, reducir las sueltas desde el sistema Mequinenza-Ribarroja-Flix, en Tarragona.

De este grupo de embalses, gestionados por Endesa Generación, dependen, además de la producción hidroeléctrica, las concesiones de las comunidades de regantes de los canales de la Margen Derecha y la Margen Izquierda, así como varios abastecimientos, incluido el de Tarragona capital y el mantenimiento del caudal del río Ebro en su tramo final.

El acuerdo se ha centrado en la reducción que han aceptado las comunidades de regantes en sus caudales concesionales, respetando eso sí, en el caso del Canal de la Margen Derecha el mantenimiento del caudal agro-ambiental. Eso permitirá, ante la situación que vive el embalse de Mequinenza, que se mantenga el caudal del río Ebro en su tramo Bajo (estación de Tortosa) en los 100 m³/s. 

El objetivo final de esta medida es reducir las salidas del embalse de Mequinenza que se encuentra a un 38%, con 586 hm³, uno de los peores registros de los últimos 20 años y el peor de un mes de octubre, debido al fuerte estiaje que ha sufrido el río Ebro durante los últimos meses por la baja pluviometría del año hidrológico que acaba de concluir.

Esta decisión pretende mantener todo lo posible las reservas en este embalse del que cuelgan los usos antes descritos, en espera de la llegada de pluviometría a la Cuenca del Ebro, cuando se comprobará el ritmo de recuperación del volumen embalsado. Hasta la fecha y durante este periodo de sequía hidrológica, con bajos caudales y escasa pluviometría en la Cuenca, se han cubierto todos los usos con concesión dependientes de este sistema, ajustando al máximo los desembalses. 

Actualmente se aportaban desde Ribarroja un total de 150 m³/s, de los que la mayoría provienen de Mequinenza (directamente del eje del Ebro), que se ajustan teniendo en cuenta las aportaciones de los ríos Cinca y Segre, que desembocan en la cola del embalse de Ribarroja y que también se están viendo afectados por el estiaje y por los ajustes de los desembalses de sus sistemas. De esos 150 m³/s se destinaban 100 al caudal del río Ebro y 50 para las concesiones del Consorcio de Aguas de Tarragona (abastecimiento a esta ciudad) y de las comunidades de riego de los canales de la Margen Derecha y Margen Izquierda, que también incluyen un porcentaje de caudal para necesidades medioambientales. 

El acuerdo asumido por unanimidad fija las salidas desde el sistema entre los 132 y los 139 m³/s. Esta cantidad permitirá mantener los 100 m³/s del río Ebro y las necesidades de abastecimiento. Para ello, los sistemas de regadío han asumido disminuir al máximo el uso de sus derechos concesionales y se derivará por ellos, eso sí, el caudal para las necesidades medioambientales, como el apoyo a los humedales del Parque Natural del Delta del Ebro y también el caudal para el abastecimiento de Tarragona.

En concreto, el Canal de la Margen Derecha pasará de los 24 m³/s actuales, a 22 m³/s, que es la cantidad del mantenimiento del caudal agro-ambiental del sistema. 

Por su parte, el Canal de la Margen Izquierda pasará de 24 m³/s, a 10 m³/s durante el mes de noviembre, 16 m³/s en el mes de diciembre y 10 m³/s en el mes de enero.

Esta medida es provisional, como se ha destacado en la propia Comisión y se revisará según la evolución de las reservas.

Comentarios