La CHE acuerda con Bardenas la cesión de caudales de Yesa para mejorar el abastecimiento a Zaragoza y su entorno durante el estiaje

0
86
86

La Confederación Hidrográfica del Ebro y la Comunidad General de Usuarios de Bardenas, han acordado realizar durante este verano una cesión de caudales desde el sistema Yesa-Bardenas que se destinarán de forma provisional y parcial al abastecimiento de agua de boca de Zaragoza y su entorno. Esta medida ha sido solicitada por el Ayuntamiento de la capital.

Esta respuesta de los usuarios concesionales del embalse de Yesa, que han soportado un periodo de sequía durante este año hidrológico, tiene como objetivo evitar la merma de calidad del agua de abastecimiento que se podría sufrir estos meses de verano debido al fuerte estiaje esperable y que puede repercutir en los parámetros del Ebro y por ende, del Canal Imperial, desde donde se abastece Zaragoza.

El Organismo de Cuenca, a cambio de esta cesión por parte de los usuarios con derecho del embalse de Yesa, autorizará la instalación de un bombeo en el propio embalse que permita utilizar hasta 20 hm³ más del volumen embalsado y que actualmente quedan por debajo del nivel de la toma del Canal de Bardenas.

En concreto, la actuación consistirá en unir uno de los tubos del nuevo desagüe de fondo de la presa de Yesa con la propia toma del Canal, permitiendo evacuar caudales por esta vía. Allí se podrá instalar una bomba cuando el nivel del embalse lo hagan necesario, posiblemente tras el verano. 

Abastecimiento

Para Zaragoza y su entorno se portará desde Yesa hasta un máximo de 1 m³/s durante los meses de verano, a lo que se sumarán sueltas complementarias desde el embalse lateral de Laverné, con lo que se alcanzarán los 1,2 m³/s, que cubrirá el 50% del abastecimiento total de la ciudad de Zaragoza y una parte mayor de los abastecimientos a los municipios del entorno.

El resto del agua necesaria para cubrir la demanda de agua de boca se tomará directamente del Canal Imperial, que portará también un porcentaje de agua procedente del embalse de La Loteta, que debe comenzar un proceso de vaciado.

Hay que recordar que un abastecimiento garantizado y definitivo a la ciudad de Zaragoza depende de la finalización de las obras de todo el sistema, lo que incluye el recrecimiento del embalse de Yesa.

Este servicio se realiza a través de la conducción principal del abastecimiento a Zaragoza desde Yesa, en los tramos Sora-Loteta y Loteta-Zaragoza, incluyendo los depósitos de Casablanca, ejecutado y explotado por la sociedad estatal dependiente del Ministerio, Aguas de la Cuenca del Ebro, S.A. (AcuaEbro) Desembalse de La Loteta.

Este acuerdo para la aportación de caudales desde Yesa, se complementa además, con una maniobra necesaria de vaciado durante estos meses de verano del embalse de La Loteta, que se encuentra en fase de puesta en carga.

Este embalse tiene una capacidad total de 104 hm³, pero se encuentra actualmente al 40% de su capacidad. Desde que se iniciara su puesta, en 2009, el embalse ha tenido que compaginar su fase de pruebas con la aportación de agua para el abastecimiento de Zaragoza y para el mantenimiento del caudal mínimo de dilución de 30 m³/s en el río Ebro en la capital, durante el periodo seco del pasado año. A esto se ha sumado un proceso de evaporación del agua embalsada, principalmente en los últimos meses, cuando por las bajas aportaciones durante el periodo de sequía, no ha habido prácticamente renovación de sus reservas.

A pesar de que en este caso no se ha alcanzado el nivel máximo de agua embalsada, por las razones expuestas, la puesta en carga de los embalses incluye una maniobra de vaciado de los mismos que permite comprobar el comportamiento de la presa, de sus laderas y la evolución normal de las filtraciones.

En el caso de La Loteta, la maniobra se desarrollará desde mediados de julio, hasta final de septiembre y concluirá dejando en 10 hm³ las reservas del embalse. Se realizará por dos vías, con un desembalse a través del desagüe de fondo de 300 l/s, que se aportarán al río Ebro y otro al Canal Imperial de entre 4-5 m3/s. Este último se disolverá con el agua del propio Canal, reduciendo la presencia de sulfatos actualmente presente en las aguas de La Loteta y sirviendo para completar el abastecimiento de agua a Zaragoza y entorno.

El desembalse se ha autorizado en este momento para que, además, cumpla con otros dos requisitos técnicos. En primer lugar, al realizar el desembalse en el periodo del verano, coincidiendo con el estiaje del Ebro, los caudales se destinarán a complementar lo que circula por el río a su paso por Zaragoza, evitando realizar esa aportación desde otros sistemas afluentes.

Además, en La Loteta, la disolución de sales contenidas en algunas partes del vaso del embalse, junto con el rápido descenso de volúmenes embalsados, tanto por la sequía y las bajas aportaciones, como por la evaporación, han colaborado en el aumento de la concentración de sulfatos en el agua, superándose actualmente los 500mg/l. Aunque el resto de los parámetros de control de calidad del agua se sitúan en niveles de excelencia, este punto debe controlarse y se ha considerado que el vaciado contribuirá a la reducción de este contenido de sulfatos.

Comentarios