65 millones de euros para mejorar el abastecimiento y saneamiento en Extremadura

0
139

Sobre la Entidad

Gobierno de Extremadura
La Junta de Extremadura es el órgano colegiado que ejerce las funciones propias del gobierno de la comunidad autónoma extremeña.
139
  • Más de 40 municipios extremeños verán mejorado su suministro de agua o la depuración de sus aguas residuales a partir de este año gracias a una inversión de 65 millones de euros puesta en marcha por la Consejería de Fomento, Vivienda, Ordenación del Territorio y Turismo.
  • Todas las obras se desarrollarán a través de la Dirección General de Carreteras y Obras Hidráulicas y redundarán en beneficio de los ciudadanos en un plazo máximo de tres años.

“Uno de los retos más importantes para el Gobierno de Extremadura en la presente legislatura es lograr una gestión racional y eficiente del recurso agua en todo su ciclo y en ello estamos trabajando de forma intensa a través de la Estrategia Agua 2014-2020”, asegura el consejero de Fomento, Vivienda, Ordenación del Territorio y Turismo, Víctor del Moral.

“En definitiva, trabajamos para una mejora integral de la calidad de nuestras aguas, así como de los sistemas de abastecimiento, saneamiento y depuración de aguas residuales, lo cual permitirá una optimización de todos los procedimientos”, añade el titular de Fomento.

El mayor esfuerzo inversor se está realizando en la construcción de estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR) y colectores, que movilizará más de 45 millones de euros de inversión en 18 localidades extremeñas.

La mejora del abastecimiento de agua a 21 municipios de la región supondrá, por su parte, un presupuesto superior a los 18 millones de euros.

La inversión correspondiente a encauzamientos es de 713.000 euros.

Obras destacadas de mejora del Abastecimiento

La obra más importante, en lo que a mejora del abastecimiento de agua se refiere, es la que se ejecutará en El Torno y Rebollar, con una inversión de 4,3 millones de euros. Esta actuación está en proceso de contratación. El periodo de ejecución de las obras es de 22 meses, a partir de los cuales se iniciará un plazo de tres meses de pruebas.

También se encuentra en proceso de contratación la mejora del abastecimiento a Olivenza y sus pedanías, con un presupuesto de 1,4 millones de euros. Se actuará en la conducción desde la estación de tratamiento de agua potable hasta el depósito regulador de estos pueblos. La duración de las obras será de nueve meses.

En la primera mitad del 2013, hay tres pueblos que han visto mejoradas de forma significativa sus infraestructuras de abastecimiento. Se trata de San Martín de Trevejo, Gargantilla y Valdeobispo, con inversiones de 3,2 millones, 2,6 y 1,6, respectivamente.

Este mismo verano darán comienzo las obras de mejora en Villar del Rey, El Bronco y Cabezuela del Valle, que estarán finalizadas en seis meses. Antes, en octubre, terminará la que se está desarrollando en Casas del Monte.

Asimismo, están en proceso de adjudicación o contratación las obras de mejora en la Mancomunidad de Alange, Valdelacasa de Tajo, Valdelacalzada, Piedras Albas, Robledillo de la Vera, La Garrovilla, Esparragalejo y Maguilla. También está en proceso de contratación la mejora de la línea eléctrica, los transformadores y el bombeo en la toma de agua de la presa del Sillo, en Fregenal de la Sierra e Higuera la Real.

Saneamiento

En lo que a saneamiento se refiere, la inversión más importante en lo que va de año ha sido la construcción de una estación depuradora de aguas residuales para Guijo de Galisteo y sus pedanías (Valrío, El Batán y Morcillo), con 4,5 millones de inversión.

Ceclavín también cuenta con nueva EDAR desde junio pasado tras la inversión de 2,1 millones de euros.

Otros tres municipios estrenarán EDAR desde ahora hasta enero próximo. Son Navas del Madroño, Valencia del Ventoso y La Codosera, donde se ha destinado, 2,2 millones de euros, 2,3 y 3,3 millones, respectivamente.

Desde finales de 2013 y durante los próximos tres años dispondrán, de forma escalonada, de nuevas depuradoras los municipios de: Sierra de Fuentes, Salvaleón, Fuentes de León, Peloche, Malpartida de Plasencia, Moraleja, Riolobos y sus pedanías, Puebla de Obando, Santa Marta de los Barros, y Almoharín. En Montijo, Puebla de la Calzada y Acebo, por su parte, se instalarán nuevos colectores.

El Tratamiento de las Aguas Residuales

Desde el año 1984 se ha venido actuando en materia de depuración de aguas residuales por parte del Gobierno de Extremadura así como por parte del Estado y las Entidades Locales. Para dar cumplimiento a la Directiva 271/91 se ha actuado principalmente en los grandes núcleos urbanos.

En la actualidad hay gran cantidad de núcleos urbanos con menos de 2.000 habitantes que no disponen de sistema de depuración, además este tipo de núcleo es el mayoritario en nuestra región. Por otro lado mientras que los sistemas de depuración para las principales poblaciones están complemente contrastados no ocurre lo mismo con los de las pequeñas.

Por ello se pretende un estudio mediante programas piloto del sistema de depuración óptimo para Extremadura en poblaciones con menos de 2.000 habitantes (la gran mayoría).

El abastecimiento y la depuración es una de las grandes asignaturas pendientes en este tipo de poblaciones, a las que se les debe dar soluciones sostenibles económica y medioambientalmente.

Se pretende que el sistema de depuración a aplicar permita, respetando el medio ambiente, reducir los recursos económicos que han de ser movilizados tanto en su construcción como en su explotación.

La Estrategia Agua 2014-2020 del Gobierno de Extremadura

La gestión racional del agua en la región no sólo compete a la Administración Autonómica, sino que se desarrollará en colaboración con el resto de administraciones con competencias: administración Estatal, empresas públicas y administración local.

La coordinación y planificación de las inversiones a acometer por cada uno de los organismos interesados dentro de la Estrategia Agua requiere un esfuerzo previo de conocimiento preciso de la situación y las necesidades de la población, así como una adecuada estrategia para la priorización de las inversiones a acometer. Por ello, la Estrategia Agua representa un ambicioso programa de actuaciones cuyo objetivo final garantizará la optimización de los recursos del agua en Extremadura y de las inversiones asociadas a los mismos.

Esta estrategia del Gobierno de Extremadura se basa en tres pilares fundamentales: el conocimiento exhaustivo y completo de la situación actual, abarcando al ciclo completo del Agua; la determinación de las necesidades de actuación, y la priorización de las actuaciones e inversiones a acometer.

La progresiva complejidad de los sistemas de abastecimiento, saneamiento y depuración de agua en los diferentes núcleos de población de Extremadura, tanto en sus infraestructuras, composición, formas de gestión y agrupación, etc., requieren de un importante esfuerzo para disponer de un conocimiento exhaustivo de los mismos.

La Dirección General de Carreteras y Obras Hidráulicas dispone de variadas herramientas y aplicaciones que, de un modo incompleto, y en algunos casos poco actualizado, contienen, no obstante, un volumen de información importante. El Plan pasa por la implementación de un sistema de información, que, de un modo integral, recoja toda la información relevante acerca de las infraestructuras relativas al ciclo del agua, desde su captación hasta su depuración y retorno a los cauces.

El sistema de información unificará y coordinará todos los trabajos anteriores. Se pretende que la realización del nuevo SISTEMA DE INFORMACION abarque a toda la región y asegure un conocimiento completo de cada población.

Dicho sistema no sólo facilitará el acceso a la información recopilada, sino que incorporará herramientas de análisis de los sistemas que permitan, tanto de un modo individualizado como agrupado, la determinación de las necesidades y carencias de los mismos en orden a determinar las necesidades de inversión.

En definitiva, el sistema de información propuesto debe cubrir tres aspectos primordiales: el conocimiento actualizado y veraz de las infraestructuras del ciclo del agua en cada población individual y/o agrupación; la determinación de los déficits y problemática de las poblaciones y sistemas incluidos, y la definición de las actuaciones a acometer, por las diferentes administraciones implicadas, para la resolución efectiva de la problemática detectada.

El objetivo final de la Estrategia Agua es la consecución de un adecuado funcionamiento de los sistemas y, finalmente, un adecuado nivel de satisfacción de las necesidades del consumidor y la salvaguarda del medio ambiente.

En el entorno económico presente, tan importante como la determinación de los importes a invertir por parte de las administraciones públicas debe ser la correcta priorización y ordenación de las mismas, de manera que en el marco de un presupuesto necesariamente ajustado, se logre una mayor eficiencia del mismo.

La Estrategia Agua se apoyará en la definición de las prioridades de actuación en dos sentidos: programas prioritarios de actuación, ubicaciones o sistemas con prioridad de actuación.

En el primero de los casos, la estrategia definirá los aspectos de inversión que se consideran prioritarios, en ese sentido, y ante un panorama en el que las situación de grave riesgo de desabastecimiento puede darse por erradicada en la práctica totalidad de los casos, en ese caso se apostará por la depuración de las aguas residuales.

En el segundo, se apostará por la caracterización de los sistemas de abastecimiento-saneamiento desde el punto de vista de su probabilidad o riesgo “de fallo”, entendido este como la situación por la cual se puede producir un incorrecto funcionamiento de los mismos, y, en consecuencia, un inadecuado nivel de servicio al ciudadano. Este concepto, que será tratado de una manera sistemática bajo la denominación de “vulnerabilidad”, permitirá la detección de ámbitos espaciales en los que debe actuarse de un modo prioritario, para reducir una mayor posibilidad de fallo.

No obstante, el esfuerzo inversor y planificador no obvia la existencia de zonas en las que la debilidad o vulnerabilidad de los sistemas de abastecimiento de agua potable existentes puede suponer un riesgo importante en situaciones de sequía.

Las actuaciones a adoptar en estas zonas serán relativamente complejas, pudiendo requerir, en algunos casos, una profunda reorganización de los sistemas existentes para dotarlos de un mayor grado de seguridad y garantía.

En definitiva, se trata, de la definición de actuaciones integrales, a nivel de anteproyecto, y basadas en un "robusto" estudio de alternativas previo, que permita la optimización de las inversiones a acometer sobre aquellas zonas en las que los sistemas de abastecimiento-saneamiento presenten una mayor vulnerabilidad.

Comentarios