El acceso al agua potable y saneamiento es uno de los ejes de la política exterior de España, afirma Margallo

0
120

Sobre la Entidad

El Ministerio planifica, dirige, ejecuta y evalúa la política exterior del Estado y la política de cooperación, de conformidad con las directrices del Gobierno y en aplicación del principio de unidad de acción en el exterior.
  • Ofrece un almuerzo a 32 embajadores acreditados ante la ONU, ante quienes defiende la candidatura de España al Consejo de Seguridad.

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha clausurado en Madrid el seminario “El agua como factor clave para la paz, la estabilidad, el desarrollo y los derechos humanos”. En el  ha afirmado que el acceso al agua potable y el saneamiento es uno de los ejes de la política exterior española, y por eso España defiende distintas iniciativas al respecto en los foros multilaterales.

Este seminario, celebrado en el marco de la visita de los Embajadores Representantes Permanentes de Naciones Unidas a España, ha acogido un elevado número de participantes, y de muy diversas regiones geográficas, para participar en las dos mesas redondas: “El Agua como factor de paz y estabilidad” y “El Agua como derecho humano y factor de desarrollo”.

El agua es y será, cada vez más, un factor clave para el mantenimiento de la paz

En la primera mesa redonda se ha subrayado que el agua es y será, cada vez más, un factor clave para el mantenimiento de la paz y seguridad internacionales. Y ante los desafíos que plantean las tensiones demográficas, económicas y medioambientales sobre la sostenibilidad de los recursos hídricos, existen oportunidades ligadas al agua que hay que estudiar detalladamente respecto a gestión común de los recursos y mayor participación de los actores implicados.

En la segunda mesa redonda se ha destacado la estrecha relación existente entre agua, desarrollo y derechos humanos, así como los efectos multiplicadores de la inversión en agua y saneamiento en otros ámbitos relacionados con el desarrollo como la salud, educación o crecimiento económico. También se ha señalado que la consideración del agua como factor de desarrollo está íntimamente ligada al reconocimiento del acceso al agua potable y el saneamiento como un derecho humano.

A este respecto, España ha impulsado intensamente el reconocimiento internacional del derecho al agua y saneamiento como un derecho humano y promovido su adopción por la Asamblea General de Naciones Unidas en 2010 y por la Declaración Final de Rio+20.

En su intervención, el ministro García-Margallo ha recordado que la paz, seguridad, desarrollo y derechos humanos son ejes fundamentales de la labor de Naciones Unidas y también de la política exterior de España. Por ese motivo, el Gobierno español ha situado el agua y saneamiento entre sus ejes prioritarios.

García-Margallo se ha referido a la llamada “geopolítica del agua”. A este respecto, ha destacado que la cuestión del agua es uno de los grandes desafíos a los que se enfrenta la mayor parte del planeta en estos momentos. Por ello, es fundamental una gestión sostenible y concertada de los recursos hídricos como única forma de responder eficazmente a los riegos, desafíos y oportunidades que el agua plantea. En consonancia con estas ideas, España acaba de lanzar, junto con Argelia, una “Estrategia del Agua en el Mediterráneo Occidental”.

Asimismo, ha puesto en valor el nivel tecnológico y de experiencia de las empresas españolas en este sector, líderes en desalinización, reutilización y tratamiento de agua como una forma de utilizar las nuevas tecnologías en favor de una mayor sostenibilidad del agua como recurso limitado.  

Comentarios