El Niño se debilita a gran velocidad

0
190
  • Niño se debilita gran velocidad
  • El episodio de "El Niño" de 2015/2016, que era de gran intensidad, se está debilitando rápidamente, según informa la Organización Meteorológica Mundial. No obstante, todavía hay posibilidades de que influya en las condiciones climáticas de algunas regiones hasta mediados de año.

Sobre la Entidad

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) tiene por objeto el desarrollo, implantación, y prestación de los servicios meteorológicos de competencia del Estado y el apoyo al ejercicio de otras políticas públicas y actividades privadas, contribuyendo...
190

Según los modelos de predicción climática se volverá a unas condiciones neutras de El Niño/Oscilación del Sur (ENOS) en mayo de 2016, habiendo aumentado las posibilidades de que se forme un episodio de La Niña en el tercer trimestre del año. Es altamente improbable que se reactive el episodio de El Niño en 2016. Los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales supervisarán de cerca la evolución del fenómeno ENOS en los próximos meses.

El Niño de 2015/2016 fue comparable en intensidad a los fuertes episodios de 1982/1983 y 1997/1998

Entre octubre de 2015 y febrero de 2016 las temperaturas oceánicas en las partes central y oriental del Pacífico tropical superaron la media en más de 2 grados Celsius, pero actualmente están volviendo a unas condiciones neutras. Así, a principios de mayo, se apreciaba ya un descenso de las temperaturas de esas zonas, que se situaban entre 0,5 y 1,0 grados Celsius por encima de la media.

Los indicadores atmosféricos propios de un episodio muy fuerte de El Niño observados a comienzos de año, se fueron debilitando significativamente hacia unas condiciones neutras de ENOS a principios de mayo. Entre esos indicadores característicos cabe citar una presión atmosférica más baja de lo normal en las partes central y oriental del Pacífico tropical, el debilitamiento y, en ocasiones, la inversión de los vientos alisios de las capas bajas del Pacífico, una nubosidad superior a la media y un aumento de la precipitación cerca de la línea internacional de cambio de fecha y al este de la misma. Por lo general, los episodios de El Niño persisten hasta bien entrado el primer trimestre del año siguiente a su formación y a veces hasta el segundo trimestre, antes de que vuelvan a darse unas condiciones neutras. Debido a su fuerte intensidad, este episodio de El Niño ha perdurado hasta principios de mayo, aunque con una intensidad débil, pero probablemente se vuelva a unas condiciones neutras antes de finales de mayo.

Entre enero y principios de mayo de 2016 las temperaturas bajo la superficie del Pacífico tropical, al este de la línea internacional de cambio de fecha, pasaron de ser significativamente superiores a la media a estar por debajo al extenderse las aguas frías profundas de las partes occidental y central del océano Pacífico ecuatorial hacia el este y hacia la superficie. Recientemente, las aguas superficiales del cuarto oriental del Pacífico tropical se han enfriado más de lo normal. Si bien las aguas superficiales del centro y centro-este del Pacífico siguen siendo más cálidas de lo normal, las temperaturas a escasa profundidad están por debajo de lo normal, lo que apunta a que probablemente las aguas superficiales se enfríen aún más en los próximos meses. Por lo general, tras varios episodios fuertes de El Niño, entre ellos el de 1997/1998, siempre se ha producido un episodio de La Niña.

Actualmente, todos los modelos de predicción dinámica y estadística considerados predicen que las temperaturas de la superficie en las partes central y oriental del océano Pacífico tropical descenderán aún más en los próximos meses. Según muchos de esos modelos, las temperaturas se mantendrán en una gama comprendida entre -0.5 y +0.5 grados Celsius con respecto a la media durante los trimestres de mayo a julio y de junio a agosto. Más de la mitad de los modelos indican que a partir del período de julio a septiembre y durante el resto de 2016 las temperaturas del centro-este del Pacífico tropical descenderán más de 0,5 grados Celsius por debajo de la media, lo que es indicativo de unas condiciones características, cuando menos, de un episodio débil de La Niña. No obstante, persiste un cierto grado de incertidumbre puesto que las predicciones realizadas en esta época del año suelen ser menos exactas que las que se hacen durante el segundo semestre del año.

Las proyecciones estacionales deberán tener en cuenta los efectos relativos tanto de El Niño y La Niña como de otros condicionantes climáticos pertinentes a escala local 

La temperatura media trimestral de la superficie del mar en la parte central del océano Pacífico tropical, es superior en más de 2 grados Celsius a la media durante el apogeo del episodio de El Niño de 2015/2016, indica que este episodio fue comparable en intensidad a los fuertes episodios de 1982/1983 y 1997/1998. Si bien las temperaturas máximas oceánicas fueron prácticamente igual de elevadas que las del episodio de 1997/1998, otros aspectos del episodio de El Niño de 2015/2016 no fueron de la misma intensidad, como las temperaturas de la superficie y subsuperficie del mar en el tercio oriental del Pacífico tropical o la extensión hacia el este de una nubosidad y precipitación más intensas de lo habitual a lo largo del ecuador.

En los próximos meses se vigilarán de cerca las condiciones oceánicas y atmosféricas en el Pacífico tropical a fin de evaluar mejor el ritmo de disipación del episodio de El Niño y una posible transición a un episodio de La Niña.

Es importante tener en cuenta que El Niño y La Niña no son los únicos factores que condicionan las características climáticas a escala mundial. Además, no existe necesariamente una correspondencia directa entre la intensidad de un episodio de El Niño y sus efectos climáticos a escala regional. Por lo que se refiere a la escala regional, las proyecciones estacionales deberán tener en cuenta los efectos relativos tanto de El Niño y La Niña como de otros condicionantes climáticos pertinentes a escala local. Por ejemplo, se sabe que la temperatura de la superficie del océano Índico, del sureste del Pacífico y del Atlántico tropical influyen en el clima de las zonas terrestres adyacentes. A escala regional y local puede encontrarse información aplicable en las predicciones climáticas estacionales regionales o nacionales, tales como las elaboradas por los Centros Regionales sobre el Clima (CRC) de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), los Foros regionales sobre la evolución probable del clima (FREPC) y los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales (SMHN).

En resumen:

  • El episodio de El Niño de 2015/2016 se está debilitando rápidamente y actualmente se está volviendo a unas condiciones neutras de ENOS;
  • Durante el apogeo de este episodio de El Niño su intensidad fue comparable a la de los fuertes episodios de 1982/1983 y 1997/1998;
  • De la mayoría de los modelos considerados y la opinión de los expertos se desprende que en junio en el Pacífico tropical se habrán alcanzado unas condiciones neutras de ENOS, habiendo aumentado las posibilidades de que se forme un episodio de La Niña en el tercer trimestre y no habiendo prácticamente ninguna posibilidad de que en 2016 se reactive el episodio de El Niño;
  • En muchas regiones los episodios de El Niño pueden seguir teniendo repercusiones durante su declive. Con el actual episodio, algunas de ellas podrían durar hasta mediados de año.
  • Seguirá vigilándose atentamente la evolución del fenómeno ENOS. Durante los próximos meses los expertos en predicción climática suministrarán periódicamente interpretaciones más detalladas de las variaciones climáticas a nivel regional, que difundirán los SMHN. 

Para más información relativa a los CRC de la OMM y enlaces sobre el particular, puede consultarse aquí.

Comentarios