El presidente de la JARC, sobre la subida del canon del agua en Cataluña: "No se puede hacer pagar a agricultores y ganaderos por un servicio que no se ha ofrecido"

0
51
51

El presidente de la JARC en Lleida, Joan Carles Massost, ha instado este jueves a los agricultores y ganaderos que podrían estar afectados por el nuevo canon del agua, aprobado por el Consejo de Administración de la Agencia Catalana del Agua para 2014, a no pagarlo.

En rueda de prensa, ha reclamado a los grupos del Parlament que impidan en la tramitación de los Presupuestos esta "lamentable iniciativa", lo que también han pedido desde Unió de Pagesos.

Massot ha señalado que la ACA pretende grabar lo que se denomina tipo de gravamen general que, a su juicio, no es justificable porque las explotaciones o bien ellas mismas han tenido que hacer frente a las inversiones para aprovechar aguas de pozos o ya pagan por el hecho de alcanzarse de infraestructuras de regadío.

"No se les puede hacer pagar por un servicio que no se ha ofrecido", ha señalado Massot, para quien tampoco mejora nada si la aplicación es progresiva, dado que lo que preocupa realmente es que la Generalitat quiera abrir esta puerta y no se plantee volver atrás.

También ha recalcado que si se considera que hay que aplicarlo por la potencial contaminación, es decir como gravamen específico, tampoco tendría sentido puesto que los ganaderos catalanes ya han invertido "decididamente" en materia sanitaria y medioambiental.

En su opinión, los agricultores y ganaderos han tenido que asumir elevados costes para cumplir la normativa europea y disponer de un plan para la correcta gestión de las deyecciones ganaderas, a la vez que han invertido en la mejora de la gestión del uso del agua.

"Si hablamos de establecer una tasa, hay que definir claramente el servicio obtenido, que a estas alturas no parece estar claro, y por otro lado, plantearse si se tienen competencias, dado que la ACA inicialmente sólo las tiene dentro del ámbito de las cuencas internas de Catalunya", ha apuntado.

La organización ha calculado la afectación económica que el canon tendría, con coeficiente 0,5, sobre los diferentes tipos de explotaciones ganaderas y, según este estudio, en una explotación de vacuno de leche de unos 500 animales supondría 85 euros anuales.

A modos de ejemplo, el estudio cifra en unos 1.117,95 euros anuales el coste para una explotación de producción porcina de madres de unos 1.000 animales, y en 1.072 en el caso de una explotación de engorde de unos 2.000 animales.

Para una granja con 25.000 gallinas ponedoras, supondría unos 792,50, y en una explotación de terneros de engorde de unos 500 animales 699,25 euros.

También ha precisado que en una explotación de vacas de leche de unas 100 cabezas supondría 326,46 euros, y en una explotación con 1.000 ovejas de reproducción, 576.

JARC enfatiza que el canon tendría unos efectos muy negativos para las explotaciones ganaderas que, ha añadido, en muchos casos ya sufren unos precios de venta bajos, debido a su carencia de capacidad negociadora dentro de la cadena alimentaria y unos costes de producción cada vez más elevados, que escapan a su control y que no pueden repercutir en el valor final de su producto.

Comentarios