La mejora de los regadíos en Cádiz ha afectado a 37.367 hectáreas entre los años 1995 y 2014

0
29
29

El total de actuaciones de mejora de los regadíos financiadas por la Junta de Andalucía en la provincia de Cádiz ha afectado a 37.367 hectáreas durante el periodo comprendido entre los años 1995 y 2014. Para ello, se han invertido en todas las comarcas agrarias de Cádiz un total de 161.798.000 euros, una cifra de la cual las administraciones públicas han aportado 74.766.000 euros, es decir, un 46 por ciento del total.

Según detalla la Junta en una nota de prensa, hay dos tipos de actuaciones realizadas en la mejora de los riegos: las de transformación en regadíos, que implican obras nuevas, y las de modernización de los regadíos, que se refieren a las obras para adaptar los ya existentes.

En el apartado de la transformación en regadíos, en la provincia de Cádiz se han realizado actuaciones en un total de 6.373 hectáreas entre 1995 y 2014, y la inversión total ha sido de 26.314.000 euros. En este caso toda la inversión para adaptar las explotaciones al riego ha llegado de mano de la financiación pública.

En el apartado de la modernización de regadíos, en la provincia de Cádiz se han realizado actuaciones en 30.994 hectáreas. La inversión total ha sido de 135.484.000 euros, de los cuales las administraciones públicas han financiado 48.453.000 euros, un 35 por ciento, y el resto ha sido abonado por las comunidades de regantes.

Abierto el plazo para solicitar ayudas

El Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) ha publicado la Orden por la que se establecen las bases reguladoras para la concesión de ayudas para la mejora de los regadíos en Andalucía en el marco del Programa de Desarrollo Rural de Andalucía (PDR), y se efectúa su convocatoria para 2014.

El plazo de presentación de solicitudes para acceder a estos incentivos será de un mes a partir de la publicación de esta Orden en el BOJA. El presupuesto previsto asciende a los 7,6 millones de euros; una cuantía que será ampliada "en función de la demanda existente y de las disponibilidades presupuestarias".

Las inversiones que se realicen en el ámbito de esta Orden "deberán estar finalizadas y justificadas en el mes de junio de 2015 como máximo". Las ayudas previstas en esta Orden tienen como principal objetivo "apoyar a las comunidades de regantes en la ejecución de actuaciones para la mejora o la consolidación de regadíos y la reutilización de aguas residuales depuradas, aguas desalinizadas o de cualquier otra procedencia, siempre que se destinen a la mejora o la consolidación de regadíos".

Estos incentivos están cofinanciados por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural, con una aportación del 90 por ciento del precio de ejecución en el caso de obras y del 60 por ciento en el caso de asistencias técnicas.

Esta Orden se suma a otras publicadas con anterioridad por la Junta en 2008, 2009, 2010 y 2011 que han permitido atender "importantes proyectos de modernización". No obstante, es "necesario" aplicar una serie de modificaciones, incluidas en esta nueva Orden, para "facilitar a las comunidades de regantes un mejor conocimiento sobre la tramitación de las ayudas que permita la agilización de la instrucción, concesión y el pago de las mismas".

Entre estas modificaciones, destaca el establecimiento de un tope a los proyectos de 1,5 millones de euros para permitir que se ejecuten y justifiquen en el plazo que resta para este marco, junio de 2015, y permitir que accedan al máximo número de proyectos.

Además, la nueva Orden ha tenido en cuenta las alegaciones presentadas durante su tramitación por diferentes organizaciones de productores agrarios y asociaciones de regantes para adaptarlas a las necesidades específicas de Andalucía.

Así, se incluye la posibilidad de otorgar hasta 15 puntos por el ahorro de agua en acuíferos sobreexplotados y se valorará la instalación de sistemas de telecontrol destinados a evitar pérdidas de agua.

Estas ayudas se enmarcan en el paquete de once incentivos, con un presupuesto inicial de casi 40 millones de euros, anunciado recientemente por la consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Elena Víboras.

El objetivo de las mismas es la modernización de explotaciones, la mejora del regadío y de la transformación y comercialización. Estas once líneas se sumarán a otras 21 que la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural ya ha convocado, lo que supone que la Junta destinará 230 millones de euros de recursos públicos para apoyar inversiones necesarias en el medio rural andaluz.

Comentarios