Extremadura destina 50 millones de euros a llevar el regadío a Tierra de Barros y Monterrubio

0
70
70

 Las obras para la puesta en regadío de 18.000 hectáreas en las zonas de Tierra de Barros (15.000 hectáreas) y Monterrubio de la Serena (3.000 hectáreas) comenzarán en 2016 y se estima que puedan estar concluidas en un periodo de dos o tres años desde su inicio.

El presidente del Gobierno de Extremadura, José Antonio Monago, ha presentado dicho proyecto al que se destinarán 50 millones de euros procedentes de la Deuda Histórica y ha destacado que se busca con él favorecer un campo "del siglo XXI" y que sea sostenible y viable en el tiempo.

Según ha dado a conocer Monago, entre las novedades de este proyecto se encuentran "dos límites", por un lado que los costes de inversión para los agricultores no superen los 6.000 euros por hectárea, mientras que en la actualidad la media está entre los 11.700 y los 12.000 euros, y que los costes de explotación no superen los 300 euros por hectárea.

Con este proyecto de puesta en riego de 18.000 hectáreas se da respuesta a una "demanda histórica" de unos 5.000 regantes de la región

Ambos "límites" se han diseñado para la zona de Tierra de Barros, aunque se intentará que permanezcan de tal modo para el resto de nuevos regadíos, según ha expuesto Monago, que ha estado acompañado por el consejero de Agricultura, José Antonio Echávarri, así como los alcaldes y representantes de la zona de Tierra de Barros y Monterrubio.

Más novedades

Asimismo, entre otras novedades, el presidente del Ejecutivo regional ha avanzado que dicho proyecto ha conseguido además conectar las localidades pacenses de Alange con Villalba de los Barros, lo que garantiza que esta última población cuente con recursos de agua suficientes para su abastecimiento.

De igual forma, este proyecto tiene previsto utilizar aguas residuales depuradas provenientes de la depuradora de Almendralejo, un recurso poco utilizado pero que "está muy demandado" a nivel de la Unión Europea, según ha puesto en valor Monago.

Durante su intervención, el presidente extremeño ha incidido en la importancia que tiene el regadío en la región, ya que este sistema ocupa en Extremadura el 18 por ciento de la superficie agraria y produce el 60 por ciento de la renta final agraria.

Asimismo, además de fijar población en los entornos rurales, los regadíos generan "sobre todo" empleo y riqueza en la zona en la que se desarrolla, y el mismo debe conjugar elementos de "modernidad" y "tecnificación" con la "sostenibilidad" en el tiempo, ha añadido.

"Demanda histórica"

Para el presidente Monago, con este proyecto de puesta en riego de 18.000 hectáreas se da respuesta a una "demanda histórica" de unos 5.000 regantes de la región.

Sobre las 15.000 hectáreas potenciales de regadío privado en Tierra de Barros, el líder del Ejecutivo regional ha informado de que en estos momentos se está terminando de delimitar la zona reglable y se está trabajando en la constitución de la comunidad de regante.

También, y en relación a esta zona, el presidente del Gobierno de Extremadura, ha dado a conocer que hay peticiones para riego para un total de 30.000 hectáreas.

En el caso de Monterrubio, ha indicado que el proyecto anterior que existía era "inviable" económicamente, por lo que el mismo se ha replanteado para reducir de forma "drástica" los costes energéticos, y a día de hoy "se está en disposición" de abordar la redacción de un nuevo proyecto de obra para unas 3.000 hectáreas de regadío privado en esta zona.

Asimismo, y según ha expuesto Monago, se han elegido estas dos zonas (Tierra de Barros y Monterrubio de la Serena) y no otras por criterios técnicos y de sostenibilidad.

Medidas puestas en marcha desde 2011

El presidente del Gobierno de Extremadura ha hecho también un repaso a algunas de las medidas puestas en marcha desde que llegó al gobierno en 2011, y en este punto ha recordado que se han destinado más de 20 millones a la modernización de las infraestructuras de riego y se ha logrado que el Ministerio de Agricultura dé los "primeros pasos" para que la presa del Golondrón "sea una realidad".

De igual forma, como ha anunciado, se está construyendo la presa de Alcollarín para regar 1.100 hectáreas de la zona de Acollarín-Miajadas, cuya primera fase se está culminado, y en los próximos días se va a publicar en el BOE el decreto de reducción del perímetro de zona centro, que supondrá poner a disposición de inversión privada 8.440 hectáreas más en esta zona.

Opinión de los alcaldes

Por su parte, el alcalde de Almendralejo, José García Lobato, en representación de la zona de Tierra de Barros, ha destacado que la tierra de esta zona es la "mejor" de Extremadura, pero que le "faltaba agua".

Asimismo, el primer edil ha pedido confianza y apoyo a los agricultores para que este proyecto sea una "realidad" y se pueda contar con una agricultura "moderna".

El alcalde de Benquerencia de la Serena, Eduardo Tena, en representación de la zona de Monterrubio, ha resaltado que dicha obra es "muy importante" para la zona.

Comentarios