¿98 litros al día por persona en Zaragoza? En Unicef manejamos como referencia 20 litros al día por persona

0
282
  • Jose Gesti, especialista en Agua y Saneamiento de Unicef
    Jose Gesti, especialista en Agua y Saneamiento de Unicef

Sobre la Entidad

Década "El agua fuente de vida"
Decenio Internacional para la Acción El agua, fuente de vida 2005-2015. Naciones Unidas.
282

Entrevista a Jose Gesti, especialista en Agua y Saneamiento de Unicef y ponente en la Conferencia ONU-Agua de Zaragoza

Pregunta.- En acceso a agua y saneamiento se han hecho grandes avances, pero quedan justamente las zonas donde es más difícil llegar. ¿No es así?

Respuesta.- Exactamente. Y sabemos quiénes son los más difícil de abastecer de agua y equipos de saneamiento porque lo vemos. Sabemos que están en zonas rurales dispersas, donde los programas de abastecimiento no llegan porque resulta mucho más caro. Sabemos que se trata de áreas montañosas, donde no se puede acceder con maquinaria pesada. Sabemos que son los más pobres, los más desfavorecidos. En Unicef estamos viendo qué sistemas se pueden emplear para que sea más fácil llegar a estas poblaciones, con programas más económicos. Estamos haciendo mucho énfasis en la perforación manual de pozos, una técnica que en algunos casos no necesita ni energía y que permite obtener el agua únicamente a través de medios humanos.

“No tiene sentido proveer de letrinas a las comunidades si no lo ven como un beneficio”

P.- ¿Cuál es la cuestión clave ahora a partir de 2015?

R.- Resulta primordial defender el agua y el saneamiento como un derecho humano de todos. Y una de las primeras barreras que hay que eliminar es la inequidad. No se pueden dejar para el final aquellos que tienen un acceso más difícil, a los más desfavorecidos. Queremos ver un progreso en paralelo y un progreso equitativo.

P.- En el mundo quedan mil millones de personas que defecan al aire libre. Pero, ¿qué pasa cuando una comunidad no ve el saneamiento como una necesidad?

R.- Antes, se acudía a una comunidad y simplemente se construía unas letrinas. Sin embargo, esto era un error, nos dimos cuenta que en muchos casos la población que se suponía debía beneficiarse de ellas realmente no estaba concienciada de por qué tenían que usarlas. El resultado es que, o no se utilizaban, o quedaban en desuso por falta de mantenimiento. Uno de los avances fundamentales con las comunidades fue darnos cuenta de que había que trabajar en un cambio de comportamiento. No tiene sentido proveer de letrinas a las comunidades si no lo ven como un beneficio para ellas. Ahora se trabaja para que estas poblaciones entiendan cuáles son los vínculos entre la defecación al aire libre y la contaminación de sus propios recursos hídricos. Se utilizan programas de educación y de cambio de comportamiento para que sean ellos mismos los que empiecen a construir sus propios sistemas de saneamiento.

P.- Este es también un mayor problema para las mujeres y niñas. ¿No es así?

R.- Sí. Muchas niñas cuando están con la menstruación no quieren acudir al colegio porque tienen que compartir las letrinas o porque directamente no hay letrinas. Esto ocurre incluso en países de renta media: en muchas ocasiones, en India, las niñas prefieren no ir a las escuelas si no tienen los medios higiénicos básicos. Esto también se ve con el acceso al agua.  Son las niñas y las mujeres las que en muchas ocasiones tienen que andar durante varias horas hasta la fuente más cercana, hacer allí cola hasta que les toque su turno y volver a su comunidad. Esto es tiempo que se quita a las niñas del que deberían dedicar al colegio o a las mujeres del que podrían  utilizar en otras actividades productivas.

P.- En la inauguración de la Conferencia Anual de ONU-Agua de Zaragoza el alcalde de la ciudad, Juan Alberto Belloch, comentó que aquí se ha conseguido reducir el consumo de agua a los 98 litros al día por persona. ¿Qué opinas?

R.- ¿98 litros al día por persona en Zaragoza? Nosotros en Unicef, para dimensionar cómo abastecer una población en África subsahariana manejamos como referencia 20 litros al día por persona. Estas personas sí que saben cómo realizar un uso eficiente del agua porque tienen que hacer maravillas con ella, ya no solo cubrir sus necesidades humanas, sino también realizar otros muchos usos, como la colada.  Esta es una cuestión para la próxima agenda post 2015: Aparte del acceso universal, habría que conseguir un acceso universal equitativo.  

Comentarios