Desarrollan un método para eliminar el arsénico presente en acuíferos naturales

0
530
530

Investigadores de la Universidad de La Plata en Buenos Aires trabajan en el desarrollo de un método para remover el arsénico presente en acuíferos naturales y convertir el agua en apta para consumo humano. La técnica es sencilla y económica y se basa en el empleo de hierro metálico. Sólo en la provincia de Buenos Aires el agua del 80% del territorio se encuentra contaminada con arsénico. El consumo prolongado del contaminante puede causar desde la enfermedad Hidroarsenicismo Crónico General Endémico hasta diversas patologías oncológicas.

La presencia de arsénico en aguas subterráneas se debe a procesos geológicos naturales y varía según la ubicación geográfica. Argentina es uno de los países en el mundo más afectados por esta causa y en ciertas regiones puede provocar la enfermedad identificada desde principios del siglo XX como HACRE (Hidroarsenicismo Crónico Regional Endémico), que se caracteriza por la aparición de numerosas lesiones y tumores en la piel.

A diferencia de otros métodos de remoción de arsénico de las aguas, la técnica desarrollada por los investigadores del laboratorio de Ingeniería Sanitaria logra remover el elemento químico presente en acuíferos naturales y transformar el agua en apta para consumo humano, además, tiene la ventaja de ser “sencilla y de bajo costo”, explicó a InfoUniversidades el bioquímico Fernando García Einschlag, director del proyecto.

Los expertos explicaron que el arsénico tiene mucha afinidad con los óxidos de hierro y éste es uno de los elementos más abundantes en la corteza terrestre. La técnica del “Hierro Cero-Valente” consiste en poner en contacto el agua contaminada con hierro metálico. Como el agua tiene oxígeno disuelto, el hierro se oxida rápidamente y da lugar a la formación de partículas de óxidos de hierro que capturan el arsénico. Luego, por procesos de decantación y filtración, las partículas de óxido generadas son separadas y el agua tratada queda apta para consumo humano, con un nivel de arsénico por debajo de las 10 partes por billón (ppb), tal como lo establece la OMS.

En la provincia de Buenos Aires, los partidos de Tandil, Balcarce, Olavarría, Tapalqué, General Alvear, Bolívar, Daireaux, General La Madrid, Coronel. Suárerz, Saavedra, Tornquist, al igual que toda la región que coincide con las dunas que bordean la Costa Atlántica Bonaerense, son los únicos que cuentan con agua apta para consumo humano; en el resto hay presencia de arsénico en distintas concentraciones. Según los datos, proporcionados por investigaciones del Conicet, sólo el 20% del territorio bonaerense cuenta con aguas subterráneas aptas para el consumo.

Luego de un período de 4 años, los estudios desarrollados en el laboratorio de Ingeniería Sanitaria lograron formular un primer prototipo que comenzó a funcionar a nivel de laboratorio. Posteriormente se ha trabajado en la construcción de un segundo modelo para operar a una escala mayor. Superados algunos inconvenientes técnicos, este segundo prototipo, diseñado para procesar mil litros de agua por hora, se encuentra en etapa de prueba.

En este sentido, García Einschlag remarcó: “Queremos probar nuestro prototipo a escala real, porque no es lo mismo remover arsénico en pruebas de laboratorio que del agua de pozos. En estos casos, el contaminante viene acompañado de otras sustancias que, generalmente, hacen más difícil su eliminación”.

Además de García Einschlag, el proyecto también fue impulsado por el bioquímico Andrés Porta (codirector del proyecto), la ingeniera química Elena Rosales y el estudiante avanzado Juan Manuel Triszcz. Actualmente el modelo está listo para salir a ser testeado en un lugar de aplicación real.

Hidroarsenicismo Crónico Regional Endémico (HACRE)

Esta patología fue conocida originalmente como “Enfermedad de Bell Ville”, por la ciudad de la provincia de Córdoba donde se registraron y estudiaron los primeros casos en nuestro país. Es propia de regiones con alta concentración de arsénico en el agua, y en la actualidad se extiende a las provincias de Buenos Aires, Salta, Santiago del Estero, Santa Fe, La Pampa, además de la totalidad de la provincia de Córdoba.

La presencia de aguas contaminadas con arsénico pone en riesgo a las comunidades de padecer enfermedades cardiovasculares, dermatológicas y oncológicas. Son comunes los casos de traqueobronquitis, enfisema, fibrosis pulmonar, lesiones cancerígenas en pulmón, hígado, esófago, vejiga, aparato digestivo, laringe y riñón. 

Fuente.- Infouniversidades

Fotografía.- Manantial de agua subterránea (Wikipedia)

Comentarios