La innovación agrícola en el sistema Segarra Garrigues

0
149

Sobre la Entidad

Aigües Segarra Garrigues
Aigües del Segarra Garrigues es la empresa privada que tiene el encargo de ejecutar las obras de concentración parcelaria, y de redactar los proyectos, ejecutar, explotar y mantener la red de distribución del regadío del Sistema Segarra-Garrigues.
149

Temas

  • innovación agrícola sistema Segarra Garrigues

El Sistema Segarra Garrigues es una infraestructura que riega parte de las comarcas del Pla d'Urgell, Segarra, Noguera, las Garrigues y el Segrià, hasta un total de 70.000 ha, que antes eran de secano. La puesta en regadío de estas tierras -que afectará a 16.000 regantes- continúa en construcción implementando todos los avances tecnológicos que permiten hacer una gestión eficiente del agua, desde la red de distribución principal hasta las instalaciones del riego dentro de cada finca, así como la consideración medioambiental Red 2000.

La agricultura de riego necesita más mano de obra que la de secano, más inversión y más tecnificación del trabajo. Más allá de la inversión en la instalación de riego interior y en la del derecho de riego, la inversión anual en €/ha de una finca en regadío es unas 4 veces superior a la de una finca de secano.

Toda esta inversión/tecnificación abre la puerta a la implantación de una alta diversidad de cultivos; la modernización de la gestión empresarial y motivación profesional; la contribución de empresas tecnológicas para la innovación; el apoyo de la administración; y en general el aumento de la renta agraria.

La innovación consiste en producir nuevos cultivos y variedades, en nuevas prácticas agrarias, en nuevos sistemas de tenencia de la tierra, en nuevos marcos de comercialización de productos, en nuevos modelos de gestión del agua, en nuevas tecnologías del riego y aplicar tecnologías de agricultura de precisión.

Nuevos cultivos o variedades

La zona agroclimática del Segrià, donde el clima es más cálido, favorece el establecimiento de cultivos de árboles frutales, de almendros y olivos, así como el ensayo de cultivo de caquis.

La zona más fresca del norte (desde Artesa de Segre hasta Sanaüja) es adecuada para cultivos extensivos. Aquí se han realizado diferentes ensayos de variedades, sobre todo de maíz para ver su adaptabilidad. Pero lo que es realmente innovador, atendiendo a las condiciones de una baja integral térmica, es el doble cultivo frente a hacer uno solo. Se pretende aprovechar al máximo el potencial productivo de las fincas, distribuir las tareas a lo largo de toda la campaña, sacar la máxima rentabilidad de la maquinaria, diversificar el riesgo y tener dos ingresos durante la temporada. Esta opción de cultivo es mucho más técnica y requiere una organización impecable de las tareas agrícolas para no perder ni un día en el momento de sembrar el segundo cultivo. Se trata de una verdadera carrera.

Muchos de los ensayos son iniciativa de los agricultores e inversores que han arrendado fincas en esta zona, con la colaboración científica de técnicos, investigadores y marcas comerciales que también están ensayando variedades híbridas de cebada y de trigo. También hay empresas que cultivan semillas (rábanos, zanahorias, cebollas...) para ser vendidas a multinacionales del sector. También encontramos la producción de árboles para biomasa.

La investigación consiste en averiguar cuál es su adaptabilidad a esta zona, ver su potencial productivo, qué técnicas de cultivo se deben emplear, la incidencia de malezas, enfermedades y plagas, analizar el riesgo de heladas, conocer el consumo de agua, y también saber el rendimiento económico de las diferentes opciones.

El régimen de tendencia de la tierra

El hecho de disponer de fincas con riego y adecuadamente preparadas genera una demanda de arrendamiento beneficiosa para arrendadores y arrendatarios. En el caso del SG la demanda no suele venir de grandes empresas ni grandes inversores, sino de pequeños agricultores o medianas empresas del sector agrario que ya operan en otros regadíos próximos, algunos aún por modernizar, y ven la zona del SG como una oportunidad aumentar su producción. Actualmente la demanda de arrendamiento es superior a la oferta.

En secano en cambio, los agricultores trabajan sus tierras y además, con contratos de aparcería, verbales y generalmente precarios, deben complementar su renta trabajando en tierras ajenas para poder vivir. También los hay que trabajan en otros sectores y en la tierra sólo a tiempo parcial, o son jubilados.

Nuevos marcos de comercialización de los productos

Para los cereales, los principales compradores son las empresas que fabrican pienso con precios de los mercados internacionales de las commodities.

Se empiezan a explorar nuevas oportunidades de venta de cereales (maíz) para el consumo humano que pueden ofrecer precios más atractivos y más estables. También se ensayan variedades de trigo destinado a la panificación, repostería o la fabricación de pizzas. Se trata de modalidades que aseguran la compra del producto en el momento de la siembra.

Poco a poco, también aparecen explotaciones de cultivo ecológico.

Nuevas tecnologías de riego

Se está utilizando la tecnología disponible para conocer las necesidades hídricas de las plantas y la humedad en el suelo para realizar el riego de forma uniforme y eficiente, así como la investigación para mejorarlo. En el SG se implantan sistemas de riego a presión y localizados: los más habituales son la aspersión, el goteo y los pivotes. También se han empezado a instalar sistemas de riego con tuberías de goteros enterrados para regar cultivos extensivos lo que evitará la evaporación del agua cuando el riego es en superficie.

La agricultura de precisión

El uso de sensores nos permite conocer al momento las condiciones ambientales de las fincas: los de temperatura y humedad pueden predecir la evolución de enfermedades, plagas, el riesgo de heladas; los de humedad nos permiten conocer la humedad en el suelo para decidir cuándo hay que aplicar el riego y en qué medida.

Estos sensores se integran con los programadores de riego facilitando la gestión de una forma automática. Por ejemplo en caso de un riego por aspersión, tenemos la posibilidad de que se detenga si la velocidad del viento hace que haya mucha deriva en el agua aplicada. O bien que el sistema de riego quede inactivo cuando haga un rato que llueve.

Por otra parte, la teledetección mediante los vuelos con drones, avionetas o satélites facilita un mejor conocimiento del estado de la finca.

Comentarios