Las licitaciones de contratos de Aguas del Alcázar durante la alcaldía de Sánchez Bódalo, en el punto de mira del PP

0
103
103
  • Ayuntamiento de Alcázar de San Juan

El PP de Castilla-La Mancha ha pedido a José Fernando Sánchez Bódalo sobre las "licitaciones de contratos" en materia de agua que promovió durante su etapa como alcalde en la localidad ciudadrealeña de Alcázar de San Juan.

Así ha reaccionado el portavoz adjunto del PP en la región, Miguel Ángel Rodríguez, a una información publicada por el diario El Mundo en la que se indica que Sánchez Bódalo utilizó Aguas de Alcázar para realizar todas las obras del municipio, adjudicando contratos por 25 millones de euros, de los cuales 18 de fueron a parar sistemáticamente a las mismas tres empresas.

Rodríguez ha señalado, mediante un comunicado, que Bódalo "ideó presuntamente una trama para realizar todas las obra del municipio a través de una empresa pública creada al efecto, con el objetivo de saltarse, presuntamente, los controles que la Ley de Contratos establecen a los entes públicos".

"Sería conveniente que Sánchez Bódalo, también conocido por su compadreo con el máximo responsable de la difunta CCM, diera explicaciones sobre estos temas en vez de dedicarse a sembrar cizaña y generar odios en Alcázar como cortina de humo para que no se hable de estos temas", ha asegurado el portavoz adjunto del PP.

Además, Rodríguez ha reiterado que desde su partido ya saben "por qué Sánchez Bódalo acaudilla las revueltas en Alcázar de San Juan en contra del equipo de Gobierno". "Lo hace como cortina de humo para que no se hable de asuntos como estos", ha asegurado.

En la misma línea, ha echado de menos "una explicación" por parte del secretario general del PSOE, Emiliano García-Page, "porque no nos podemos creer que no supiera lo que sus subordinados hacían en Alcázar de San Juan y en la CCM a cuenta del dinero de todos".

Rodríguez ha recordado que "esta forma de actuar ha dado lugar a una querella en la que se apunta a posibles delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos y tráfico de influencias por todo un rosario de irregularidades".

Así, según afirma, se trataba de "licitaciones de contratos antes de que el Ayuntamiento encargara la obra a Aguas de Alcázar, con ausencia de los necesarios informes técnicos y jurídicos, redacción del proyecto por parte de la propia adjudicataria, sobrecostes de las facturas y falsas certificaciones de obra".

Comentarios