Junta de Andalucía y Ayuntamiento de Alcalá trabajarán juntos en la protección de la Ribera del Guadaíra

0
27
27

La Delegación Provincial de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra han acordado trabajar de forma conjunta en la protección y conservación de las 110 hectáreas que conforman la Ribera del Guadaíra, declarada Monumento Natural por el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía el pasado 30 de diciembre en reconocimiento a sus valores naturales y ecoculturales.

Ambas administraciones han creado una mesa de trabajo encaminada a asegurar el mantenimiento de las márgenes del río Guadaíra y garantizar la correcta gestión de los residuos, así como potenciar la labor del voluntariado ambiental y el uso público de las instalaciones con la revalorización y adecuación de los molinos harineros o el Sendero Puerta Verde de Alcalá para facilitar el acercamiento de los ciudadanos.

Esta nueva mesa técnica tiene entre sus objetivos definir un protocolo de actuaciones para la gestión del monumento natural que se llevarán a cabo a corto, medio y largo plazo. A corto plazo se prevé incorporar este Monumento Natural a las distintas líneas programáticas que la Consejería de Medio Ambiente dispone en materia de espacios naturales, terrenos forestales y educación ambiental. Esto va a permitir la puesta en marcha de actuaciones de adecuación y acondicionamiento del espacio con carácter inmediato.

En segundo lugar, a medio plazo, se contempla la firma de un convenio de colaboración entre la Consejería de Medio Ambiente y el Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra para la administración y gestión del Monumento Natural tal y como se establece en el decreto de declaración.

Además de todo lo anterior, a largo plazo se buscarán fórmulas de financiación adicionales para garantizar la protección del Río Guadaíra en su totalidad y su valor como corredor ecológico.

El delegado provincial de Medio Ambiente en Sevilla, Francisco Javier Fernández, ha explicado que esta mesa de trabajo demuestra la disposición institucional existente en la recuperación de la Ribera del Guadaíra y continúa con el esfuerzo realizado hasta el momento por parte de todas las administraciones. Para Fernández la declaración de monumento natural es tan solo el primer paso hacia la recuperación definitiva –ambiental y cultural- de esta importante seña de identidad del municipio.

La zona declarada monumento natural es un tramo del río Guadaíra, de unos 10 Kilómetros de longitud, que discurre entre el Molino Hundido y el Molino de Pelay-Correa, junto con el Parque Urbano de Oromana. A lo largo de este tramo se localizan doce aceñas o molinos harineros de agua, de origen árabe, que jalonan el cauce y lo hacen único en Andalucía. Estos molinos, importantes ingenios del patrimonio ecocultural de Alcalá de Guadaíra, forman junto al propio cauce del río una unidad con entidad suficiente para ser protegidos conjuntamente y que justifica su declaración como monumento natural. De estos molinos, el de Aceña, el del Algarrobo y el Molino del Realaje ya cuentan con protección tras su declaración como Bien de Interés Cultural por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. Además, en el entorno de la zona que se declara monumento natural, existen otros elementos culturales de gran interés patrimonial como la Estación de Bombeo de Agua de Adufe y su maquinaria, la Ermita de San Roque, el Recinto Fortificado y Castillo de Alcalá, etc.

Los Monumentos Naturales son espacios o elementos de la naturaleza constituidos por formaciones de notoria singularidad, rareza o belleza, que merecen ser objeto de protección especial, así como formaciones geológicas, yacimientos paleontológicos y demás elementos con un interés especial por la singularidad o importancia de sus valores científicos, culturales o paisajísticos.

Comentarios