El proyecto europeo CLICO presenta los resultados sobre la relación entre cambio climático, seguridad humana y conflictos del agua en la región Mediterránea

0
52
52

(Junta de Andalucía) El proyecto europeo “Climate Change, Hydro-conflicts and Human Security” (CLICO) ha presentado sus resultados sobre la relación entre el cambio climático, la seguridad humana y los conflictos relacionados con el agua en la región Mediterránea, Oriente Medio y Sahel.

En este proyecto, incluido en el Séptimo Programa Marco de la UE (programa que agrupa todas las iniciativas relacionadas con la investigación de la UE), la REDIAM ha prestado su asesoramiento sobre distintos aspectos técnicos, así como facilitando la interacción entre diversos actores, sobre el estudio del caso sobre la gestión conjunta de la Reserva de la Biosfera Intercontinental del Mediterráneo Andalucía (España) – Marruecos. El papel desarrollado por el Centro Temático Europeo para la Información y el Análisis Espacial (ETC/SIA), socio de la Rediam, ha sido fundamental para el análisis de los resultados.

En este sentido la Junta de Andalucía manifestó su compromiso de introducir en su gestión del recurso y su política ante el cambio climático, en el ámbito de sus competencias, los resultados y conclusiones de este estudio.

La investigación de CLICO refuerza resultados previos de que el cambio climático y las presiones relacionadas con el agua tienen un impacto en la seguridad humana en combinación con una serie de otros factores sociales, económicos y políticos.

Ente las principales conclusiones extraídas destacan que en varios casos de estudio de CLICO en Níger, Turquía y Etiopía se confirma que la marginación social (pobreza, por ejemplo) puede agravar la vulnerabilidad al estrés climático y la inseguridad humana. Por el contrario, el vínculo entre el cambio climático y los conflictos del agua es, a lo sumo, indirecto. En la mayoría de las situaciones de conflicto estudiadas en CLICO, los factores políticos, económicos y sociales resultaron ser en la actualidad de mayor importancia que la escasez de agua o las presiones relacionadas con el clima. Sin embargo, no está claro cómo este equilibrio puede cambiar en el futuro.

Los estados desempeñan un papel clave en la adaptación, ya que pueden planificar y facilitar la adaptación, al proporcionar los marcos de regulación que rigen las acciones de adaptación de los individuos, grupos y comunidades. Los estados tienen mayor capacidad que los individuos o las comunidades de cambiar las condiciones socioeconómicas que puedan conducir a algunos grupos de población a ser particularmente marginados y, por consiguiente, vulnerables al cambio climático. La adaptación liderada por el estado también puede ser muy útil cuando los grupos de población no pueden adaptarse por si mismos. Sin embargo, la adaptación liderada por el estado no es un remedio mágico. Por ejemplo, la excesiva dependencia a los estados puede reducir la capacidad de las comunidades para adaptarse de manera autónoma. En otros casos, los estados pueden responder a la petición de protección de un grupo particular de población, transfiriendo los costes y los riesgos de las medidas necesarias para realizarla a otros grupos.

Comentarios