¿Cómo un retrete transforma una comunidad en Angola?

0
139
  • ¿Cómo retrete transforma comunidad Angola?
    Eugenia, de 11 años, se lava las manos después de recibir información sobre saneamiento e higiene durante un encuentro 'persuasivo' en la aldea de Calipanguela, en Angola

Sobre la Entidad

UNICEF Comité Español es uno de los 36 comités nacionales de UNICEF que contribuyen al trabajo del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia. Nuestro objetivo: garantizar que se cumplan los derechos de los niños a la salud, la educación y la...
139

Hace poco que regresé de un viaje en el que visité algunas aldeas rurales de Angola y conocí el impacto que está teniendo en niños y familias la alianza de UNICEF y Andrex (Scottex en España) en materia desaneamiento.

Resulta increíble pensar que 7 de cada 10 personas que viven en la Angola rural no tienen ni pueden utilizar un retrete limpio y adecuado. Esto produce un impacto enorme en la salud de las niñas y niños angoleños y constituye una de las razones por las que el país cuenta con el índice más alto de mortalidad infantil del mundo.

Al comenzar mi trayecto hacia el corazón del país, visité aldeas que se encontraban en distintas etapas de aprendizaje sobre saneamiento. Debido a distintas razones, como la precaria situación económica de Angola y la pobreza que padece el país, muchas personas no tienen acceso a instalaciones básicas de saneamiento. Sin un retrete, la realidad es que muchos siguen haciendo sus necesidades al aire libre y a menudo van al bosque, a un lago o a otro lugar cercano a sus casas. Esto entraña el peligro de que las heces contaminen alimentos y bebidas y, como consecuencia, ocasionen enfermedades a niños y familias.

Angola tiene el índice de mortalidad infantil más alto del mundo

7 de cada 10 personas que viven en la Angola rural no tienen ni pueden utilizar un retrete limpio y adecuado

La primera aldea que visité se llamaba Calipanguela, que se encuentra aproximadamente a una hora de la ciudad más cercana, Nharea. La aldea es increíblemente rural, con chozas de adobe, caminos de tierra y ganado. El proceso de formación a la comunidad sobre la importancia de utilizar un retrete, de lavarse las manos y, en general, del saneamiento; aún no había llegado a esta aldea, pero comenzaría con un encuentro ’persuasivo’.

El encuentro consiste en reunir a todos los habitantes de la aldea para que compartan entre ellos agua y comida. Después, sucede algo chocante. Para dar una muestra del peligro de la defecación al aire libre, los facilitadores colocan heces humanas frescas recogidas de la aldea ese mismo día cerca de lo que todos están compartiendo. Al instante, llegan las moscas y comienzan a volar entre las heces, la comida y el agua.

El método es deliberadamente provocativo. De inmediato, las personas comprenden el peligro de defecar al aire libre y se dan cuenta de que tal vez han estado comiendo alimentos contaminados por sus propias heces. Entonces, la aldea diseña un plan de acción para abordar las razones por las que mucha gente hace sus necesidades al exterior y tratar de mejorar la salud de la comunidad.

También fui a la aldea de Luwawa, que fue ’persuadida‘ hace un año. Después de realizar controles mensuales para garantizar que la comunidad mantenía y utilizaba sus retretes, estaba a punto de serle otorgado un certificado de reconocimiento. Los habitantes dejaron de hacer sus necesidades en el exterior y Luwawa se declaró lugar “libre de defecación al aire libre”. Se trata de un gran honor para Angola y, para celebrar la ocasión, hubo una fiesta, música y baile.

La historia de Sabina

“La defecación al aire libre hacía que mis hijos enfermaran"

Finalmente, para completar mi viaje, visité otra aldea que también llevaba un año considerada lugar “libre de defecación al aire libre”. Allí conocí a una familia excepcional, con una madre llamada Sabina que quería compartir su historia. Sabina tiene 39 años, está casada, tiene cuatro hijos y vive en una aldea llamada Waleka.

Sabina me estuvo contando cómo era la vida antes de que se persuadiera a su pueblo y su familia tuviera un retrete. “Antes de tener retrete defecábamos en el bosque, lo cual era incómodo. Cuando hacíamos nuestras necesidades en el exterior, me preocupaba que mi familia pudiera contraer una enfermedad o que les picara una serpiente”.

La defecación al aire libre hacía que mis hijos enfermaran: siempre estaban enfermos. Y cuando estaban así, no podían ir a la escuela”. Sabina me contó que antes de ser persuadida y de que se construyeran los retretes, la aldea siempre olía mal. A veces se encontraba heces por la calle y no había sensación delimpieza.

Ahora que todos cuentan con retretes y se les ha declarado lugar libre de defecación al aire libre, Sabina se siente feliz y ha comprobado que se han reducido las enfermedades de todos los habitantes de la aldea. “Se ha producido un cambio real en la aldea. Ahora todo va bien”, afirmó Sabina.

La alianza con Scottex recauda fondos para el programa de UNICEF de Saneamiento Total Liderado por la Comunidad (SANTOLIC), que empodera a las comunidades para que construyan y conserven sus propios sistemas de higiene y saneamiento y se enorgullezcan de ello. El gran trabajo que la alianza ha contribuido a financiar estaba patente en todas las aldeas que visitamos, independientemente de la etapa del proceso en la que se encontraran. Este año, 60.000 vidas experimentarán grandes cambios gracias a los fondos recaudados por Andrex/Scottex para el programa de UNICEF.

Mientras planifico mi próxima visita a las aldeas confío en que, gracias a esta alianza, los habitantes de las aldeas se sigan sintiendo empoderados para utilizar sus retretes y beneficiarse del programa.

Post de Edson Monteiro, Oficial del proyecto de Agua, Saneamiento e Higiene (WASH) de UNICEF en Angola.

Comentarios