Argentina y Paraguay luchan contra el dengue

0
4

Sobre la Entidad

Gobierno de la República Argentina, el país hispanohablante más extenso del planeta, el segundo Estado más grande de América Latina, cuarto en el continente americano y octavo en el mundo.
  • El Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, encabezó en Asunción, Paraguay, la firma de un acuerdo para el operativo conjunto de control de enfermedades previsibles prevalentes, principalmente el dengue, a través de un sistema de vigilancia.

El Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, sostuvo hoy en Paraguay que las tareas de vigilancia epidemiológica y control de enfermedades previsibles prevalentes en la zona de frontera son “dos hitos muy positivos para el fortalecimiento y la hermandad de los países y pueblos”.

Lo expresó al hablar tras la firma del acuerdo para el Programa operativo conjunto de salud en las fronteras, que suscribió en Asunción Paraguay, antes de entrevistarse que mantuvo este mediodía con el presidente del vecino país, Horacio Cartes, en la residencia presidencial "Mburuvichá Roga".

El acuerdo fue firmado por los ministros de Salud de ambas naciones, Juan Manzur por la Argentina y Antonio Barrios por el Paraguay, con la participación, además del gobernador de la provincia de Formosa, Gildo Infrán.

“Las fronteras no nos dividen, nos unen”, dijo Capitanich y sostuvo que aplicó esa política como gobernador del Chaco, fronteriza al Paraguay, porque un enfermo de cualquier lugar “debe contar con la prestación humanitaria” y por ello “recibimos a nuestros hermanos con los manos abiertas, a partir de un sistema de salud capaz de atender sus necesidades”.

Luego Capitanich brindó cifras “elocuentes”, dijo, de los logros en materia de salud en la Argentina, entre los que mencionó el Plan Remediar, “la red social articulada de atención primaria que llega a 15 millones de habitantes” y, además, mencionó obras de infraestructura, como el abastecimiento de agua potable y cloacas a nueve millones de argentinos, con una política que apunta a universalizar esos servicios en los próximos años.

Se trabaja, además, en la baja de la mortalidad infantil y materna, como también las enfermedades crónicas y, al señalar la importancia de la salud para el gobierno, mencionó que se ha pasado a contar con 16 vacunas de carácter obligatoria, 10 instrumentadas en los últimos diez años, a lo que se suman nuevos hospitales, centros de salud, la modernización tecnológica, la incorporación de recursos humanos.

Este sistema de vigilancia, agregó, permitió un abrupto descenso de las enfermedades transmisibles prevenibles, entre ellos el dengue, que tuvo su pico en 2009 y luego fue morigerado por la acción conjunta de los dos países.

Explicó que funciona un “sistema de alerta en todo el sistema sanitario, con un análisis inmediato (cuando se detecta un caso), la inmediata irradiación de suero e hidratación al paciente” y advirtió que “es necesario identificar los casos para que no se expandan; por ello el sistema sanitario en alerta, debe tener como base la organización social con participación vecinos, los gobiernos locales, en tareas de fumigación y un sistema debidamente calificado de personal médico y sanitario para atender la problemática que deviene de la identificación de esos casos”, dijo.

“No hay vacuna hay método de abordaje”, dijo Capitanich respecto al dengue e insistió que “requiere una acción coordinara y la conciencia de pueblo, que debe asumir la responsabilidad que le compete” para combatir al mosquito, vector del dengue, para lo cual también se da el intercambio de experiencia, la información en frontera, acción es base para minimizar riesgo para la población”.

Previamente el ministro Manzur dijo que “en salud no existen las fronteras”, por lo cual “hay que intercambiar acciones y trabajar con la prevención de enfermedades transmisibles por vectores, en este caso dengue”.

Advirtió que en los países de la región “se ha incrementando el diagnóstico de dengue y fallecimiento con la patología del dengue”, señalando que el hemorrágico es el más riesgoso pero “hay cuatro serotipos del dengue” y a fin de controlar esta situación “desde la Argentina solos no lo podemos hacer; necesitamos el acompañamiento del resto de la región”, dijo.

Elogió la tarea que viene desarrollando Paraguay en zonas calientes epidemiológica y sanitaria, que van a impactar positivamente, al tiempo que mencionó el trabajo que realiza en la Argentina la Administración Nacional de Medicamentos (ANMAT) en el control de los productos que se insumen y que llevan en el aérea de la salud.

Comentarios