El Banco Mundial adopta un nuevo rumbo para ayudar a los países a asumir los desafíos climáticos

0
279
  • Banco Mundial adopta nuevo rumbo ayudar países asumir desafíos climáticos
  • El Plan de Acción para el Clima del Grupo Banco Mundial, adoptado hoy, busca ayudar a los países a cumplir las promesas hechas en la COP21 que se llevó a cabo en París y a gestionar los crecientes impactos climáticos.
  • Un aspecto clave es fortalecer la capacidad de adaptación de las personas y las comunidades a las crisis climáticas, mediante nuevos esfuerzos dirigidos a aumentar los sistemas de alerta temprana, la protección social inteligente en relación con el clima, y la resiliencia urbana y costera.
  • El Grupo Banco Mundial intensifica las medidas relacionadas con la energía renovable, las ciudades sostenibles, la agricultura inteligente en relación con el clima, el transporte ecológico y otras áreas, para lograr sus ambiciosos objetivos a más tardar en 2020.

Sobre la Entidad

Banco Mundial
El Banco Mundial es uno de los organismos especializados de las Naciones Unidas, que se define como una fuente de asistencia financiera y técnica para los países en desarrollo.
279

El cambio climático plantea un enorme desafío para el desarrollo. En 2050, el mundo tendrá que proveer alimentos a una población de 9000 millones de personas, ofrecer viviendas y otros servicios a 2000 millones de nuevos habitantes en las ciudades, y proporcionar acceso universal a la energía a precios asequibles y, al mismo tiempo, reducir las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero a un nivel en que sea posible un futuro sostenible. Simultáneamente, se intensificarán las inundaciones, las sequías, el aumento del nivel del mar, las amenazas al abastecimiento de agua y la seguridad alimentaria, y la frecuencia de los desastres naturales, amenazando con sumir en la pobreza a otros 100 millones de personas en los próximos 15 años.

Los países actúan con mayor diligencia para desarrollar sistemas más sostenibles en los sectores de la energía y el transporte, fortalecer la capacidad de adaptación de sus ciudades, y preparar a las personas, los servicios públicos y la infraestructura para las crisis climáticas del futuro. Más de 180 países presentaron promesas relacionadas con la acción climática —conocidas como contribuciones previstas determinadas a nivel nacional (INDC, por sus siglas en inglés)— antes del histórico Acuerdo de París, logrado durante el 21.o periodo de sesiones de la Conferencia de las Partes (COP21) en diciembre de 2015.

Para ayudar a los países a encarar este desafío, el Grupo Banco Mundial adoptó hoy un nuevo Plan de Acción para el Clima, que establece medidas concretas para ayudar a los países a cumplir sus promesas y fija objetivos ambiciosos que se deben lograr antes de fines de 2020 en áreas de alto impacto, como la energía limpia, el transporte ecológico, la agricultura inteligente en relación con el clima, y la capacidad de adaptación urbana, así como la movilización del sector privado para ampliar las inversiones en el clima en los países en desarrollo.

El ingenio y la innovación del sector privado, junto con la acción gubernamental, serán fundamentales para la transición hacia una economía mundial con capacidad de adaptación al cambio climático y bajo nivel de emisión de carbono

Para maximizar el impacto, el Plan de Acción se centra en acciones transformadoras y reformas de políticas que harán una importante contribución a la lucha contra el cambio climático. En el marco del plan, el Banco Mundial planea duplicar sus actuales contribuciones a la capacidad de energía renovable mundial, para agregar 30 gigavatios y movilizar USD 25 000 millones (dólares estadounidenses) en financiamiento privado para energía limpia antes de fines de 2020. El Grupo Banco Mundial cuadruplicará además el financiamiento para los sistemas de transporte con mayor resiliencia frente al cambio climático, integrará el cambio climático en la planificación urbana a través de la Plataforma Mundial para las Ciudades Sostenibles, y aumentará la asistencia para la gestión forestal y pesquera sostenible.

Para acelerar la inversión del sector privado, el Grupo Banco Mundial colaborará con los organismos reguladores, impulsará la defensa y promoción de productos bancarios ecológicos y continuará promoviendo el desarrollo del mercado de bonos verdes.

La Corporación Financiera Internacional (IFC), entidad que forma parte del Grupo Banco Mundial y la mayor institución internacional de desarrollo dedicada exclusivamente al sector privado en los países en desarrollo, se propone ampliar sus inversiones en el clima del nivel actual de USD 2200 millones anuales al nivel meta de USD 3500 millones anuales, y ser líder en la movilización de otros USD 13 000 millones anuales en financiamiento del sector privado antes de fines de 2020. IFC ampliará sus inversiones relacionadas con el clima en sectores como la energía renovable con conexión a la red, la construcción de edificios ecológicos, la eficiencia energética industrial y comercial, y la infraestructura urbana inteligente en relación con el clima. IFC también seguirá usando instrumentos financieros innovadores y servicios de asesoría para ampliar sus operaciones en la distribución de energía renovable, el acceso a la energía sin conexión a la red, y la agricultura inteligente en relación con el clima. Al mismo tiempo, IFC continuará asesorando a sus clientes sobre las maneras de usar los recursos, como la energía y el agua, de una manera más eficaz en función de los costos y con un menor impacto ambiental.

“El ingenio y la innovación del sector privado, junto con la acción gubernamental, serán fundamentales para la transición hacia una economía mundial con capacidad de adaptación al cambio climático y bajo nivel de emisión de carbono”, dijo Nena Stoiljkovic, vicepresidenta de Servicios Globales a los Clientes de IFC. “IFC se centrará en aumentar sus inversiones inteligentes en relación con el clima en los países en desarrollo y aprovechar las fuentes de capital privado que no han sido explotadas para usarlas en el financiamiento para el clima”.

El Plan de Acción reconoce la urgencia de desarrollar resiliencia frente a las crisis climáticas, incluidos los desastres naturales, y los impactos sobre la agricultura y las cadenas de suministro agrícola. Se formularán planes de inversión en agricultura inteligente en relación con el clima para al menos 40 países, y se espera que el 100 % de los préstamos destinados a la agricultura tenga un enfoque acertado en relación con el clima. Las áreas prioritarias serán el uso de semillas resistentes al clima, los sistemas de riego de alta eficiencia, la productividad ganadera, y la gestión de los riesgos. El Grupo Banco Mundial también planea procurar sistemas de alerta temprana de desastres naturales a 100 millones de personas de 15 países en desarrollo, y ayudar a brindar protección social para la adaptación a los impactos climáticos a otros 50 millones de personas. Todos estos objetivos se esperan alcanzar antes de fines de 2020.

“La cuestión clave es cómo aprovechar los recursos disponibles para cumplir las ambiciosas metas establecidas en París”, dijo John Roome, director superior del Área de Soluciones Transversales en materia de Cambio Climático del Grupo Banco Mundial. “Con el Plan de Acción, ayudaremos a los países a integrar el cambio climático en sus políticas, en su planificación y en su elaboración de los presupuestos nacionales, y también a movilizar el financiamiento y usarlo para producir el máximo impacto”.

En el Plan de Acción, el Grupo Banco Mundial presenta un nuevo planteamiento que tendrá en cuenta los riesgos y las oportunidades que representa el cambio climático en todos los marcos de alianzas con los países. El análisis del riesgo climático ya se aplica a los proyectos respaldados por la Asociación Internacional de Fomento (AIF) —el fondo del Banco Mundial para los países más pobres—, y se extenderá a otras operaciones del Banco Mundial a principios de 2017.

Comentarios