CURB, la herramienta de acción climática en pos de la sostenibilidad urbana

0
36

The CURB Tool: Climate Action for Urban Sustainability

  • Las ciudades, que son las responsables del 70 % de las emisiones de gases de efecto invernadero, suelen carecer de datos y herramientas para desarrollar planes integrales en materia de cambio climático.
  • El Banco Mundial y sus asociados han diseñado una herramienta de planificación denominada CURB con el fin de ayudar a las ciudades a identificar y priorizar de manera más fácil iniciativas eficientes y rentables para reducir las emisiones de carbono y mejorar los medios de subsistencia urbanos.
  • Hasta la fecha, más de 100 ciudades de todo el mundo usan o planean usar esta herramienta gratuita para dar un paso más hacia un futuro sostenible con bajas emisiones de carbono.

Sobre la Entidad

Banco Mundial
El Banco Mundial es uno de los organismos especializados de las Naciones Unidas, que se define como una fuente de asistencia financiera y técnica para los países en desarrollo.
36

Al igual que muchas otras grandes ciudades, Buenos Aires solía tener un problema enorme de congestión de tránsito. A pesar de contar con un sofisticado sistema de transporte público, los pasajeros debían pasar horas en el tráfico debido a la gran cantidad de vehículos en las calles. Esto afectaba de manera directa los medios de subsistencia de los viajeros, reducía la eficiencia de la ciudad y contribuía a aumentar las tasas[MIS1]  de emisiones de CO2 del país.

Se estima que las ciudades son responsables de más del 70 % de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (GEI)

Para hacer frente a estos desafíos en materia de clima y eficiencia, Buenos Aires adoptó medidas como la creación de un sistema de transporte rápido en autobuses y la puesta en marcha de un programa de bicicletas públicas. Aunque la ciudad ha tenido logros monumentales en los últimos años, todavía tiene un largo camino por recorrer para reducir su huella de carbono y alcanzar sus objetivos en materia climática.

Buenos Aires no es la única que enfrenta estos problemas. Se estima que las ciudades son responsables de más del 70 % de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (GEI). Mientras tanto, el cambio climático afecta de manera desproporcionada a las personas más vulnerables que viven en las ciudades, sobre todo en el mundo en desarrollo. Sin embargo, los intentos de muchas ciudades de tomar medidas para adaptarse a los efectos del cambio climático se ven obstaculizados por la falta de datos completos y de soluciones viables.

Una herramienta basada en datos para aportar información a la acción climática

Durante la Semana del Clima en Nueva York en septiembre de 2016, el Grupo Banco Mundial —junto con las organizaciones C40 Cities y el Pacto de los Alcaldes y otros asociados—, puso en marcha una nueva herramienta de planificación denominada CURB (por sus siglas en inglés) de acción climática en pos de la sostenibilidad urbana, que puede ayudar a abordar algunos de estos temas.

“CURB proporciona análisis adaptados que pueden ayudar a las autoridades municipales a identificar, priorizar y planificar de manera más fácil iniciativas rentables y eficientes para reducir las emisiones de carbono”, dijo Stephen Hammer, gerente de políticas relacionadas con el clima del Grupo Banco Mundial, que dirigió el desarrollo de CURB.

La herramienta CURB se basa en datos específicos de la ciudad para estimar el costo, la factibilidad y el impacto de una serie de medidas climáticas en diferentes escenarios. Con el uso de CURB, las autoridades municipales pueden:

  • Explorar una variedad de opciones inteligentes en relación con el clima, desde sistemas de transporte más eficientes hasta edificios modernizados;
  • Definir qué metas son realistas;
  • Simular cambios tecnológicos y normativos para evaluar el mejor curso de acción, y
  • Analizar datos financieros del proyecto para determinar el ahorro de los costos y la rentabilidad de la inversión.

Banco Mundial

Estas decisiones de inversión inteligentes a su vez pueden ayudar a las ciudades a crear puestos de trabajo, mejorar los medios de subsistencia y aumentar la resiliencia frente a los riesgos climáticos, especialmente de los pobres y vulnerables.

“La disponibilidad de datos indirectos es especialmente importante en las ciudades de baja capacidad, ya que pueden aprovechar datos comparables que ya existen en otros lugares”

Buenos Aires fue la primera ciudad de América Latina que puso a prueba la herramienta CURB. Esto permitió lograr avances en el plan de acción para el clima existente en la ciudad, al disponerse de datos de alta calidad y simulaciones de escenarios. “Los gráficos fáciles de usar de CURB, las proyecciones financieras, y otras características pueden ayudar a los planificadores urbanos a mejorar la comunicación y la coordinación al interior del Gobierno de la ciudad”, dijo Inés Lockhart, asesora en materia de sostenibilidad del Gobierno de Buenos Aires. “La herramienta es perfecta para ayudar a la ciudad a analizar nuevas posibles acciones de una manera más rápida”.

¿No hay datos? No hay problema

Una de las características destacadas de CURB son los datos indirectos: si una ciudad no tiene datos u otra información específica, la herramienta permite a los funcionarios usar datos de ciudades o países similares para planificar enfoques específicos. Como resultado, todas las ciudades pueden utilizar las capacidades de CURB en su máximo potencial, independientemente del tamaño o nivel de ingresos. Es una de las primeras herramientas gratuitas de este tipo que se puede aplicar ampliamente en una serie de sectores urbanos tanto en los países en desarrollo como desarrollados.

La disponibilidad de datos indirectos es especialmente importante en las ciudades de baja capacidad, ya que pueden aprovechar datos comparables que ya existen en otros lugares”, dijo Silpa Kaza, especialista en desarrollo urbano del Banco Mundial. “Esta es una de las muchas características en materia de diseño que responden a la necesidad de hacer que todos los aspectos de la herramienta sean de fácil acceso para la audiencia primaria a la que está dirigida, o sea los usuarios de los Gobiernos locales”.

Además de Buenos Aires, más de 100 ciudades de todo el mundo, entre ellas Johannesburgo, Bangalore y Chennai, están usando o se han comprometido a utilizar la herramienta CURB. Alianzas, como el Pacto de los Alcaldes, anticipan el uso de la herramienta en cientos de ciudades más, y estas asociaciones con redes urbanas clave son una característica distintiva de CURB que le permite ayudar a las ciudades de todo el mundo a dar un paso más hacia un futuro sostenible con bajas emisiones de carbono.

CURB es el resultado de una labor conjunta entre el grupo de trabajo destinado a catalizar actividades referentes al clima del Grupo Banco Mundial y el Grupo de Liderazgo Climático (C40 Cities), AECOM Consulting y el Pacto de los Alcaldes. Se trata de un esfuerzo posterior al informe de 2012 "Bajemos la temperatura" (i) publicado por el Grupo Banco Mundial, en el cual se advierte sobre los riesgos de un mundo 4 °C más cálido.

La herramienta CURB es gratuita y puede descargarse aquí. Los interesados también pueden contactar al equipo CURB, escribiendo a curb@worldbank.org.

Comentarios