Un estudio identifica especies de peces en embalses de la cuenca del Ebro donde su existencia no era conocida

0
803

Sobre la Entidad

Confederación Hidrográfica del Ebro
La Confederación hidrográfica del Ebro, la CHE, es el organismo de gestión, regulador y mantenedor de las aguas y riegos de la cuenca hidrográfica del Ebro. 
803
  • Embalse de Itoiz, uno de los estudiados (Wikipedia).
  • Gracias a estos trabajos, el Organismo de Cuenca puede disponer por primera vez en España de un método basado en métricas cuantitativas de peces para evaluar el potencial ecológico de los ecosistemas.

La Confederación Hidrográfica del Ebro, organismo autónomo adscrito al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, está realizando una evaluación cuantitativa (de composición y estructura) de las poblaciones de peces de los embalses de la Cuenca. El objetivo del programa es crear una base de comparación e intercalibrado que permita responder a las exigencias normativas y objetivos ambientales de una forma objetiva y fiable.

Desde 2008 se ha aplicado una novedosa y eficiente metodología en 21 embalses de la Cuenca del Ebro para caracterizar, en cumplimiento de la Directiva Marco del Agua, las poblaciones de peces de estas masas de agua como bioindicadores de su potencial ecológico, detallando en cada caso la composición, la distribución dentro de cada embalse, la densidad, las tallas y la biomasa.

Se han identificado especies cuya existencia en esa masa de agua no era conocida.

En concreto, se han realizado estudios censales de las comunidades piscícolas existentes en los embalses de Cueva Foradada, Pena y La Tranquera (campaña 2012-2013); Talarn, Sobrón y Yesa (2011); Eugui, Irabia, Alloz, Itoiz y del Ebro (2010); Mansilla (2009 y 2010); Ullivarri, Ortigosa, El Cortijo, Albiña, Urrúnaga, Lanuza y Barasona (en 2009); Ribarroja y Mequinenza (2008).

Gracias al trabajo desarrollado durante estos años por el Organismo, se puede disponer por primera vez en España de un método basado en los peces que incorpora métricas cuantitativas para la evaluación del potencial ecológico de los ecosistemas acuáticos, especialmente en aguas no vadeables. Estos estudios sirven para censar las comunidades de peces y también para contrastar el rendimiento de técnicas de muestreo combinado (hidroacústicas con sondas y directas con pesca) como futura metodología de aplicación. Para su desarrollo final y aplicación extensiva, en este 2013 se amplía el diagnóstico con el estudio de seis nuevos embalses.

En los trabajos se emplea una combinación de técnicas hidroacústicas (ecosondas) y de muestreo directo mediante redes científicas, nasas y en algunos casos, pesca eléctrica.

Una primera aproximación al buen potencial ecológico de una masa de agua esta relacionada con la densidad y biomasa de peces; la ausencia de especies exóticas; la presencia de las principales especies autóctonas; la distribución natural de tallas y la presencia de alevines y juveniles, entre otras.

Censos de peces

Los resultados, en los que se ha cuantificado la densidad y biomasa de un total de 24 especies de peces, de las que 13 son autóctonas, están disponibles al público en la web. En numerosos casos se han identificado especies cuya existencia en esa masa de agua no era conocida.

Se ha cuantificado la densidad y biomasa de 24 especies de peces, de las que 13 son autóctonas.

En concreto, registran baja densidad, es decir un número bajo de peces por volumen de agua: Itoiz, Alloz, Sobrón, Ortigosa (González Lacasa), Talarn, Eugui, Ebro, Irabia, La Tranquera, Pena, Urrúnaga, Albiña, Lanuza y Mequinenza. Este resultado no supone necesariamente una desviación del potencial ecológico, ya que las bajas densidades son propias de sistemas de reducida productividad y bajo nivel de nutrientes (oligotróficos).

Otro aspecto destacable es la elevada biomasa registrada, es decir un peso alto por volumen de agua, en Alloz, Ebro, Ribarroja, Mequinenza y Barasona, debido, principalmente, a las tallas de los ejemplares, al ser aguas más productivas pero, al mismo tiempo, habitables por sus aceptables condiciones de transparencia y oxigenación.

La presencia de las principales especies autóctonas y su dominancia frente a las especies introducidas (Eugui, Irabia, Itoiz, Lanuza, Mansilla y Pena) o en comunidades alóctonas bien estructuradas y con gran diversidad de especies que conviven estabilizadas (Ribarroja y Mequinenza) son otros aspectos que marcan el buen potencial ecológico en los embalses.  

Comentarios