El MAGRAMA impulsa las obras contra inundaciones en el Corredor de Guadiamar al no afectar al lince

0
58
58
  • Río Guadiamar (Wikipedia).

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha dado impulso a las obras hidráulicas que se desarrollan en el término municipal de la localidad sevillana de Aznalcázar, en el área del Corredor de Guadiamar, tras resolver sobre la evaluación de impacto ambiental del proyecto, ya que el promotor se ha comprometido a garantizar que las actuaciones no producirán afección en la población del lince ibérico existente en la zona, así como que se analizará un yacimiento arqueológico en la zona.

Según la información recogida por Europa Press, el proyecto recoge la construcción de un colector paralelo al de salida de pluviales del emisario E-314, desde su inicio al sureste de la población de Aznalcázar hasta el punto de alivio al río Guadiamar desde Sanlúcar la Mayor. Este nuevo colector transportará un caudal aproximado de 2,75 metros cúbicos por segundo, se construirá en hormigón armado y dispondrá de 27 pozos de registro. Tendrá una longitud de 1.243,1 metros y un diámetro de 1,2 metros, excepto en la salida al río que se ha de ampliar para evitar la afección a las fincas durante los períodos de lluvias intensas.

En este marco, el promotor de las obras, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), ha aceptado las diversas líneas marcadas tanto por la Junta de Andalucía como por parte del Estado para salvaguardar el espacio donde se desarrolla la obra, como es que con carácter previo a la ejecución del proyecto se haga una prospección arqueológica superficial del yacimiento arqueológico Zaragoza, al objeto de poder delimitarlo con precisión.

Este yacimiento, según indica la Consejería de Cultura, se correspondería con los vestigios de una antigua villa rústica romana cuyos restos cerámicos se han hallado dispersos en superficie en un área de unos 6.000 metros cuadrados, por lo que si la obra lo afecta, habrá de desviar su trazado.

En materia medioambiental, el promotor se compromete, según recomienda la Junta de Andalucía, a establecer un calendario de las obras para no afectar el período reproductor del lince ibérico, al estar constatada la existencia de un núcleo poblacional en las inmediaciones de la zona de actuación. La Administración andaluza recuerda además que en la zona hay otras especies como el agilucho cenizo, la nutria o peces como la colmilleja y la boga del Guadiana, también protegidos.

Igualmente, se apuesta por incorporar al proyecto las determinaciones y medidas preventivas correctoras contenidas en el informe de la Dirección General de Planificación y Gestión del Dominio Público Hidraúlico. El promotor plantea además el desarrollo y cumplimiento de un programa de vigilancia ambiental destinado a detectar la efectividad de las medidas preventivas y correctoras propuestas, así como cualquier posible afección que no se haya valorado en el documento ambiental.

Comentarios