Varios investigadores muestran su indignación por un informe sobre Fuente de la Zúa

0
197
197
  • Los científicos exigen que se les pidan disculpas públicamente, pues sienten que se ha agredido y cuestionado su calidad y profesionalidad como investigadores, a pesar de su prestigio reconocido internacionalmente.

Los profesores de la Universidad de Granada, Dra. Carmen Zamora, Universidad de Barcelona, Dra. Nuria Bonada, y Universidad de Santiago de Compostela, Dr. Marcos González, han remitido esta semana una carta al Jefe del Servicio de Gestión del Medio Natural de la Delegación Provincial de Málaga y al Jefe del Servicio de Dominio Público Hidráulico de la Cuenca Mediterránea Andaluza en la que exponen su malestar y piden públicas disculpas por un informe emitido desde la Consejería de Medio Ambiente que para ellos, además de resultar indignante, menosprecia sus conocimientos científicos y profesionales. Este informe, elaborado por la Delegación de Málaga de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Ordenación del Territorio concluía, sin ningún tipo de estudio específico según manifiestan los profesores, que las obras llevadas a cabo por la Diputación de Málaga en la Fuente de la Zúa, en Júzcar, no tendría ninguna repercusión sobre la supervivencia de una nueva especie de insecto acuático de la familia de los tricópteros que acababa de ser descubierta en el lugar.

Estos tres profesores e investigadores universitarios de consagrado prestigio internacional, implicados en el descubrimiento y en la descripción de la especie, ya avisaron de los impactos de esta obra y presentaron sus quejas y advertencias por escrito ante el presidente de la Diputación y el Delegado Provincial de Medio Ambiente, que se sumaron a las de otras muchas entidades de ámbito nacional como el Centro Ibérico de Restauración Fluvial (CIREF), la Fundación Nueva Cultura del Agua (FNCA), Ecologistas en Acción o el propio Grupo de Trabajo del Valle del Genal. Sus quejas no tuvieron respuesta oficial de ninguna de las partes. Poco después, y a requerimiento de la documentación del expediente de autorización de la obra y en el plazo de alegaciones, miembros del Grupo de Trabajo del Valle del Genal solicitaron la documentación entre la que se encontraba el citado informe que había presentado la Consejería de Medio Ambiente ante el organismo responsable de la Cuenca. Estos documentos han llegado a los investigadores a través de esta ONG local y éstos se han llevado las manos a la cabeza.

Los investigadores no sólo muestran su rechazo drástico a lo que se expone en el informe, sino su perplejidad e indignación porque un técnico de la Consejería, no especializado en insectos acuáticos y sin contar con estudios específicos de especialistas que permitan evaluar las repercusiones sobre la especie en cuestión, firme un informe carente de rigor científico y a su vez dicho informe lo asuma el responsable del servicio , dando autorización a una obra que ha podido tener muy graves consecuencias sobre la supervivencia de dicha especie. Máxime cuando la misma acaba de descubrirse, es única en todo el mundo, y no se conocen aún poblaciones suficientes en otros lugares que permitan evaluar su vulnerabilidad a la extinción.

Comentarios