La Ministra de Medio Ambiente de Brasil defiende el ajuste del pago por uso de recursos a los grandes consumidores

0
22
22

(ANA-Brasil)  La Ministra de Medio Ambiente de Brasil,  Izabella defendió el miércoles el fortalecimiento de la Agencia Nacional de Aguas (ANA), la modernización de la Política Nacional de Recursos Hídricos (Ley de Aguas) y el ajuste en el pago por el uso de grandes consumidores, argumentos que ha defendido de la misma manera durante los últimos diez años. Según Izabella, la legislación de 1997 está bien diseñada pero tiene que ser más factible y más vinculada a otras políticas ambientales. Izabella participó en el debate sobre el uso del agua en el Foro de Sostenibilidad, patrocinado por la revista Exame en Sao Paulo.

"La ley tiene que traer nuevos parámetros de regulación jurídica que permitan la participación del sector privado", dijo la ministra. El sector empresarial es responsable de más del 80 por ciento de la demanda de recursos naturales. Sólo riego para la producción de alimentos consume el 60 por ciento de toda el agua utilizada por los seres humanos en Brasil.

Por su parte, el Presidente de la ANA, Vicente Andreu, expuso que el sistema de gestión del agua se enfrenta a sí mismo y que dialoga poco con la población brasileña. "El sistema parece parece que se justifica opr su propia condición de implementaci´on de los intrumentos y es difícil de entender", dijo. Afirmó, sin embargo, que se trataba de una "opinión" y que todavía no hay acciones concretas con el fin de buscar los cambios necesarios. Abogó por un estatus  de agencia reguladora y una mayor autonomía para la ANA.

Nuevo entorno

Izabella Teixeira convocó a los empresarios brasileños a participar en las conversaciones con el gobierno acerca de un nuevo ambiente empresarial, dedicada al desarrollo y la sostenibilidad. "Esta es una condición para la supervivencia y la competitividad de las empresas en el mercado", dijo. Hizo hincapié en que es necesario volver a evaluar el coste del agua en los procesos productivos. "Estamos exportando agua", agregó, señalando que hay países que incluyen este servicio como precio de los componentes del medio ambiente y la competitividad.

Para el ministro, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (Río +20), celebrada en julio, ha establecido un nuevo nivel en los debates internacionales. El programa actual se centra en el desarrollo económico con la conservación del medio ambiente y la erradicación de la pobreza. "Hay lugar hoy en el sector público brasileño con el sector productivo y la sociedad en su conjunto ampliar este debate", dijo.

En 2015, el comité formado por los países que asistieron a la conferencia redactará el documento con los objetivos del desarrollo sostenible para los próximos 20 años. Para el ministro, Brasil es un privilegiado en este debate. La nueva ley forestal presenta una discusión sobre el desarrollo sin degradar, incluida la obligación de recuperar lo que se utilizó sin preocupación por su conservación.

Comentarios