Se celebra la Décima Edición de Cultivando Agua Boa

0
23
23

(Itaipu) En el marco de un singular evento en el cual se realizó el recuento de las acciones emprendidas y de los objetivos logrados por el programa desde su creación, se dió apertura a la décima edición de Cultivando Agua Boa (CAB +10), el jueves 22 de noviembre, en el anfiteatro del Hotel Rafain de Foz de Yguazu, Brasil.

 

 

Más de 2.000 personas participaron de la apertura del CAB+10, que en esta edición tiene por objetivo estimular y fortalecer los convenios, iniciativas y conceptos socioambientales, por medio de diálogos, oficinas temáticas, feria de productos orgánicos y exposiciones.

Hicieron parte de la mesa de honor, los directores generales de Itaipu Franklin Boccia y Jorge Samek; el director de Coordinación Nelton Friedrich; el intendente municipal de Foz de Yguazú, Paulo Mc Donal; el teólogo, filósofo y uno de los principales mentores del CAB Leonadro Boff; el director nacional de Educación Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente del Brasil, Nilo Diniz; el director-presidente de la Agencia Nacional de Aguas, Vicente Gillo; la diretora general de Agua de España, Liana López; el director-presidente del Instituto de las Aguas del Paraná, Márcio Fernando Nunes; el presidente de la Asociación de los Municipios del estado de Paraná e intendente de Toledo, José Carlos Schiavinato; el presidente del Consejo de Desenvolvimiento de los municipios Linderos, Élcio Zimmermann; y la representante de los Diálogos en Humanidad, Geneviéve Marie Ancel.

Estuvieron presentes además, los consejeros paraguayos Carlos Alberto González, Osvaldo Román Romei; Mirtha Vergara de Franco; José María Cardozo Saguier, Paulo Bernardo Reichardt, y Rogger Balbuena Sánchez; como así también la directora de Coordinación Ejecutiva, Sady Aranda y el director Jurídico Ejecutivo, Eusebio Ramón Ayala.

Antes de la ceremonia de apertura, el director de Coordinación de la MI, Nelton Friedrich, hizo un recuento de los principales logros del programa, desde su creación en el año 2003.

“Con la ayuda de todos, educadores ambientales, intendentes, agricultores, indígenas, y todos, creamos este programa que dejó de ser algo local y específico para transformarse en un movimiento sustentable para la humanidad”, sostuvo.

Diversificación de alimentos

Un importante momento del evento marcó la firma del protocolo de intención entre Itaipu y la Asociación de la Comunidad Negra Rural Apepu, que manifiesta la intención de las partes en promover la diversificación de alimentos para el consumo familiar en las comunidades Apepu y San Miguel de Yguazu, afianzando la seguridad alimentaria nutricional de las familias, así como la preservación y valorización de la cultura. Por la Comunidad Apepu firmó su presidenta, Aurora Correa, mientras que por la Binacional firmaron los directores generales Franklin Boccia y Jorge Samek, siendo testigo el director de Coordinación Nelton Friedrich.

Cuidar el agua

“El agua para Itaipu, no solo es materia que mueve a las máquinas para traer desarrollo, para ser la recordista mundial de generación de energía, el agua es un elemento vital que genera esperanza, movilidad y medios de vida, por eso es nuestra responsabilidad cuidar el agua al máximo y ayudar a que se la valorice”, aseveró el director general paraguayo, Franklin Boccia.

Comentó que el lado paraguayo de Itaipu tiene un mandato imperativo, que está escrito en la misión de la empresa, “generar energía eléctrica de calidad respetando el medio ambiente con responsabilidad socioambiental”, por ello, aseguró que para respetar el medio ambiente se debe querer y trabajar por el agua para mejorar la calidad de vida.

“Desde el Consejo de Administración en el año 2008 hemos impulsado, todos los días, que también la margen derecha de Itaipu cumpla con la misión de la margen izquierda. Hoy que me toca ser director general, el lado paraguayo tiene la obligación de emparejarse con el lado brasileño, tenemos 70 mil hectáreas de reservas, refugios y bosques y hemos apretado el acelerador para poder hacer lo mejor posible por el medio ambiente”, aseveró.

Explicó además, que los ancestros de los paraguayos, los tupí guaraní, en su mismo idioma ya le daban la máxima importancia al agua, colocando a las palabras con las que asignaban a las cosas más queridas, la sílaba “Y”, que en castellano significa “agua”.

“En el idioma guaraní todos los elementos de la vida terrenal como el aire, los bosques, la tierra, e incluso el cielo, llevan incertos el prefijo “Y”. Y porá, agua pura, Y potĩ, agua limpia; Yvy, para la tierra que daba el sustento de todos los días; Yvyra para los bosques; Yvytu para el agua y el viento, Yvaga, cielo azul para los que cumplieron su mandato en esta tierra de una buena manera. Esa es la importancia que nuestros ancestros le daban al agua, por eso para nosotros, más que una obligación, es una satisfacción el mandato que nos impone la misión de Itaipu”, sostuvo.

“Se ha hecho una verdadera revolución”

Por su parte, el director brasileño, Jorge Samek, mencionó que en el lado brasileño de la entidad existen programas en el área tecnológica, programas de desarrollo en el turismo, programas del Parque Tecnológico, y muchos otros, pero lo que más agrada y deja una raíz más profunda es aquella hecha en el área de la educación a través de educadores en todas las escuelas primarias, secundarias y universitarias.

“Se ha hecho una verdadera revolución y nuestras herramientas son las metas del milenio, son exactamente las que traen la sustentabilidad en el planeta”, expresó.

Comentó que el estado de Paraná, Brasil, es pequeño, pero es responsable del 20 por ciento de la producción agropecuaria y el 20 por ciento de la generación de energía del Brasil; y la región de la cuenca del Paraná 3, es la región más productiva del Paraná, donde -justamente con el programa Cultivando Agua Boa- se demuestra cómo es posible congeniar la producción y la generación de empleo, con el profundo cuidado ambiental.

Agradeció además al Directorio y el Consejo de Administración del lado paraguayo de Itiapu por el constante apoyo a las gestiones ambientales de la entidad.

“Me resta agradecer en primer lugar a Boccia y todo su directorio, por su apoyo para poder unirnos y traer las cosas buenas y hacerlas realidad. A la consejera Mirtha de Franco a Carlos Alberto González, y en la persona de ellos a todos los consejeros paraguayos por el apoyo constante”, manifestó.

Homenaje

Un momento emotivo durante el evento se vivió cuando se realizó un merecido homenaje a Leonardo Boff, uno de los principales colaboradores y ejemplo vivo del CAB. Boff recibió un cuadro del artista plástico Anderson Passos.

“Estoy admirado y profundamente sorprendido. Los que tendrían que ser homenajeados son ustedes, que ayudaron a construir este programa, que es la unión del esfuerzo de todos”, dijo emocionado.

La ejecución de los himnos nacionales de Brasil y Paraguay, estuvo a cargo del cacique y violonista Robson Miguel, maestro de orquestra sinfónica y jazz. El mismo interpretó los dos himnos en el idioma guaraní.

Cultivando Agua Boa

El CAB es un programa socioambiental de Itaipu Binacional, y cuenta con más de 2 mil socios. El programa trabaja en la solución de problemas sociales y ambientales de los 29 municípios que componen la Cuenca Hidrográfica del Paraná 3. Anualmente, los participantes del programa se reúnen para celebrar las conquistas, evaluar las acciones ejecutadas y planificar futuras actividades.

Comentarios