El río Paraná registra la mayor crecida de los últimos 16 años

0
637

Sobre la Entidad

Itaipú Binacional
La represa hidroeléctrica de Itaipú, es una empresa binacional entre Paraguay y Brasil, en su frontera sobre el río Paraná.
  • Imagen captada desde el edificio de Producción de Itaipu
  • La descarga del Río Yguazú, que normalmente suele ser de 1.500 metros cúbicos por segundo (m³/s), actualmente llega a los 14.500 m³/s (diez veces más).
  • Debido a las mencionadas lluvias intensas, Itaipu Binacional está liberando por su vertedero y el canal de descarga, 22.500 m³/s de agua.

Con una descarga actual de 38.000 metros cúbicos por segundo (m³/s), en la confluencia Paraná-Yguazú, que resultan en una crecida de 122 metros sobre el nivel del mar, en la altura del Puente de la Amistad se registra actualmente la mayor crecida del río Paraná de los últimos 16 años, en esta zona del Alto Paraná.

El último registro de una crecida de esta magnitud data del año 1997, cuando se registró un fenómeno de 38.900 m³/s en la confluencia Paraná-Yguazú, y 123 metros sobre el nivel del mar, en la altura del Puente de la Amistad, de Ciudad del Este. En tanto, la mayor crecida del río Paraná en esta zona del país se registró en 1992.

Debido a las intensas lluvias registradas actualmente -que hacen que los caudales de los ríos Paraná e Yguazú aumenten sus caudales en hasta 10 veces más de lo normal, se vive una situación preocupante para los moradores de las zonas bajas de Ciudad del Este y Presidente Franco (barrios San Rafael, San Agustín y Remancito).

La descarga del Río Yguazú, que normalmente suele ser de 1.500 metros cúbicos por segundo (m³/s), actualmente llega a los 14.500 m³/s (diez veces más). Por otro lado, debido a las mencionadas lluvias intensas, Itaipu Binacional está liberando por su vertedero y el canal de descarga, 22.500 m³/s de agua.

Estas dos grandes corrientes de agua de ambos ríos se encuentran en el punto de conexión demoninado R11; técnicos de Itaipu explicaron que este es el punto del hito de las Tres Fronteras, allí se produce un efecto rebote y hace que la corriente del río Paraná vuelva y ocurran las inundaciones.

Asistencia permanente

“Ese fenómeno está ocasionando todas estas inundaciones y está afectando a los barrios San Rafael, Remancito y San Agustín, principalmente. Estimamos que están siendo afectadas -entre los tres barrios- alrededor de 300 familas”, comentó el director Técnico de Itaipu, José Mría Sánchez Tillería.

El Director Técnico explicó que en función a esto, Itaipu está realizando una permanente asistencia a través del área de Responsabilidad Social, Bomberos, Guardabosques y personal de Servicios Generales.

“Desde el sábado 22 de junio, estamos asistiendo a los perjudicados por la crecida. También la Fundación Tesãi colocó un puesto de salud móvil para la gente afectada y la Ande está atendiendo para desconectar las zonas inundadas”, indicó.

Mencionó además, que la entidad tiene una comisión totalmente estructurada para cuando ocurren estos casos, comentó que existe un documento que se llama SOSEM (Sistemática de Operación en Situaciones de Emergencia Hidrilógica).

“En este documento de la Superintendencia de Operación se establecen las directrices y las acciones que se deben tomar para cada nivel de las inundaciones. Las acciones emprendidas están totalmente sistematizadas”,acotó.

Vaticinó que para la primera quincena de julio se estarían normalizando los sectores afectados por la crecida. “Durante todo ese periodo estaremos apoyando con las acciones”, dijo.

Itaipu Binacional ofrece almuerzo y cena a los afectados por la credida, además de la donación de 600 lotes de alimentos y frazadas.

Estudios e informes previos

Así mismo, el superintendente de Operación de Itaipu, Hugo Zárate, aseguró que la entidad, a través del sector de Hidrología, siempre prevé estos acontecimientos. Aseveró que los profesionales calculan y hacen los estudios de niveles de manera a tener una previsión, con al menos 4 0 5 días de antelación.

“Cuando nos percatamos que estos fenómenos van a suceder, enviamos a nuestros técnicos a las zonas que serán afectadas, ellos visitan casa por casa a los moradores para avisar lo que se viene y tomen las providencias necesarias. A veces no tenemos éxito porque la gente no cree”, indicó.

Explicó que Itaipu respeta sus normas de precaución con referencia a las cotas, por lo que deben liberar las aguas por el vertedero cuando el límite se ve amenazado.

“Nosotros tenemos un nivel de 220.4 metros de aguas arriba en la presa que debemos mantener, ese es el nivel de seguridad de la hidroeléctrica. El agua que venga a más de este nivel tenemos que verter. A nosotros no nos agrada estar vertiendo porque es agua que podría generar energía, pero, tenemos que respetar este límite”, aclaró.

Aseguró además que estos son fenómenos climáticos que se presentan y no existen formas de evitar. “Si no existiese Itaipu, esas zonas se inundarían en 1 día y nadie les iba a avisar. De igual manera, nosotros podemos atajar hasta un cierto punto, de hecho hacemos ese ejercicio de control”, aseguró.

Indicó además, que diariamente la División de Hidrología de Itaipu emite un boletín de alerta hidrológico para que la ciudadanía esté informada.

Según la división de Hidrología, los datos actuales son los más altos que se estiman en esta crecida, y de acuerdo a la previsión, ya no se espera un aumento en dichos niveles.

Comentarios