Seis millones de análisis para asegurar la excelencia de los recursos hídricos suministrados a los madrileños

0
98
98
  • El presidente de Canal de Isabel II Gestión, Salvador Victoria

(Madrid) El presidente de Canal de Isabel II Gestión, Salvador Victoria, ha visitado el embalse de Valmayor para conocer el proceso de toma de muestras que garantiza la calidad del agua, análisis que se producen cada cinco segundos. En 2012, Canal de Isabel II Gestión realizó 6.212.028 análisis para asegurar la excelencia de los recursos hídricos suministrados a los madrileños.

Canal de Isabel II Gestión tiene establecido un estricto programa de vigilancia para el control del agua tanto en origen (embalses, ríos y captaciones de aguas subterráneas), como en distribución (plantas de tratamiento, depósitos y red). Para ello, la empresa dispone de 16 laboratorios y 38 estaciones de vigilancia automática. Tanto el laboratorio central de Madrid como los de Arganda y Griñón está acreditados para la realización de la toma de muestras y los análisis físico-químico y microbiológico, lo que garantiza su rigor e independencia en estos procesos.

En el control del agua en origen se analizan las posibles variaciones de la calidad de la misma. Las características de los embalses destinados al abastecimiento de la Comunidad hacen que sea óptima y mensualmente se programan muestreos para decidir cuáles son las profundidades a las que hay que tomar el agua para captar las de mayor calidad para el abastecimiento. En 2012, se realizaron 26.339 análisis de este tipo, de los cuales 2.546 correspondieron a Valmayor.

Muestreos a distintas profundidades en los embalses

El proceso de toma de muestras en origen se suele realizar mediante el bombeo desde una embarcación, y además de estudiar la temperatura del agua de los embalses, la penetración de la luz y la distribución de las algas, se somete a la muestra a un análisis biológico y físico-químico en el laboratorio central.

En función de la época del año, se toman diferentes series de muestras entre la superficie del agua y el fondo del embalse, que representan las singularidades del mismo, de acuerdo a la profundidad a la que se encuentran la tomas para el abastecimiento.

Una vez recogidas las muestras y etiquetadas, se trasladan refrigeradas rápidamente al laboratorio para su análisis inmediato. Primeramente se registran con un número correlativo de forma que el analista desconozca el origen de la muestra, y a continuación se inician los ensayos biológicos y físico-químicos.

Comentarios