Las piscinas del municipio cántabro de Camargo se tratan a partir de ahora con bromo

0
103
103

El Ayuntamiento de Camargo ha sustituido este martes el cloro por el bromo en el tratamiento de agua de sus piscinas del centro cultural La Vidriera y de Cros

El cloro, sustancia utilizada en el tratamiento y desinfección, se ha sustituido por bromo, elemento que se obtiene de las aguas del Mar Muerto mediante electrólisis, según ha informado el Ayuntamiento de Camargo en nota de prensa.

Con esta medida, se elimina el habitual olor a cloro y se facilita la utilización de las instalaciones a usuarios a quienes el cloro les produce irritación en las mucosas. Además, el bromo presenta ventajas como un "mejor control del pH", así como una "capacidad bactericida y alguicida mucho mayor".

La Concejalía de Deportes ha optado por modificar así el sistema de desinfección de las aguas "realizando una inversión algo mayor que la que el cloro requiere para poner fin a situaciones habituales en las piscinas tratadas con cloro en las que los usuarios informan de molestias originadas por esta sustancia sobre todo en los ojos".

El edil, José Ángel Diestro, ha animado a los usuarios de las instalaciones deportivas municipales a acercarse tanto a la piscina de La Vidriera como a Cros que este martes reabren sus puertas tras someterse a labores de mantenimiento en septiembre.

Comentarios