El proyecto europeo 'Life+ 12 Albufera' permite mejorar la calidad de las aguas y el hábitat de las aves

0
51
51

El proyecto europeo 'Life+ 12 Albufera', centrado en la gestión integrada de tres humedales artificiales en el entorno del Parque Natural de la Albufera de Valencia, ha arrancado este mes de octubre.

Coordinado por la Universitat Politècnica de València (UPV), cuenta con la cofinanciación de Acuamed y la Confederación Hidrográfica del Júcar y con la participación de Acció Ecologista-Agró, Fundación Global Nature y la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife). El proyecto, que tiene un presupuesto total de 1,446,234.00 euros y un plazo de ejecución de tres años, está cofinanciado al 50% por la Unión Europea, informa la institución académica en un comunicado.

El proyecto está cofinanciado al 50% por la Unión Europea.

El objetivo final es demostrar cómo una adecuada gestión integrada de estos espacios permite conseguir el doble objetivo de mejorar la calidad de las aguas y el hábitat de las aves, integrando así las tres directivas europeas (Agua, Aves y Hábitats). Durante el desarrollo del proyecto se definirán indicadores conjuntos 'Agua-aves-hábitats' y se buscarán las reglas de gestión en los humedales artificiales que optimicen estos indicadores.

El ámbito de aplicación del proyecto se sitúa en los tres humedales artificiales que existen en el entorno del lago de l'Albufera de Valencia: el Tancat de la Pipa (Valencia), el Tancat de Milia (Sollana) y el Tancat de L'Illa (Sueca). Estas actuaciones que se realizaron con el objetivo de mejorar la calidad de las aguas del lago, fueron promovidas en su día por el actual Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente a través de la Confederación Hidrográfica del Júcar en el caso del Tancat de la Pipa y de Acuamed en el caso del Tancat de Milia y L'Illa.

Los humedales artificiales operan como sistemas de tratamiento de aguas provenientes, en este caso, bien del propio lago de l'Albufera o bien de aportes externos. En total suman unas 90 hectáreas de antiguos arrozales transformados, en los que la nueva vegetación está formada por un conjunto de plantas macrófitas: carrizos y eneas fundamentalmente, pero también lirios y juncos, entre otras y que son las responsables de la depuración de las aguas.

Una adecuada gestión integrada consigue el doble objetivo de mejorar la calidad de las aguas y el hábitat de las aves.

Objetivos de calidad

La creación de estos humedales artificiales se perfila, pues, como una medida que puede ayudar a dar cumplimiento a los objetivos de calidad de aguas recogidos en la Directiva Marco del Agua y a la vez servir para mejorar de forma directa el estado de conservación de hábitats y aves de acuerdo con las directrices marcadas por la Directiva de Aves y la Directiva de Hábitats.

Durante los próximos tres años, los socios llevarán adelante las tareas definidas en el proyecto, que incluyen aspectos como el control de la calidad de las aguas que atraviesan estos humedales, la gestión del agua, la gestión de la vegetación el estudio de la avifauna presente, así como la evaluación de los efectos sobre la economía local y la percepción de la población sobre los humedales artificiales. Todo ello sin olvidar las cuestiones relacionadas con su difusión, el intercambio de experiencias similares y la participación social.

La consecución de este proyecto ha sido el resultado de la estrecha colaboración entre las administraciones públicas, organizaciones ecologistas y universidades que, desde hace varios años, llevan realizando en el entorno del Parque Natural de l'Albufera de Valencia.

Comentarios