"Son las mujeres, los niños y los viejos los que más padecen las consecuencias del cambio climático" afirma Raquel Lejtreger

0
104

Sobre la Entidad

Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente de Uruguay.
Web

Días atrás la subsecretaria del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Raquel Lejtreger, junto al Director Nacional de Medio Ambiente, Jorge Rucks, informaron ante la comisión de Medio Ambiente del Senado, la posición de Uruguay en la 19º Conferencia de las Partes (COP19) realizada sobre fines de 2013 en Varsovia – Polonia. La COP es el principal organismo de decisión de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. La instancia convocada por solicitud del Senador Carlos Baraibar, permitió a las autoridades del MVOTMA realizar un informe detallado sobre las actividades de Uruguay en la COP19 pero también en particular, vinculando el trabajo que lleva adelante nuestro país tanto a nivel nacional como internacional sobre cambio climático y variabilidad.

La subsecretaria comenzó su intervención explicitando por qué Uruguay participa de estas conferencias, presentando el contexto en que se inserta esta COP, cómo se define nuestra posición del país en el marco del Sistema Nacional de Respuesta al Cambio Climático, cuáles son los ejes estratégicos para nuestro país y nuestro continente. Posteriormente dio paso a que el director de DINAMA explicite la participación de nuestro país durante los días de la Conferencia. Luego indicó las principales conclusiones de su participación en el segmento ministerial y los compromisos asumidos por Uruguay de cara a la próxima reunión en Lima - Perú. Finalizó informando acerca del trabajo transversal de nuestro ministerio en este campo, y la coordinación con otros actores, explicitando las prioridades de la política pública con relación al cambio climático y la variabilidad relacionada con los objetivos estratégicos de nuestro gobierno; la erradicación de la indigencia y la disminución de la pobreza y las desigualdades.

Lejtreger explicó los principales motivos por los que Uruguay participa de estas conferencias destacando que el cambio climático, como proceso global y sus consecuencias, afecta a todos los países del mundo.

En este sentido señaló las consecuencias históricas de algunos modelos y niveles de desarrollo de los países (expresadas en la emisión de gases de efecto invernadero) que tienen consecuencias directas en el cambio climático. Informó que nuestro país no tiene una incidencia significativa en la producción de esos gases de efecto invernadero pero que sí sufre las consecuencias del cambio climático.

Se informó que ámbito de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático está en discusión la generación de un instrumento vinculante, que implicará compromisos para todos los países, por lo tanto también para Uruguay. Se aspira a que ese instrumento vinculante sea aprobado en la próxima Conferencia de las Partes a llevarse a cabo en París en el año 2015, y que su entrada en vigor sea en el año 2020.

El cambio climático hoy es una realidad admitida mundialmente

El “cambio climático hoy es una realidad admitida mundialmente y, más allá de que nuestra región no sea la productora de las causas que acentúan la variabilidad, padecemos sus consecuencias y ello se expresa fundamentalmente en las poblaciones más pobres y vulnerables, por lo que este tema ha sido preocupación de todos los ámbitos regionales de coordinación” indicó la viceministra.

También repasó el contexto regional y en particular algunas instancias de trabajo del año 2013 en las que el tema del cambio climático fue importante como en la primera reunión del Grupo de Trabajo de Ambiente de CELAC o la Reunión de Ministros de Ambiente del MERCOSUR y Estados Asociados -realizada en noviembre, en los días previos a la Conferencia de Varsovia. Se decidió promover una acción coordinada de América Latina en el ámbito de la COP19, considerando las consecuencias de los desastres en las poblaciones pobres de nuestra América, y en la perspectiva de la realización de la Conferencia de Cambio Climático en Lima, en el 2014, en el espacio geográfico de nuestro continente. Lima debe ser una oportunidad para que esté presente la impronta de nuestra región, vinculándose a todos los temas que son prioridad como la erradicación de la pobreza, las vulnerabilidades ambientales y las desigualdades territoriales, que acentúan las consecuencias fenómenos naturales que se convierten en desastres, afectando a tantas familias y personas.

La subsecretaria explicitó los elementos principales de la posición de Uruguay, y se refirió al principio de las responsabilidades comunes pero diferenciadas, acuñado con fuerza en la Conferencia de Rio+20, indicando que “nuestro país es ferviente en el desarrollo de esta idea en todos los ámbitos en los que participa”. Destacó los avances de nuestro país en la adaptación al cambio climático, señalando la necesidad de fortalecer la resiliencia ante los efectos del cambio climático y la variabilidad en cada una de las áreas donde impacta (ya sea en los ámbitos urbanos como rurales, en los lugares de residencia o de producción).

En síntesis, según el director de DINAMA, uno de los resultados relevantes de esta COP fueron los avances en el sistema de información y creación de los planes nacionales de adaptación, los llamados NAP.

Los Planes Nacionales de Adaptación fueron aprobados en la COP18 celebrada en Qatar y su financiamiento se le encomendó al Fondo para el Medio Ambiente Mundial, conocido como GEF. En el caso de Uruguay se solicitaron esos recursos y estarán disponibles desde el mes de agosto de 2014. A partir de ese momento se comenzará a preparar el primer Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático. Uruguay es uno de los primeros países del mundo que ha solicitado ese financiamiento, “por lo que podemos decir que, de alguna manera, somos líderes en estos procesos” indicó Jorge Rucks.

Culminando con la instancia de encuentro en la Comisión de Medio Ambiente, Lejtreger mencionó el discurso de Uruguay en la COP como “el crisol de todo lo que veníamos hablando anteriormente” y destacó “parecería que cuando hablamos de cambio climático se requiere de una especie de arquitectura lexicográfica ya que abarca muchos temas técnicos. Entonces, vuelvo a la pregunta del principio: ¿por qué vamos a las COP?Vamos porque tiene que ver con nuestra realidad en un sentido totalmente tangible y profundo. Así como recientemente hablábamos de la sensibilidad que generó el tifón en Filipinas, ahora me gustaría referirme a un hecho que no nos es ajeno: las inundaciones que nuestro país ha vivido últimamente”

En este marco, informó acerca del trabajo que se viene realizando desde el MVOTMA desde hace tiempo y señaló que si bien hay un momento en el que estas cosas se visualizan, que aparecen en la televisión, en los medios en general y vemos las consecuencias, hay largos períodos en los que en algunos ámbitos públicos el problema está más ausente, “sin embargo nunca lo está en nuestro trabajo porque es allí donde tenemos la posibilidad de intervenir en temas de más largo plazo como el de la planificación”.

La subsecretaria se recordó algunos eventos extremos de la última década de Uruguay han puesto este tema en la agenda pública como las inundaciones producidas en 2007, 2009, 2010 y a las que recientemente ha vivido nuestro país. “La mayoría de las inundaciones que se producen en nuestro país son de ribera. Las que he mencionado anteriormente, vinculadas al fenómeno del Niño -que además provocó que sucedieran con bastante rapidez-, son eventos de gran magnitud que se desarrollan en corto plazo. Ellas provocaron, entre otras cosas, que en las ciudades de Durazno y de Treinta y Tres las marcas de crecimiento del curso de agua fueran las mayores registradas en cien años” subrayó Lejtreger.

Ésto implicó desplazamientos transitorios o permanentes de muchísimas personas, lo que según la subsecretaria, está vinculado al riesgo, ese riesgo que conjuga las amenazas y las vulnerabilidades, riesgo que se genera en los períodos en los que no está presente la emergencia y que permiten el accionar preventivo vinculado al crecimiento planificado de las ciudades.

Son las mujeres, los niños y los viejos los que más padecen estas consecuencias del cambio climático

En este marco, la representante de la cartera indicó que las consecuencias de los desastres son desiguales y se refirió a aquellos que son los más fuertemente impactados. “Son aquellos, de alguna manera, expulsados del mercado de suelos, los que se ubican en las tierras más desfavorecidas, fundamentalmente públicas. Por lo tanto, esto también es el resultado de nuestros países en desarrollo y de la existencia de poblaciones pobres, vulnerables, que son las que sufren estas consecuencias. A su vez, dentro de ellas también hay diferencias, y son las mujeres, los niños y los viejos los que más padecen estas consecuencias del cambio climático”.

En ese sentido subrayó: “Nuestro Plan Quinquenal de Vivienda tomó la perspectiva del riesgo de inundación como uno de los lineamientos estratégicos clave. De hecho, constituye uno de los elementos del primer lineamiento estratégico, el Plan de Relocalización, en el entendido de que impacta en las poblaciones más pobres. En este plan, se trata de trasladar a las familias radicadas en zonas inundables a un hábitat seguro, con calidades adecuadas, plan que se ha ido desarrollando en conjunto con las Intendencias. Ese plan incluye también las áreas contaminadas, ya que se trata de una perspectiva ambiental. Es así que se han ido vaciando las zonas de riesgo y generándose en ellas -como ya dije- actividades compatibles con el uso del agua”.

Como resultado de la comparecencia en la Comisión de Medio Ambiente del Senado, la subsecretaria Raquel Lejtreger, concluyó que a través del esfuerzo de la información brindada “intentamos trasmitir cuál es el rol de nuestra América Latina que sufre inundaciones, sequías y deslaves; quiénes se ven afectados por estos fenómenos y por qué queremos participar muy fuertemente de todos estos ámbitos, poniendo de relieve temas vinculados a las vulnerabilidades, a la inclusión social y a otra cantidad de cosas, por más que a veces parezcan lejanas a la problemática del cambio climático. Debemos poder vincular todo esto en nuestra vida cotidiana, y ese es el sentido que tiene la participación en estas instancias”. 

Comentarios