El cambio climático produce pérdidas equivalentes al 3% del PIB en América Central

0
35
35

(ANAMLos países de Centroamérica y República Dominicana, que generan emisiones de gases de efecto invernadero de un 0.5% del total global, sufren afectaciones por el cambio climático que produce pérdidas humanas y refugiados climáticos, impactos económicos equivalentes al 3% del Producto Interno Bruto que socavan los esfuerzos nacionales y regionales para erradicar la pobreza y extrema pobreza.

A esta conclusión llegan los ministros de Ambiente y delegaciones respectivas de las naciones centroamericanas que concurren a la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 18) y la Conferencia de las Partes sobre el Protocolo de Kioto, (CMP 8), que tiene lugar en la ciudad de Doha, Qatar donde se discute el futuro de la política mundial sobre el cambio climático y un nuevo periodo de este protocolo.

En una conferencia de prensa que reunió a los ministros que se sumaron esta semana a la fase final o segmento de alto nivel y que forman la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo (CCAD), en representación del Sistema de la Integración de Centroamérica (SICA) se hizo un balance de la situación de alta vulnerabilidad del istmo y lo que ha significado para el desarrollo en esa zona del continente.

“Centroamérica, -afirmaron los ministros-, sufre eventos extremos cada vez con mayor frecuencia e intensidad que provocan centenares de pérdidas de vidas humanas, miles de damnificados, desbordamiento de ríos, inundación de extensas áreas, sequías, deslizamientos, daños en cultivos, carreteras, puentes y viviendas para configurar una amenaza severa a la seguridad alimentaria y graves afectaciones a la actividad económica y comercial de la región”.

Los ministros y miembros de las delegaciones expusieron a la prensa internacional cómo, según los informes de Riesgos Climáticos a nivel Global, en la región Centroamericana se encuentran los países con mayor afectación por el cambio climático. Y sustentaron este panorama al resaltar que “entre 1930 y 2008 la región padeció 248 eventos extremos asociados a fenómenos climáticos e hidrometeorológicos”.

Pero como contrapunto, el Instituto para el Medioambiente y Seguridad Humana, de la Universidad de Naciones Unidas (UNU-EHS), presentó el Índice Mundial de Riesgo, que consiste en el análisis de cuatro componentes, Exposición, Susceptibilidad, Capacidad de respuesta y Adaptación. Dicho índice ubica a seis de los países de la región entre los primeros 25 y a 4 de ellos en los primeros 15 de este índice, como países de Muy Alto Riesgo.

Como consecuencia de los impactos del cambio climático, precisaron los ministros, se ha afectado la producción agrícola, la infraestructura y los asentamientos humanos a nivel mundial, que junto a la crisis financiera y económica internacional y el encarecimiento de los granos básicos han impactado en la seguridad alimentaria, así como los desastres naturales que ocasionan pérdidas humanas y en la necesidad de desviar fondos para la rehabilitación y reconstrucción.

El SICA considera que en la medida en que los países desarrollados cumplan sus compromisos legalmente adquiridos relativos a la provisión de recursos financieros nuevos, predecibles y suficientes, y adicionales a la Ayuda Oficial al Desarrollo, para la adaptación, mitigación, la creación de capacidades y el desarrollo y la transferencia de tecnología, los países en desarrollo podrán cumplir con la aplicación efectiva de la Convención.

El SICA ratifica como su prioridad la Adaptación sin dejar de reconocer la importancia de los esfuerzos voluntarios en mitigación, aun cuando las emisiones son mínimas. Con relación al Comité de Adaptación, se urge que se provean los medios necesarios para su inmediato y adecuado funcionamiento.

También se requiere que los países desarrollados asuman sus compromisos para la capitalización del Fondo Verde para el Clima, y a corto plazo asegurar su puesta en marcha con el fin de atender las necesidades más urgentes de los países en desarrollo.

Además, precisaron los representantes de Centroamérica y República Dominicana, “es prioritario que los países desarrollados asuman sus compromisos para la capitalización del Fondo Verde para el Clima, y a corto plazo asegurar su puesta en marcha con el fin de atender las necesidades más urgentes de los países en desarrollo”.

Es fundamental, agregaron, fortalecer la transferencia de tecnologías y fomentar su generación a nivel regional, incluyendo la atención y utilización de los conocimientos tradicionales, indígenas y ancestrales.

Con relación a las negociaciones para alcanzar los objetivos de la COP 18 y la CMP 8, los países centroamericanos auguran “sea exitosa, y pondrán todos sus esfuerzos para que se acuerde un Segundo Período de Compromisos del Protocolo ambicioso de acuerdo a la ciencia, para el cumplimiento de los compromisos adquiridos, para concretar el financiamiento para los medios de implementación, para la adaptación, la transferencia de tecnología, y obtener un resultado acordado que contenga de forma integral todos los elementos contenidos en el Plan de Acción de Bali, elemento esencial para el éxito de Doha”. 

Comentarios