Colaboración Chile-México para la conservación de humedales estratégicos

0
82

Sobre la Entidad

  • Humedales
  • Recomendación de nuevos desafíos: Ampliación de la Reserva Nacional Los Flamencos para incorporar otros complejos de humedales, como Salada – Saladita – Interna, y crear nuevos sitios Ramsar, como la Laguna Lejia y las lagunas Miscanti y Miñiques.

En el marco del Convenio de Colaboración MéxicoChile, proyecto conjunto entre La Corporación Nacional Forestal (CONAF) y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas de México (CONANP), que busca el fortalecimiento de capacidades institucionales para la protección y conservación de humedales dentro de las Áreas Naturales Protegidas de México y Áreas Silvestres Protegidas del Estado de Chile; se reunieron en la región de Antofagasta, en la segunda fase del programa de colaboración, una delegación de profesionales mexicanos y chilenos con el objetivo de trasferir e intercambiar experiencias técnicas, entorno al manejo y conservación de humedales de cada país; y conocer los humedales chilenos de la zona altoandina, considerados ecosistemas estratégicos y de importancia internacional por la Convención de los Humedales conocida como convención de Ramsar.

La actividad desarrollada, se enmarca en la Asociación Estratégica México – Chile, que establece un Fondo Conjunto de Cooperación, y en el hecho de que CONAF, cumple el rol de Secretaría Técnica de la Estrategia Nacional para la Conservación y Uso Racional de los Humedales en Chile.

En la primera fase del programa 10 profesionales de CONAF de todo el país, visitaron México, en noviembre del año 2012, para conocer proyectos específicos de manejo racional y restauración de humedales tipo Manglar, y proyectos de ecoturismo con comunidades locales. La comitiva mexicana, por su lado, en esta visita, centró su foco en la experiencia de proyectos de participación con las comunidades indígenas en la administración de la Reserva Nacional Los Flamencos, que incluyen el apoyo de actores territoriales usuarios de los humedales, como las compañías mineras.

Al encuentro que tuvo lugar en San Pedro de Atacama, asistió un grupo de cinco profesionales que integran la CONANP de México, funcionarios de la Gerencia de Áreas Silvestres Protegidas y del Departamento regional de CONAF, y de la administración de la Reserva Nacional Los Flamencos, representantes de organizaciones indígenas y representantes de compañías mineras usuarias de humedales.

El desarrollo de la actividad consistió en exposiciones relacionadas con los temas señalados precedentemente, y visitas de campo a los humedales lagunas Miscanti y Miñiques, el sitio Ramsar Sistema Hidrológico Soncor del Salar de Atacama del Salar de Atacama, sitio Ramsar Salar de Tara, además de los proyectos de administración turística comunitaria en los humedales nombrados y los sitios Aldea de Tulor y Valle de la Luna.

Este encuentro es una importante instancia para desarrollar entre ambos países.

También, se expusieron temas respecto a la conservación de humedales y el sector minero, presentando una estrategia de vinculación y gestión de CONAF en esta materia. Cabe destacar, que participaron representantes de la Compañía SQM y Minera Escondida.

Ricardo Moyano, director regional CONAF Antofagasta, destacó que “este encuentro es una importante instancia para desarrollar entre ambos países, acciones de cooperación en favor de la conservación de los humedales y para plantearnos el desafío como CONAF de hacer los esfuerzos para incorporar otros humedales de importancia al Sistema Nacional de Áreas Silvestres protegidas del Estado que administra nuestra institución”.

Ambos países, poseen una trayectoria en materia de conservación de humedales y cooperación internacional, y por lo tanto, el intercambio de conocimientos y experiencia permitirá fortalecer gradualmente las capacidades institucionales tanto de CONAF como de CONANP, desde el punto de vista técnico y político institucional. Esto, contribuirá a trabajar de manera más eficiente en la conservación de los humedales de las Áreas Protegidas de ambos países, con el propósito de transmitir la importancia de su preservación y conservación, al resto de la sociedad.

Conclusiones y desafíos

La reunión dio lugar a conclusiones respecto a que el turismo desarrollado en torno a los humedales con criterios de sustentabilidad, resulta una herramienta eficaz para la puesta en valor de los ecosistemas y su conservación; así como para la generación de beneficios económicos para la conservación y el desarrollo de las comunidades locales. Cabe señalar, que los cuatro proyectos visitados en esta gira, generan en su conjunto ingresos aproximados del orden de 1 millón de dólares al año, que son administrados por las comunidades para fines de administración de los proyectos (contratación de 35 guías indígenas, administración de tres Centros de Información Ambiental, senderos de esparcimiento de visitantes, entre otros), y financiamiento de iniciativas de conservación y de interés comunitario.

Otra reflexión, es que la conservación de los humedales es responsabilidad de todos los actores usuarios e interesados en su manejo, en un proyecto común de convivencia territorial, siendo las compañías mineras un actor relevante de dicho contexto. Particularmente, este sector realiza aportes importantes en investigación científica con altos estándares de innovación y desarrollo tecnológico, y apoyo financiero para proyectos de desarrollo local.

Los cuatro proyectos visitados en esta gira generan en su conjunto ingresos aproximados de 1 millón de dólares al año.

Respecto a la integración de humedales para su protección, la visita deja desafíos planteados, como la ampliación de los límites de la Reserva Nacional Los Flamencos para incorporar otros complejos de humedales, como el complejo hidrológico Salada – Saladita – Interna, y crear nuevos sitios Ramsar como la Laguna Lejia y las lagunas Miscanti y Miñiques.

Cabe destacar, que en las zonas altoandinas, habitan una serie de especies de aves migratorias que dependen de estos humedales, como el Flamenco andino, Phoenicoparrus andinus; Flamenco chileno, Phoenicopterus chilensis y el Flamenco de James, Phoenicopterus jamesi, y la Tagua cornuda, Fulica cornuta; especie de ave poco común de color negro habita lagunas altoandinas como las Lagunas Miscanti-Miñiques en la Reserva Nacional Los Flamencos.

Instrumentos para la conservación de humedales

La atención internacional sobre los humedales a partir de la Convención Ramsar, suscrita por Chile en el año 1971 y ratificada en 1981, cuya misión es la conservación y el uso racional de los humedales mediante acciones locales y nacionales gracias a la cooperación internacional; ha permitido a nivel regional el establecimiento de sucesivos acuerdos y resoluciones, que a su vez, constituyen compromisos de los países que comparten ecosistemas asociados a la alta montaña de la Cordillera de los Andes, como Argentina, Bolivia, Chile, Perú, Colombia, Venezuela y Costa Rica) y organizaciones asociadas como el Grupo para la Conservación de Flamencos Altoandinos (GFCA).

Mediante dichas resoluciones se reconoce a los humedales altoandinos como ecosistemas estratégicos, y los países firmantes de la convención se comprometen a establecer programas de acción específicos para los humedales altoandinos y las cuencas que los alimentan, tanto a nivel de la región andina, como a nivel local en cada uno de los países involucrados, a fin de preservar su valiosa biodiversidad, su función como reguladores del agua y como espacio de vida de muchas comunidades locales, campesinas y pueblos indígenas.

Estos países y las redes técnicas diseñaron una Estrategia conjunta para la conservación y uso sostenible de los humedales altoandinos, denominada “Estrategia Regional de Conservación y Uso Sostenible de los Humedales Altoandinos”, suscrita en 2005. En el plano regional, se busca que la Estrategia sea asimilada en diferentes espacios de cooperación e integración y a escala nacional, que se logre articular con los planes de desarrollo de los países influyendo sobre las acciones sectoriales y locales.

Cabe señalar, que de los 12 humedales de importancia internacional declarados como sitios Ramsar por Chile, 7 se encuentran en la zona altoandina (4 de ellos en la región de Antofagasta), a saber: Salar de Surire en la región Arica y Parinacota; Salar de Huasco en la región de Tarapacá; , Sistema Hidrológico de Soncor, Salar de Tara Salar, Salar de Pujsa y de Aguas Calientes IV en la región de Antofagasta, y el Complejo Laguna Negro Francisco y Laguna Sta. Rosa en la región de Atacama. Además se encuentran declarados como sitios Ramsar en Chile, el Santuario Natural Laguna Conchalí (región de Coquimbo); El Yali y el Parque Andino Juncal en la región de Valparaíso; Santuario Natural Carlos Anwandter en la región de los Ríos; y Bahía Lomas en la región de Magallanes.

Por otra parte, la CONAF organiza su gestión entorno a los humedales, a través del Programa Nacional para la Conservación de Humedales insertos en el Sistema Nacional de áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE), cuyo objetivo es mejorar el estado de la conservación de estos ecosistemas y la diversidad biológica asociada, que contribuye al cumplimiento de los objetivos de la Estrategia Nacional de Humedales de Chile que coordina el Comité Nacional de Humedales.

Las principales instituciones que conforman el Comité Nacional de Humedales son el Ministerio de Relaciones Exteriores, punto focal de todas las Convenciones Internacionales en Chile, el Ministerio de Medio Ambiente, coordinador de la ejecución del Plan de Acción de la Estrategia Nacional, CONAF como Secretaría Técnica de la Estrategia; además de representante de todos los ministerios del sistema de Gobierno Central.

Humedales de la Región de Antofagasta

Salar de Tara (SNASPE)

Declarado Sitio Ramsar en 1995, tiene una superficie de 4.800 hectáreas y se encuentra a una altitud de 4.300 metros de altitud. Se caracteriza por sus vegas, cursos de río y lagunas salinas. Es común observar aquí el ganso andino Chlöephaga melanoptera. La comunidad local pastorea camélidos en sus bordes y recolecta plantas para combustible y medicamento. Forma parte de la Reserva Nacional Los Flamencos.

Salar de Pujsa (SNASPE)

Se encuentra a una altura de 4.530 de altitud y tiene una superficie de 5.702 hectáreas. Es hábitat permanente para el flamenco de james, Phoenicoparrus jamesi. Forma parte de la Reserva Nacional los Flamencos.

Sistema Hidrológico Soncor (SNASPE)

Declarado Sitio Ramsar en 1995, tiene una superficie de 5.016 hectáreas y se encuentra a una altitud de 2.300 metros. Constituye uno de los sitios de mayor relevancia internacional para la reproducción del flamenco andino Phoenicoparrus andinus y es un sitio de desarrollo turístico controlado bajo responsabilidad de la Comunidad Indígena Atacameña de Toconao. Forma parte de la Reserva Nacional Los Flamencos.

Aguas Calientes IV

Tiene una superficie de 15.529 hectáreas y se encuentra a una altitud de 4.100 metros. Es muy comúnencontrar en este salar al chorlo de la puna (Charadrius alticola) y flamencos altoandinos

Sistema de Lagunas Miscanti y Miñiques (SNASPE): (No constituye Sitio Ramsar)

Este humedal está formado por dos lagunas que en conjunto tienen una superficie de 10.977 hectáreas. Se encuentran a una altitud de 4.110 (Miscanti) y 4.120 metros (Miñiques) respectivamente. Constituyen el hábitat más importante para la tagua cornuda en Chile. Es un sitio de desarrollo turístico controlado bajo responsabilidad de la Comunidad Indígena Atacameña de Socaire, la que además realiza pastoreo de camélidos en sus zonas aledañas. Forma parte de la Reserva Nacional Los Flamencos.

Comentarios