Las Oficinas Regionales de la SISS cumplen seis años

0
26

Sobre la Entidad

La Superintendencia de Servicios Sanitarios de Chile regula y fiscaliza a las empresas que brindan el servicio de agua potable y recolección y tratamiento de las aguas servidas.
26

Personalidades

  • Fueron nueve Oficinas Regionales que se añadían a las seis ya existentes, que se reforzaban y modernizaban para estar a la altura de los desafíos que la ciudadanía requería de la institución reguladora y fiscalizadora de las empresas sanitarias de todo el país.

Hace seis años, bajo el cielo soleado de Copiapó, la Superintendenta de Servicios Sanitarios, Magaly Espinosa Sarria, inauguraba una oficina de trabajo que tendría un importante papel: fiscalizar a la empresa sanitaria correspondiente y atender a los clientes y ciudadanos de toda la región. Era el comienzo de la Oficina Regional de la SISS en Atacama. Pero no solo eso, ese día en todas las capitales regionales de Chile comenzaban a trabajar hombres y mujeres que se dedicarían con profesionalismo y entusiasmo a servir a la gente . Era el comienzo de una nueva era en la institución: comenzaban a funcionar las Oficina Regionales de la Superintendencia en todo Chile.

En estricto rigor, eran nueve Oficinas Regionales que se añadían a las seis ya existentes, que se reforzaban y modernizaban para estar a la altura de los desafíos que la ciudadanía requería de la institución reguladora y fiscalizadora de las empresas sanitarias de todo el país.

De esta forma, a las oficinas de las regiones de Coquimbo, Maule, Biobío, Araucanía, Los Lagos y Metropolitana, se sumaban las de Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta, Atacama, Valparaíso, del Libertador Bernardo O'Higgins, de los Ríos, Aysén y de Magallanes.

La Ciudadanía lo Necesitaba

Durante 2006 y 2007, la Superintendenta y su equipo directivo recorrieron distintas localidades del país. Esto permitió la realización de reuniones con diferentes actores relevantes en cada región (intendentes, alcaldes, parlamentarios, juntas de vecinos, organizaciones sociales en general), en las cuales se hizo patente la necesidad de aumentar la fiscalización en terreno a las concesionarias de servicios sanitarios, como así también a los establecimientos generadores de residuos industriales líquidos (Riles), de modo tal que los ciudadanos percibieran el rol regulador y fiscalizador del Estado y asimismo, una mayor cercanía para con sus requerimientos.

No fue fácil. Todo ello implicó una gran cantidad de viajes, muchos de ellos, a localidades aisladas, cruzando caminos difíciles bajo la lluvia intensa del sur de Chile, o al fragor del intenso sol y monótono pero a la vez cautivante desierto. Pero la recompensa era la alegría y esperanza de la gente, representada en su junta vecinal o en su alcalde, quienes abrían las puertas de par en par para recibir a los integrantes de la SISS y hacerles sus planteamientos, algunos de suma urgencia.

Todo ello finalmente redundó en la elaboración de un proyecto que permitiera financiar la instalación y operaciones de la SISS en cada una de las regiones en las cuales no había presencia física. La iniciativa fue presentada a las autoridades políticas de la época, quienes por medio del Proyecto de Acuerdo N°450, la H. Cámara de Diputados acordaba solicitar la presencia de la Superintendencia en todo Chile. Así fue como en el presupuesto de la SISS, año 2008, se dispuso de recursos para la creación de nueve oficinas donde la SISS aún no contaba con presencia regional.

De esta firma, la Superintendenta estableció mediante Resolución Exenta N°4070/2007 una comisión para la habilitación de las nuevas oficinas regionales de la SISS y el reforzamiento de las ya existentes. El trabajo que desarrolló esta comisión permitió contar con la infraestructura necesaria para iniciar las operaciones en un plazo perentorio. Muchos funcionarios de la institución fueron partícipes de este trabajo: auxiliares, secretarias, fiscalizadores, jefaturas, personal de administración y finanzas, en fin, diversas áreas de SISS conectadas en un gran trabajo en equipo que significó viajes por tierra de Arica a Coyhaique trasladando equipamiento, meses de planificación, largas semanas de dormir poco, pero finalmente lograr el ansiado objetivo.

Seleccionando a los Mejores Servidores

Paralelamente a las gestiones y trabajos que se efectuaban para habilitar las oficinas, la Superintendencia tenía que encontrar a los mejores profesionales, técnicos y administrativos con vocación de servicio público para trabajar por y para la ciudadanía: había que empezar la selección de personal. Más de 2.500 personas postularon a este desafío. Se programaron comisiones que entrevistaron a los pre seleccionados a lo largo del país, con el objetivo de seleccionar a los más capacitados y motivados. Finalmente en abril de 2008, concretamente el día 22, comenzaba en Santiago un intenso plan de capacitación de tres semanas antecedía a la puesta en marcha de las oficinas regionales, simultáneamente el día 12 de mayo.

Y desde hace seis años...

Son 66 funcionarios trabajando en las 15 Oficinas Regionales de la SISS, atendiendo a cada ciudadano que quiera hacer una consulta o reclamo; fiscalizando a las empresas sanitarias respectivas de cada zona; realizando programas de trabajo especiales y focalizados según los problemas y condiciones climáticas, geográficas, humanas; visitando a los clientes en sus hogares para estar más cerca de sus necesidades. Es la meta que la Superintendencia se propuso hace seis años y el comienzo de la siguiente: fortalecer y aumentar la presencia de la institución conforme a las crecientes necesidades y demandas de la ciudadanía, para servir a Chile.

Comentarios