El MOP supervisa las extracciones de agua en las cuencas de la Región de Arica y Parinacota

0
16
  • Seremi Jorge Cáceres indicó que, a través del Programa de Fiscalización de la DGA, que incluye inspecciones y tramitación de denuncias en tribunales, se intenta frenar sobreexplotación de las distintas cuencas.

Sobre la Entidad

Dirección General de Aguas (DGA) de Chile. Dependiente del Ministerio de Obras Públicas.
Web
16

Un completo balance del Programa de Fiscalización de Extracción de Aguas de la Dirección General de Aguas (DGA) del Ministerio de Obras Públicas (MOP), entregaron el secretario regional ministerial de esta cartera, Jorge Cáceres junto al director regional de Aguas, Héctor Flores.

Ambas autoridades dieron a conocer las diversas acciones desplegadas en todas las cuencas de la Región de Arica y Parinacota, especialmente las realizadas este año en el valle de Azapa, que incluyen inspecciones y tramitación de denuncias en tribunales y en el Ministerio Público, para frenar las extracciones irregulares del recurso hídrico y la utilización no autorizada de los cauces.

El seremi detalló que este complejo trabajo “tiene como objetivo desarrollar una labor preventiva, de cuidado del recurso hídrico, teniendo en cuenta que este un bien escaso en una zona desértica y que sirve de sustento para el desarrollo de una actividad productiva que tiene alto impacto en la economía regional. Tenemos que hacer sustentables todas las actividades que requieren del agua y evitar que lleguemos a sufrir un periodo de escasez hídrica como la que vive el valle de Copiapó”.

Cáceres señaló que junto con esta labor, el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet ha impulsado modificaciones legales al Código de Aguas, para aumentar las facultades de fiscalización de la DGA y las sanciones, atendiendo a que el agua es un bien que debe estar al servicio de la comunidad para sus necesidades básicas y su desarrollo.

En ese mismo contexto, afirmó, se inscriben proyectos de infraestructura pública como el embalse Chironta en el valle de Lluta y el entubamiento del Canal Azapa. Ambos -dijo- persiguen un mejor aprovechamiento de las aguas, seguridad en el riego y una distribución equitativa ajustada a los derechos que los usuarios poseen.

El director regional de Aguas, Héctor Flores, expuso que gran parte de las fiscalizaciones realizadas con el equipo de profesionales y técnicos de la DGA, se ha concentrado en el valle de Azapa, ya que su acuífero presenta un mayor deterioro por lo intensivo de su uso.

Estamos preocupados por el déficit que presenta, el que calculamos es de 704 litros por segundo, es decir, esta cantidad proviene de la recarga que debería tener y no tiene. El valle de Azapa es uno de los polos productivos de la región y por eso debemos cuidar el agua que da vida a sus actividades. Estamos realizando estas fiscalizaciones permanentes, porque si transcurren tres años consecutivos donde el invierno altiplánico sea discreto o no existan lluvias, podríamos enfrentar un período de sequía”, precisó Flores.

Advirtió que la zona más crítica de Azapa, es el tramo entre los kilómetros 15  y 17. En ese sector, tras inspecciones efectuadas por la DGA, se han detectado pozos irregulares en superficie y otros en forma subterránea para evitar su detección, utilizando además tuberías conducentes a distintos predios.

Respecto de las acciones registradas por el Programa de Fiscalización, el director regional de Aguas detalló que este año han tramitado 10 denuncias por extracciones irregulares y efectuado 16 inspecciones verificando extracciones no autorizadas y obras irregulares en cauces naturales. A nivel judicial, se han iniciado seis causas en el Juzgado de Letras para solicitar la aplicación de multas y otras cinco están en manos del Ministerio Público, tras realizar fiscalizaciones conjuntas con la PDI, a través de las cuales se han incautado cuatro bombas en pozos irregulares.

Comentarios