Las negociaciones sobre el clima de Lima, paso esencial hacia el Acuerdo de 2015

0
10

Sobre la Entidad

Comisión Europea
Representa y defiende los intereses del conjunto de la UE, elabora propuestas de nueva legislación europea y gestiona la labor cotidiana de poner en práctica las políticas y hacer uso de los fondos europeos.
10

La Unión Europea espera que la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que tendrá lugar del 1 al 12 de diciembre en Lima (Perú), allane el camino para que el próximo año pueda adoptarse en París un nuevo acuerdo mundial sobre el clima que sea jurídicamente vinculante. La UE confía en que el nuevo acuerdo contribuya a reforzar y ampliar de manera significativa los esfuerzos colectivos internacionales para luchar contra el cambio climático. El objetivo de reducir en un 40 % los gases de efecto invernadero acordado por los dirigentes de la UE en octubre, junto con el posterior anuncio de los EE.UU. y China sobre sus objetivos futuros, ponen de manifiesto la determinación mundial.

La UE estará representada en Lima por Gian Luca Galletti, ministro de Medio Ambiente de Italia, que ostenta la presidencia del Consejo de la UE, y Miguel Arias Cañete, comisario europeo de Acción por el Clima y Energía.

Tenemos que aprovechar este impulso creciente para alcanzar un acuerdo mundial sobre el clima

El ministro italiano ha declarado lo siguiente: "Tenemos que aprovechar este impulso creciente para alcanzar un acuerdo mundial sobre el clima. Para que el proceso de evaluación sea transparente, todos los países deben presentar sus propuestas tan pronto como sea posible en 2015. Debemos garantizar que las contribuciones responden a criterios científicos y que seguimos en el buen camino para mantener el calentamiento global por debajo de 2 ºC".

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, ha fijado como una de las diez prioridades para la presente Comisión la creación de "una Unión de la Energía resiliente con una política en materia de cambio climático que mire hacia el futuro". El vicepresidente de la Unión de la Energía, Maroš Šefčovič, ha señalado al respecto: "Lima nos brinda un mensaje de esperanza. Pone de manifiesto que no es demasiado tarde para lograr respetar el límite de 2 ºC acordado a nivel internacional. El nuevo paquete de clima y energía para 2030 confirma nuestra confianza en una economía hipocarbónica y más eficiente desde el punto de vista energético, que constituye la piedra angular de la Unión de la Energía. Si intensificamos las políticas nacionales y la cooperación internacional, podemos lograrlo: solo depende de la voluntad política".

Miguel Arias Cañete, comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, ha añadido: "Lima es un paso esencial hacia París, donde tenemos una oportunidad histórica para abordar el mayor reto al que se enfrenta nuestro planeta en la actualidad. El acuerdo definitivo que se alcance en París debe reflejar la realidad económica actual. Eso significa que necesitamos que cada una de las grandes economía desempeñe el papel que le corresponde. Europa tomó la delantera anunciando su propio objetivo. China y los EE.UU. no tardaron en responder. Ahora esperamos que los demás grandes emisores se unan a nosotros. El tiempo apremia: hay que pasar a la acción".

El acuerdo de 2015

  • Ambicioso

La UE invita a todas las Partes a presentar propuestas de objetivos de mitigación ambiciosos antes de finales de marzo de 2015, lo que está en consonancia con el calendario aprobado y permitirá proceder a examinar y sopesar la ambición de los esfuerzos individuales y colectivos antes de la reunión de París. De ese modo, la comunidad mundial podrá comprender la acción y el esfuerzo necesarios para alcanzar el objetivo de mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2º C.

  • Transparente

Los métodos acordados para el seguimiento de los avances realizados respecto a los compromisos de reducción de emisiones contraídos en París permitirán a las Partes medir el grado de avance colectivo. Asimismo, se podrá garantizar de manera comparable la eficacia y adecuación de las políticas nacionales.

  • Duradero

El nuevo acuerdo sobre el clima debe construirse para durar. La UE desea que el acuerdo de 2015 incluya un procedimiento para reforzar periódicamente los compromisos de reducción de emisiones. De ese modo, las Partes podrían tener en cuenta los últimos avances de la ciencia y aumentar el nivel de ambición a la luz de la evolución tecnológica. Con el acuerdo se pretende garantizar que el mundo persevere en una vía a largo plazo que sea coherente con el objetivo de mantener la temperatura global por debajo de los 2 ºC.

  • Equilibrado

Aunque la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero se sitúa en el centro de las negociaciones internacionales sobre el clima, la UE reconoce que la financiación de la lucha contra el cambio climático y la adaptación a este fenómeno son componentes esenciales para lograr un acuerdo equilibrado en 2015.

¿Qué resultados espera obtener la UE de la conferencia de Lima?

La conferencia de Lima constituirá un paso fundamental para conseguir unos resultados satisfactorios en París. Lima debe permitir:

  • que los principales elementos del acuerdo de 2015 se adopten como base para ulteriores negociaciones en 2015;
  • que se acuerde una decisión que garantice que las contribuciones de reducción de los gases de efecto invernadero que los países presenten en los próximos meses sean transparentes, cuantificables y comparables;
  • que, antes de la Conferencia de París de 2015, se establezca un proceso internacional que estudie y analice el nivel de ambición e idoneidad de las contribuciones individuales y colectivas respecto al objetivo de mantenerse por debajo de los 2 ºC;
  • que continúen los trabajos para reforzar el nivel de ambición en materia de mitigación antes de 2020.

La financiación de la UE para la lucha contra el cambio climático en 2014

La UE y los Estados miembros, en cuanto máximos proveedores mundiales de ayuda oficial al desarrollo, informarán en Lima acerca del mantenimiento de los fondos que destinan a los países en desarrollo para luchar contra el cambio climático. Solo en 2013, la UE y sus Estados miembros aportaron colectivamente 9 500 millones EUR para ayudar a los países en desarrollo a luchar contra el cambio climático. La UE mantiene su compromiso de ayudar a los países más vulnerables al cambio climático y a los que tienen menos medios para enfrentarse a ese desafío.

Comentarios