La Generalitat Valenciana invierte más de 4.260.000 euros en el sellado de vertederos en la provincia de Castellón

0
72
72

Personalidades

  • Localidad de Onda.

La Generalitat Valenciana ha invertido más de 4.260.000 euros, durante las dos últimas legislaturas, en el sellado y restauración de vertederos en la provincia de Castellón, según ha confirmado la consellera de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente, Isabel Bonig.

Bonig ha realizado estas declaraciones en el acto de presentación de las actuaciones que su departamento va a llevar a cabo para sellar y restaurar un vertedero de residuos urbanos situado en la Partida de Trencades en la localidad castellonense de Onda.

La consellera ha recordado que la Generalitat desarrolla desde hace varios años una "intensa" política de restauración de espacios degradados en diversos municipios de la Comunitat, entre los que destacan Marines, Vall d'Uixó, Lliria, Altura, Elda o el más reciente de Nules.

El vertido de residuos debe controlarse y gestionarse de manera adecuada con el objeto de prevenir o reducir los efectos negativos sobre el entorno y los posibles riesgos para la salud humana, según ha informado el Consell en un comunicado. En este sentido, la propuesta marco de Directiva de Vertidos establece la obligatoriedad de clausurar aquellos vertederos que no reúnan las condiciones exigibles y la adopción de medidas adecuadas para evitar el abandono incontrolado de los mismos.

Dado que un vertedero incontrolado es un foco de contaminación y de riesgos sanitarios, e incluso de incendios, la necesidad de limitar este tipo de riesgos demandan actuaciones sobre aquellos vertederos que no reúnen las condiciones mínimas requeridas, según la Generalitat.

Actuación "necesaria y beneficiosa"

En este sentido, la consellera de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente ha destacado que el proceso de sellado de un vertedero de residuos representa una actuación medioambiental "necesaria y beneficiosa" para el medio ambiente, "ya que se consigue la recuperación de un espacio degradado y su integración en el entorno, obteniendo al fin una zona revegetada y reforestada susceptible de otros usos futuros".

"Además --ha continuado Bonig-- con la medida se evita la producción y emisión de efluentes líquidos contaminantes al entorno y, por lo tanto, el riesgo de contaminación del suelo y de las aguas superficiales".

Respecto a la actuación del sellado y restauración del vertedero de Onda, la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente ha destinado cerca de 860.000 euros para llevar a cabo estos trabajos y está previsto que las actuaciones empiecen en el menor breve espacio de tiempo y tendrán una duración de cinco meses, por lo que, lo más probable es que las obras finalicen antes de verano, siempre y cuando las condiciones meteorológicas lo permitan.

Bonig ha recordado que "el sellado de un vertedero consiste en el aislamiento de los residuos del mismo, mediante una serie de capas impermeables adecuadas, para que no entren en contacto con el medio ambiente y no produzca contaminación"

En este caso, las actuaciones se iniciarán con el desvío provisional de la carretera de acceso a las instalaciones de Reciplasa, se llevará a cabo una adecuación previa de la zona y la preclausura del vertedero para que pueda quedar una superficie adecuada e instalar las láminas de la capa de clausura.

En la segunda fase se impermeabiliza la zona y se extraen los lixiviados mediante una captación por medio de tuberías situadas en el fondo de la sonaja y rellenas con grava y, por último, se procede a la revegetación e integración en el entorno de la instalación mediante aporte de una mezcla de compost y fertilizante y la plantación de especies.

Comentarios