El agua y el saneamiento en el Informe sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio 2012

0
247
247

Información traducida por el Programa de ONU-Agua para la Promoción y la Comunicación en el marco del Decenio (UNW-DPAC).

- El mundo ha alcanzado la meta de los ODM relacionada con el acceso a agua potable 5 años antes de lo marcado en los objetivos.

- En 1990 un 76% de la población tenía acceso a una fuente mejorada de agua potable frente al 89% en 2010. Si se sigue progresando como hasta ahora, en 2015 un 92% de la población mundial estará cubierta.

- El número de personas con acceso a una fuente mejorada de agua potable alcanzó los 6.100 millones en 2010 frente a los 2.000 millones en 1990.

- La mayoría del progreso viene representado por China e India que suponen prácticamente la mitad del progreso a nivel mundial, con un incremento de 457 millones y 522 millones respectivamente.

Queda sin embargo mucho trabajo por hacer. Un 11% de la población mundial (783 millones de personas) sigue sin acceso a una fuente mejorada de agua potable. Al ritmo actual de progreso, 605 millones de personas seguirán sin acceso en 2015.

- En 4 de las 9 regiones en vías de desarrollo el 90% de la población tiene acceso a una fuente mejorada de agua potable. Frente a ello, la cobertura sigue siendo muy baja en Oceanía y África Sub-Sahariana. El 40% de la población mundial sin acceso a una fuente mejorada de agua potable vive en el África Sub-Sahariana.

- Puesto que por ahora no se ha logrado medir la calidad del agua a nivel mundial, los aspectos relacionados con la salubridad, la fiabilidad y la sostenibilidad no son considerados en el indicador de progreso hacia la meta del ODM. Esto hace pensar que las cifras de acceso están sobreestimadas.

- Las áreas rurales siguen estando especialmente atrasadas en comparación con las áreas urbanas. En 2010, un 96% de la población urbana tenía acceso a una fuente mejorada de agua potable frente a un 81% de la población rural. En cifras absolutas, y debido al incremento de la población, el número de personas sin acceso a una fuente mejorada de agua potable en las ciudades se ha incrementado, frente a un descenso en las áreas rurales (que ha pasado de 1.100 millones sin acceso en 1990 a 653 millones en 2010). Sin embargo, la distancia entre las zonas rurales y urbanas sigue siendo amplia: el número de personas sin acceso en áreas rurales es 5 veces superior al número de personas sin acceso en áreas urbanas.

- La gente pobre del África Sub-Sahariana es la que más sufre la falta de acceso a agua potable. En 35 países del África Sub-Sahariana (lo que representa el 84% de la población de la región), el 90% del quintil más rico que reside en zonas urbanas tiene acceso a una fuente mejorada de agua potable y un 60% tiene acceso en el domicilio. En las áreas Rurales, menos de la mitad de la población tiene acceso a una fuente mejorada de agua potable y un 40% de las familias más pobres no dispone de agua corriente.

- Las mujeres cargan con la responsabilidad de asegurar el abastecimiento de agua en el África Sub-Sahariana. Según un estudio llevado a cabo en 25 países del África Sub-Sahariana (lo que representa al 48% de la población de la región), las mujeres y las niñas son las principales responsables de acarrear el agua necesaria para asegurar el abastecimiento en el hogar. En 2010, el 75% de las familias tiene que salir a buscar agua. Para estos 25 países, las mujeres gastan al menos 16 millones de horas cada día por cada viaje completo que dan para buscar agua, los hombres 6 millones de horas y los niños y niñas 4 millones de horas.

Cobertura de Saneamiento

- La cobertura de saneamiento se incrementó de un 36% en 1990 a un 56% en 2010 en las regiones en vías de desarrollo en su conjunto. A pesar del progreso, prácticamente la mitad de la población de estas regiones (2.500 millones) sigue careciendo de acceso a saneamiento mejorado.

- Los mayores progresos se han observado en Asia oriental y meridional. Frente a ello, los menores progresos se han observado en Asia occidental y en el África Sub-Sahariana. En Oceanía no se ha producido ningún progreso a lo largo de los últimos 20 años.

- Al ritmo actual de progreso, en 2015 solo el 67% de la población mundial tendrá cobertura de saneamiento, quedando aún lejos del 75% fijado en la meta para alcanzar el ODM. El número de personas que se ven obligadas a practicar la defecación al aire libre representa una amenaza para la salud y es un escándalo que no podemos seguir permitiendo.

- El número de personas que no dispone de ningún acceso a saneamiento ha descendido en 271 millones desde 1990; sin embargo, sigue habiendo 1.100 millones de personas (un 15% de la población mundial) sin acceso alguno a saneamiento.

- Hay 11 países donde la mayoría de la población sigue practicando la defecación al aire libre. Incluso las poblaciones de países que gozan de un rápido crecimiento económico siguen sufriendo esta situación: 626 millones de personas en India, 1 millones en China y 7 millones en Brasil se ven obligadas a practicar la defecación al aire libre.

- En el África Sub-Sahariana el acceso a saneamiento guarda una estrecha correlación con el nivel de ingresos y el lugar de residencia. Un análisis llevado a cabo en 35 países de la región (84% de la población de la región) muestra que el 90% de las familias dentro del quintil más rico en las zonas urbanas benefician de un acceso a saneamiento mejorado mientras que el acceso en zonas rurales cae por debajo del 50% incluso entre las familias más ricas. En el quintil más pobre de las zonas rurales, el 60% de las familias se ve obligada a practicar la defecación al aire libre.

- Las disparidades en el acceso a saneamiento entre zonas urbanas y rurales son aún más pronunciadas que en el acceso a agua potable. 8 de cada 10 habitantes de zonas urbanas goza de acceso a un saneamiento mejorado en comparación al 50% de la población en zonas rurales. Esta crisis del saneamiento en las zonas rurales se observa incluso en aquellas zonas que gozan de un alto grado de acceso a agua potable: 17% de los habitantes de zonas rurales en América Latina y el Caribe y 9% en el norte de África aún se ven obligados a practicar la defecación al aire libre.

Comentarios