Las aguas residuales no tratadas contienen la mayor gama de virus jamás descrita

0
275
275

Los virus pueden hallar cobijo en los lugares más insospechados del planeta, y hasta ahora se han descubierto más de 3 000. Lo que aún no se conoce es el tamaño y las características del «universo vírico» y la diversidad de su genoma.

Un equipo de científicos de España y Estados Unidos dedicó toda su energía a determinar la diversidad y las características de los virus hasta el punto que logró desarrollar técnicas novedosas de identificación de virus desconocidos en lugares únicos del planeta. Los resultados de su estudio se han publicado en la revista mBio.

No cabe duda de que el desconocimiento del universo vírico dificulta las tareas destinadas a conocer el origen de los patógenos que se van descubriendo y el intercambio de genes que tiene lugar entre virus. 

Científicos de la Universidad de Barcelona (España), la Universidad de Pittsburgh y la Universidad Washington de San Luis (Estados Unidos) afirman que unos virus desconocidos hasta ahora y con potencial para afectar a humanos han encontrado un hábitat en aguas residuales no tratadas. 

Se investigaron las firmas genéticas de estos virus en aguas residuales no tratadas de Europa, América del Norte y África y se obtuvieron las de 234 virus ya conocidos enmarcados en 26 familias. Según el equipo, las aguas residuales no tratadas contienen la mayor gama de virus jamás descrita. 

«Decidimos investigar entornos en los que la concentración y la diversidad vírica fuesen relativamente altas», escriben los autores. «Partimos de la hipótesis de que las mayores concentraciones de virus se darían allí donde existiese una elevada densidad de especies huésped y que la diversidad vírica se correspondería con la biodiversidad de las especies huésped.» 

Roger Hendrix, del Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad de Pittsburgh, afirmó: «Lo que nos sorprendió fue que la amplia mayoría de virus descubiertos no se habían descrito ni advertido con anterioridad.» 

Los virus ya catalogados por la ciencia incluyen patógenos humanos como los virus del papiloma humano y los norovirus, que provocan gastroenteritis. Estos virus suelen reproducirse en animales comunes de las alcantarillas de todo el mundo como roedores y cucarachas. 

Las aguas residuales también albergan bacterias, y la mayoría de las firmas genéticas halladas ya conocidas pertenecían a virus que se alimentan de ellas. El equipo también indica que muchos de los virus conocidos descubiertos en aguas residuales no tratadas procedían de plantas, probablemente debido a que los humanos se alimentan de vegetales y los virus vegetales superan con creces a otros tipos de virus en las heces humanas. 

En relación a la investigación, el profesor Hendrix indicó que: «La pregunta que más nos interesa es "¿de dónde proceden los virus que se van descubriendo?"» Según la hipótesis expuesta, el intercambio génico sería lo que fomenta la aparición de virus nuevos. No obstante, es necesario investigar una cantidad elevada de ellos para poder investigar más a fondo dicho proceso. 

«En primer lugar es necesario observar el bosque, antes de elegir un árbol sobre el que trabajar», explicó James Pipas, también del Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad de Pittsburgh y autor sénior del estudio. «Si el intercambio génico se produce entre virus, entonces hemos de averiguar de dónde proceden dichos virus; y si sólo conocemos un porcentaje pequeño de los que existen nos estamos pasando por alto la mayor parte del bosque.»

Más información

Universidad de Barcelona:
http://www.ub.edu/web/ub/es/

Universidad de Pittsburgh:
http://www.pitt.edu/

mBio:
http://mbio.asm.org/ 

Fotografía:

Escherichia Colia (Wikipedia)

Comentarios